El "derecho al olvido" ya es una realidad. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconoce a los ciudadanos este derecho. Ya podemos exigir a Google y otros buscadores que eliminen nuestra información personal.

Imaginaos esta historia. Gonzalo Ramírez buscó su nombre en un buscador de Internet y se sorprendió al ver que aparecía su nombre completo y su DNI relacionados con una denuncia por un impago ocurrido hace 20 años. La denuncia ya quedó resuelta en su día, por lo que no le hacía ninguna gracia que, tanto tiempo después, su nombre siguiera apareciendo en Internet relacionado con una situación negativa ya resuelta en el pasado.

Gonzalo, que dirige una empresa, estaba preocupado por el efecto negativo que esta información podía tener sobre su reputación. Por este motivo, recurrió al buscador que facilitaba el enlace a la denuncia, para pedir que eliminasen esa información de los resultados de sus búsquedas.

El buscador le respondió negándose a eliminar el enlace, y como justificación le dijo que la información que le estaba perjudicando estaba en otra página web y que ellos simplemente se limitaban a mostrarla. Si quería que esa información desapareciese, debía ponerse en contacto con la página que contenía la denuncia. Pero la página web también se negaba a retirar esta información, alegando que la información era cierta.

Como resultado, Gonzalo se veía indefenso, sin ninguna opción para eliminar esa información que tenía 20 años de antigüedad, que ya no era importante, pero que aún así, le perjudicaba mucho en su día a día.

Esta historia es inventada, pero podría haber sido real, hasta la sentencia del pasado 13 de mayo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea contra el buscador Google. Un abogado español demandó a Google porque su nombre aparecía en el buscador, en relación con un embargo, muchos años de haber sido éste resuelto. Como su petición inicial no tuvo éxito, solicitó ayuda a la AEPD para que reclamara en su nombre y, tras un largo proceso, el caso llegó al Tribunal de la UE.

Esta sentencia confirma el derecho de cualquier ciudadano europeo a eliminar su información privada de Internet, lo que se conoce como “derecho al olvido”.

A partir de ahora y gracias a esta sentencia, si nos encontramos en una situación parecida a la de Gonzalo y encontramos información personal en Internet que nos perjudica, podemos exigir al buscador que la elimine de los resultados de búsqueda, siempre y cuando la información sea antigua y vulnere nuestro derecho de privacidad.

Si no se dan estos requisitos no podremos solicitar la retirada de la información, ya que en ese caso se podrían estar vulnerando otros derechos fundamentales como la libertad de expresión y de información. Cada reclamación será estudiada de forma independiente para asegurar el equilibrio entre derecho de privacidad y libertad de expresión.

¿Qué debemos hacer si alguna vez nos encontramos en una situación como en la que se encontró Gonzalo y queremos que nuestra información sea eliminada?Google ya ha puesto en funcionamiento un sistema para permitir a los usuarios solicitar que determinados enlaces sobre ellos sean eliminados del buscador.

Desde la OSI os animamos a cuidar activamente de vuestra privacidad con estos consejos:

  • Toma conciencia de tu reputación online. Valora la relevancia que puede tener ahora y en un futuro la información que publicas, ya que te acompañará toda tu vida.
  • Realiza seguimientos periódicos de tu información personal. Busca tu nombre en Google, y permanece atento a las páginas en las que apareces.
  • Ejerce tus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición (ARCO) al tratamiento y solicita en su caso su retirada si crees que un proveedor está ofreciendo indebidamente información sobre ti,
  • Y por último: reflexiona antes de publicar datos personales en Internet. Una vez que lo hayas hecho, es muy probable que queden fuera de tu control.