¿Qué información es imprescindible para ti? ¿Documentos, vídeos, fotos, música? Cada cual tiene sus prioridades, pero todos pasaríamos un mal rato si perdiésemos esa información. Para evitarlo, haz copias de seguridad.

Todos conocemos casos de pérdida de información que van desde trabajos del colegio, fotos del viaje de novios, o incluso hasta documentos de nuestro propio trabajo. Sin ir más lejos, no hace mucho un músico famoso tuvo que parar un concierto y cambiar todo su show por haber perdido la memoria USB donde almacenaba la música. Así que debemos ser conscientes del valor de nuestra información y empezar a hacer copias de seguridad de ésta. Si no sabes por dónde empezar, en nuestra infografía sobre copias de seguridad te explicamos de manera rápida y sencilla todos los aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta para hacer nuestras copias de seguridad correctamente: cómo calcular el espacio de almacenamiento que necesitamos, en qué medios podemos hacer nuestras copias, con qué frecuencia, etc.

Y es que es importante tener controlada y bien guardada cualquier cosa que si perdemos, pueda ocasionarnos algún problema o no un problema, pero sí un disgusto. Claro está que cada persona guarda en su ordenador diferentes documentos, y les damos más o menos importancia según nuestros propios criterios. Pero el hecho es que todos tenemos cosas guardadas que queremos conservar. Pueden ser desde archivos que consultemos día a día, hasta documentos que puede que necesitemos dentro de 3 años, pero ambos son importantes para nosotros y queremos tener acceso a ellos en cualquier momento.

Por todo esto, vamos a tratar de establecer unos pequeños consejos de cómo elegir qué información hemos de guardar en nuestras copias de seguridad. Aunque la decisión de guardar una u otra cosa dependerá totalmente de cada persona, sí es bueno comentar las cosas más comunes que podemos almacenar en nuestro ordenador.

  1. Fotos/Vídeos. En esta sociedad del síndrome de Diógenes 2.0, todos tenemos en nuestros ordenadores cientos de fotos o vídeos importantes para nosotros. En la medida de lo posible es necesario tenerlos bien almacenados y asegurados, pues a todos nos gustará tener dentro de 20 años aquella foto de aquel viaje que hicimos.
  2. Documentación oficial. Tanto personal como oficial. Desde nuestro DNI escaneado hasta un certificado de empadronamiento o nuestro currículum vitae actualizado. Ese tipo de información, que en cualquier momento podemos necesitar, y que supone un trastorno volver a encontrar o solicitar.
  3. Facturas o Recibos. Hoy en día podemos pedir que se envíen a nuestros correos electrónicos casi todos los recibos o facturas que hasta ahora recibíamos por correo postal, o incluso escanearlos nosotros mismos. Tener ésta información replicada nos puede salvar de algún apuro.
  4. Favoritos y Contraseñas. Nuestros navegadores dan la opción de guardar información de una manera sencilla, y muchos somos los que las usamos para facilitarnos el día a día. Pero en cualquier momento podemos tener un problema y perder esta información, siendo un engorro volver a disponer de ella. En este apartado tenemos desde nuestras páginas web favoritas guardadas en los marcadores de nuestro navegador, hasta las contraseñas de acceso a nuestros perfiles de redes sociales o la de nuestro correo electrónico.
  5. Contactos, Calendarios, Notas. Básicamente información que almacenamos en nuestros móviles en el día a día. Hacer una copia del teléfono, o incluso programarlas con el software del propio teléfono puede ser un seguro de vida en toda regla.
  6. Correos electrónicos. Depende de nuestro cliente de correo, puede sernos útil o no. Pero tenerlo en cuenta, y hacer una copia personal, no es nada descabellado dada la cantidad de mensajes y documentos que almacenamos en nuestras bandejas de entrada.
  7. Trabajos y Documentos varios. Todos tenemos documentos en nuestros ordenadores personales del trabajo, o meros apuntes de nuestros estudios, incluso nuestro proyecto final de carrera, o aquel trabajo sobre aquel libro que leímos en el colegio. No cuesta nada asegurarnos de que vamos a tenerlos accesibles. Puede evitar muchos quebraderos de cabeza, o alegrarnos el día si los consultamos dentro de unos años.
  8. Información 2.0. Una parte importante de nuestra información personal se encuentra publicada en nuestros perfiles de redes sociales (Facebook, Twitter, Google+,…) o en nuestra aplicación de mensajería instantánea (Whatsapp, Telegram,…). Actualmente, todos utilizamos estas herramientas a diario para mantenernos en contacto con nuestros amigos y familia. Si no queremos perder toda esta información que compartimos, de la que por defecto, no se hace copia de seguridad, debemos descargarla en nuestro equipo (las RRSS como Facebook o Twitter facilitan este proceso) e incluirla en nuestras copias de seguridad.

A fin de cuentas con solamente pensar que pasaría sí este documento o aquella foto se perdiesen, debemos ser capaces de decidir si incluirlos o no en las copias de seguridad. De hecho, podemos pensar, en el caso de una pérdida, lo que nos costaría recuperar esa información. Si es un problema, debemos tener copia de seguridad, si es fácil volver a tenerla, quizá no sea obligatorio. Por ejemplo, no sería necesario, si compramos un disco en una tienda online, y esa misma tienda online te permite su descarga en cualquier otro momento, pues ya se encargaran ellos de tener copias de seguridad, y un servicio que garantice dicha disponibilidad.

Como podéis comprobar, hay muchas cosas que, con dedicarle un rato y replantearnos si las incluimos en nuestras copias de seguridad, pueden hacernos la vida más fácil o incluso alegrarnos el día dentro de unos años cuando las volvamos a ver. Y es que hoy en día no es necesario pasar horas de nuestro tiempo, y sufrir dolores de cabeza para configurar un buen sistema de copias de seguridad. Disponemos de múltiples opciones y maneras de tener toda nuestra vida 2.0 en orden y controlada, de manera organizada, sencilla y segura.