Fraude online

El día que Alicia compró un jarrón chino que nunca llegó

Imagen de Alicia deseando comprar el jarrón

Alicia siempre ha sido una entusiasta de la decoración. Nadie combina colores y texturas como ella. Su casa es un reflejo de esta capacidad innata para la decoración. Sin embargo, había un rincón que le quitaba el sueño. Nada parecía llenarlo con armonía y gusto.

Había intentado poner un marco de fotos, una figura, y una pequeña silla, pero nada. Al fin encontró el objeto perfecto: un jarrón chino de porcelana que aparecía en una revista de decoración.

Después de buscar en cada rincón de Internet, encontró el jarrón en una web de venta de artículos de segunda mano. Según decía en el anuncio, el vendedor se cambiaba de casa y estaba aprovechando para vender algunos objetos, lo que explicaba el bajo precio del jarrón y la prisa por venderlo.

Así que, sin pensarlo más, Alicia envió el dinero a la cuenta bancaria que le facilitó el vendedor. Seis meses después, todavía está esperando a que llegue...

La mejor forma para no caer en estos engaños es conocer las técnicas más usadas por los estafadores y ver cuáles son las señales que deben ponernos alerta.

 

 

 

 

 

 

Los estafadores han hecho de Internet su lugar de trabajo. Los internautas debemos estar alerta para no caer en sus engaños.

 


 

Objetos demasiado baratos

El timo que ha sufrido Alicia se podría incluir en la categoría de venta de gangas u objetos demasiado baratos para ser verdad. Este tipo de timos utiliza como reclamo un precio irrisorio. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones el objeto no existe.

¿Cómo funcionan?

La forma de actuar de los ciberdelincuentes es la siguiente:

  • Ponen un artículo a la venta con un precio muy inferior al valor real del producto.
  • Cuando un comprador se pone en contacto con ellos, intentan cobrar por adelantado o forzar que el método de pago sea mediante MoneyGram, Western Union o plataformas similares.
  • Una vez la víctima ha enviado el dinero, el estafador desaparece sin dejar rastro.

¿Cómo detectarlos?

Existen una serie de características que nos pueden alertar y evitar ser víctimas del engaño:

  • El precio del artículo es exageradamente barato.
  • Los correos electrónicos enviados por el vendedor no responden claramente a las preguntas hechas por el comprador y ponen excusas para justificar el retraso del envío, por ejemplo, que se encuentran fuera del país.
  • Suelen pedir el pago mediante Western Union o similares. A veces, incluso modifican el método de pago tras formalizar la compra. Por ejemplo, aunque en el anuncio se permitía el pago con PayPal, luego nos avisa de que solo aceptan transferencia de dinero mediante, por ejemplo, Western Union.
  • En el caso de webs de compraventa de segunda mano debemos fijarnos en los comentarios sobre los usuarios. Hacer una búsqueda en Google de los usuarios nos puede ayudar a detectar que estamos ante un fraude.
  • Debemos también buscar indicios para acreditar la legitimidad de la página web en la que nos encontramos.

Obtén más información en el artículo “Estafas en la venta de producto”.

 

Préstamos demasiado buenos

En la mayoría de los casos se trata de préstamos ofrecidos a un interés muy bajo a personas con necesidad de financiación.

¿Cómo funciona?

En todos los casos, nos ofrecen dinero con unas condiciones inmejorables: bajos tipos de interés y, por lo general, sin comprobación de la solvencia del solicitante. Cuando un usuario se interesa por estos préstamos, los ciberdelincuentes suelen buscar dos cosas de sus víctimas:Cuando un usuario se interesa por estos préstamos, los ciberdelincuentes suelen buscar dos cosas de sus víctimas:

  • Dinero. Normalmente, informan a la víctima que se le ha concedido el préstamo, pero le indican que debe adelantar una cantidad en concepto de gastos de gestión, un seguro de vida o cualquier otra excusa.
  • Información. Al tratarse de un préstamo, se solicita a la víctima que envíe sus datos personales para tramitar la solicitud. Por ejemplo, una fotocopia del DNI, el número de la cuenta bancaria, el pasaporte y una foto reciente. Con todos estos datos, los estafadores pueden suplantar la identidad de la víctima.

¿Cómo detectarlos?

