¿Sospechas que alguien está accediendo a tu perfil en una red social? Conoce qué pasos debes dar para averiguarlo.

Hay algunas evidencias que te pueden hacer pensar que alguien está accediendo a tu cuenta de una red social:

Evidencias robo cuenta

Si te sientes identificado con las evidencias indicadas en la anterior tabla, debes seguir los siguientes consejos para zanjar el problema lo antes posible y evitar situaciones desagradables (robo de información personal, suplantación de identidad, ciberacoso, etc.):

Lo primero que debes hacer si tienes la sospecha de que alguien está accediendo a tu perfil sin tu permiso es cambiar la contraseña de acceso. Por supuesto, asegúrate de que la contraseña es robusta, que cumple con unos requisitos mínimos de seguridad. ¡Ah! Y no te olvides de cambiar la contraseña de acceso de todos aquellos servicios en los que estuvieras utilizando la misma clave (¡práctica que totalmente desaconsejamos!). Lo mismo que han accedido a tu red social, podrían entrar en tu correo electrónico, blog, banca online, etc.

No está de más, que te asegures de que tu ordenador no está comprometido, es decir, que no está infectado por ningún tipo de virus capaz de robar tus contraseñas ya que de darse esta situación, de nada serviría cambiar tus contraseñas de acceso a la red social, el ciberdelincuente las capturaría una y otra vez. Puedes hacer uso de alguna herramienta antivirus para descartar una posible infección.

Es una buena práctica activar la verificación en dos pasos, también conocida como doble autenticación o doble factor, mecanismos que incorporan algunas redes sociales para que en caso de que consigan tus credenciales no puedan acceder a tu perfil, ya que necesitan un código pin que sólo  tú conoces.

Algunas redes sociales, también incorporan una opción que te permite ver las últimas veces que has accedido a tu cuenta: hora, fecha,  ubicación geográfica e incluso el tipo de dispositivo que utilizaste para acceder. Te recomendamos que la actives si está disponible, ya que si detectas que alguien se conecta a tu cuenta desde una ubicación extraña (otro país o ciudad) o a horas en las que tú nunca accedes será un indicio de que alguien podría estar accediendo a tu cuenta. Un ejemplo de red social que tiene esta funcionalidad implementada es Facebook y lo llama sesiones activas.

Ahora bien, si la historia se ha complicado y no puedes acceder a tu cuenta (han cambiado la contraseña de acceso, la dirección de correo electrónico asociada a la cuenta, la pregunta de seguridad, el número de teléfono asociado, etc.) tendrás que contactar con la red social e indicarles que has sufrido un robo de tu cuenta:

Finalmente, si la pérdida de control de tu cuenta deriva en situaciones de ciberacoso, suplantación de identidad o cualquier otra cosa que te haga sentir mal o te provoque problemas personales o profesionales, por supuesto, no dudes en denunciarlo ante la propia red social.

Y si lo consideras necesario por la gravedad de los hechos, también puedes denunciarlo ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE).