Nos hemos acostumbrado a ver enlaces cortos en artículos, blogs, redes sociales, etc. pero es posible que no nos hayamos preguntado qué se esconde tras ellos. Estos enlaces pueden llevarnos a sitios que no queremos. ¡Aprende a distinguirlos!

Los enlaces acortados están de moda y su uso es cada vez más frecuente, ya que pueden resultar más prácticos en dispositivos móviles y a nivel estético quedan mejor que un enlace que ocupe dos líneas.

Sin embargo, su uso también lleva asociados distintos riesgos. Si no los conocemos podemos hacer clic sobre un enlace que no nos lleve al destino que nosotros queríamos. Por eso, debemos saber cómo se crean y cómo distinguir un enlace acortado legítimo de uno que no lo es.

A continuación analizaremos las particularidades de estos enlaces, qué son, cómo se crean y los riesgos asociados. Asimismo, describiremos una serie de consejos que nos permitirán navegar de forma segura cuando los utilicemos.

¿A qué estás esperando? ¡Dale al play!