  • Su manera de hacerse publicidad es a través de métodos poco convencionales, como por ejemplo mediante mensajes personales en redes sociales.
  • Ofrecen el dinero a personas a las que las entidades bancarias tradicionales les han denegado el préstamo, aprovechando la desesperación. Debemos sospechar si alguien, sin ningún motivo aparente, nos ofrece dinero.
  • La redacción de los correos parece estar hecha con algún sistema de traducción automática de Internet y utiliza expresiones que suenan extrañas en español.
  • Piden dinero por adelantado antes de realizar cualquier operación.
  • Hacer búsquedas en Google de algunas frases que contenga el mensaje nos puede ayudar a detectar un posible timo. A veces, tras una búsqueda, podemos encontrar a cientos de usuarios que han sido víctimas del mismo fraude.

Obtén más información en el artículo “Falsos préstamos de dinero a particulares”.

 

Trabajos demasiado buenos

Los delincuentes conocen las necesidades de las personas que están desempleadas y las aprovechan para ofrecer trabajos falsos como gancho.

¿Cómo funciona?

Existen dos casuísticas diferentes:

  1. Fraudes consistentes en solicitar un adelanto económico al usuario:
    • El anuncio de trabajo ofrece unas muy buenas condiciones de trabajo, exigiendo a cambio unos requisitos muy fáciles de acreditar por cualquiera.
    • Una vez que el usuario contacta con el supuesto empleador manifestando su interés en el trabajo, puede realizar una pequeña entrevista telefónica o incluso no realizar ningún tipo de entrevista.
    • El ciberdelincuente indica que estamos contratados y nos solicita una cantidad en concepto de adelanto para gestionar el alta en la seguridad social, para comprar la vestimenta laboral, gastos administrativos, etc.
    • Cuando acudimos a la dirección indicada, nadie sabe del supuesto empleo.
  2. Fraudes consistentes en captar muleros, personas que sin saberlo están participando en el blanqueo de capitales:
    • El anuncio de trabajo nos ofrece un trabajo que consiste simplemente en recibir dinero mediante una transferencia y volver a enviarlo a otra cuenta bancaria. En el proceso, la víctima se queda con un porcentaje del dinero.
    • El dinero que la víctima percibe en su cuenta procede de estafas y otras actividades delictivas, de tal manera que está colaborando con el crimen organizado y por tanto participando en la comisión de un delito.

¿Cómo detectarlos?

Para detectar este tipo de engaños, debemos desconfiar de las ofertas de trabajo que cumplen los siguientes requisitos:

  • Trabajo muy bien remunerado para un puesto sin cualificación.
  • Se pide al supuesto empleado que abone una cantidad de dinero por anticipado.
  • El envío de dinero se realiza normalmente a través de empresas como Western Union o MoneyGram.
  • Las entrevistas de trabajo o no existen, o se realizan por teléfono o a través de Internet. No se realizan en las oficinas de la empresa.
  • Usan cuentas de correo gratuitas como Gmail, Hotmail, Yahoo, etc.
  • Los correos que envían son plantillas y apenas están personalizados.
  • Las ofertas suelen llegar al correo sin que haya habido un proceso de selección previo.
  • El trabajo ofertado suele ser a distancia, teletrabajo.
  • Nos remiten algún fichero para que lo cumplimentemos con datos bancarios y personales.

Obtén más información en el artículo “Las 8 falsas ofertas de empleo más utilizadas por ciberdelincuentes en Internet”.

 

Consejos finales

Los delincuentes se han adaptado a las nuevas tecnologías y se mueven sin dificultades en el mundo digital. Por ello, es útil recordar los siguientes consejos: 

  • Permanece alerta ante ofertas demasiado buenas. Muy probablemente se trata de una estafa.
  • Evita las transferencias de dinero que no dejen rastro.
  • Evita las transacciones comerciales que traten de cambiar el método de pago.
  • Evita cualquier tipo de oferta que te solicite dinero por adelantado.
  • No contestes a este tipo de correos, ni abras ficheros o accedas a enlaces contenidos en ellos.
  • Evita proporcionar datos personales y bancarios.
  • En caso de dudas, puedes realizar búsquedas con frases concretas que contenga el mensaje.
  • Comprueba los datos de contacto de la empresa y duda si el teléfono es un móvil o si no tiene sede física en España.
  • Revisa la página web de la empresa para comprobar que tenga apartados como “Política de privacidad” o “Aviso legal”.
  • Utiliza siempre el sentido común, y piensa antes de facilitar información o enviar dinero a desconocidos.

En caso de detectar un fraude online, te pedimos que nos ayudes a mantener la red más segura y nos avises enviando un correo electrónico a la siguiente dirección:

fraude[arroba]cert.inteco.es