Al hacer uso de servicios como Google, Facebook o Microsoft les facilitamos datos, que dicen mucho sobre quiénes somos, qué intereses tenemos, dónde estamos... Por esto, es importante revisar y configurar correctamente los aspectos de privacidad.

En este artículo nos centraremos en Google, el motor de búsquedas de Internet más utilizado en todo el mundo. Para que os hagáis una idea, se estima que en el 2014, el 95% de los usuarios españoles utilizaron Google para realizar sus búsquedas por Internet.

La empresa Google no solo es un buscador, muy útil todo hay que decirlo, sino que la empresa ofrece muchos otros servicios como son Gmail, Google +, YouTube, Google Drive, Play Store, Google Maps, etc. Una larga lista completaría todas las posibilidades que este “gigante” con sede central en Mountain View nos ofrece. Unos más y otros menos, pero al final, todos hemos hecho uso de algunos de estos otros servicios de Google. ¿Hay algún internauta que nunca haya visto, al menos, un vídeo en YouTube o que no haya utilizado Google Maps para saber dónde está un determinado sitio y cómo se llega hasta él?

Lo que hemos comentado hasta ahora está muy bien, pero, ¿por qué Google ofrece tantos servicios gratuitos? ¿Cómo genera beneficios para seguir funcionando? Muchos usuarios no nos hemos parado a pensar en esto, simplemente hacemos uso de los servicios y ya está. Sin embargo, si es interesante que en algún momento nos paremos a reflexionar sobre esto, ¿qué tal hoy? La clave de todo os la contamos a continuación.

Google, como parte fundamental de su modelo de negocio y con el fin de proveer de una mejor experiencia a los usuarios, recopila multitud de información (ver infografía) de los usuarios. Entre otras cosas, podría saber:

  • Lo que pensamos, cuáles son nuestros gustos, intereses o ideologías à Google Search, Google Chrome, Gmail, Google Adds.
  • Qué hacemos cuando navegamos, qué vídeos vemos o qué blogs visitamos à Google Search, Google Chrome, Gmail, Google+, Youtube, etc.
  • Dónde estuvimos, dónde estamos y dónde tenemos planeado ir; qué lugares frecuentamos, etc. à Google Search, Google Chrome, Gmail, Google+, Maps, Android, Street View…
  • Con quién estamos en contacto por chat, email, redes sociales à Gmail, Google Hangouts, Google+, Picassa

¿Cómo recoge esta información? Somos nosotros mismos los que se la facilitamos aceptando las condiciones y términos de uso de sus servicios para poder hacer uso de ellos. Sí, esas que son tan importantes y que pocas veces leemos…

Vale, ya sabemos que Google recopila nuestros datos pero, ¿dónde está el negocio? ¿Cómo consigue ingresos? Aquí está el quid de la cuestión. Aunque los datos se utilicen para ofrecernos una mejor experiencia de usuario, cosa que puede ser cierta, la realidad es que también son utilizados para fines publicitarios, como en su propia web indican: “utilizamos los datos para mostrarte anuncios que te resulten relevantes y útiles y para que nuestros servicios sigan siendo gratuitos”. Por lo tanto, la publicidad en Google, como ocurre en otros muchos medio (periódico, radio, televisión…), es su principal motor económico.

Parece que los servicios de Google no son tan gratuitos como pensábamos. ¿Qué podemos hacer?

  1. En primer lugar, hay que identificar todos los servicios que utilicemos de Google. Si no tenemos claro cuáles son, podemos consultar en la web sus productos.
  2. Una vez recopilados, deberemos asegurarnos de desactivar todos los que no utilicemos.
  3. Finalmente, de aquellos que queramos mantener, habrá que poner en una balanza los pros (resultados de búsquedas personalizadas, publicidad en base a nuestros gustos e intereses, etc.) y los contras para decidir si permitimos a Google que haga uso de nuestros datos o no.

Nosotros no os obligaremos a tomar ninguna decisión, pero lo que sí que haremos será facilitaros los enlaces a las principales configuraciones de privacidad de Google para que las tengáis bien controladas.

  • Actividad en la web y en aplicaciones: Desde aquí podréis consultar vuestras búsquedas antiguas y el contenido por el que hayáis navegado en Chrome y en otras aplicaciones. También podréis controlar dicha configuración y cambiarla en cualquier momento.
  • Historial de ubicaciones: Para consultar la información que maneja Google sobre vuestras ubicaciones en un determinado momento, deberéis dirigiros aquí. Podréis activar esta funcionalidad o no en función de vuestros intereses.
  • Información del dispositivo: Esta opción os resultará útil si queréis consultar los contactos, aplicaciones y otros datos del dispositivo que hayas enviado a Google en algún momento.
  • Actividad de voz y audio: Si tenéis activada esta opción, podréis conocer las entradas de audio y voz que has enviado a Google. Si no sabéis si lo tenéis activo o no, desde aquí también podréis saberlo.
  • Historial de búsquedas de YouTube e historial de reproducciones de YouTube: Desde aquí podréis ver el historial de las búsquedas que se realizaron en el canal de YouTube así como las reproducciones. Del mismo modo, también se podrá activar o desactivar estas opciones.
  • Administrar la configuración de los anuncios: esta es una de las opciones más en las que hay que prestar atención para controlar los anuncios que se os mostrarán cuando estéis logueados en la cuenta de Google. La opción de deshabilitar la publicidad personalizada es posible.
  • Aplicaciones y sitios conectados a tu cuenta: Desde aquí, veréis una lista con los sitios y las aplicaciones a los que habéis concedido permiso de acceso a vuestra cuenta de Google. Todos aquellos que no necesitéis o no queráis seguir proporcionando acceso a vuestra cuenta podréis eliminarlos.

Podéis acceder directamente a las configuraciones de los servicios que utilizáis de Google a través del panel de administración, también conocido como Dashboard.

Para finalizar, la opción Mi cuenta - Controla, protege y mantén segura tu cuenta os dará acceso de forma rápida a funciones y herramientas que permiten proteger aspectos de la privacidad.

En este artículo hemos analizado a Google pero Microsoft, Apple, Facebook… todos manejan una gran cantidad de datos que nosotros les cedemos a cambio de la aparente gratuidad de sus servicios.