En la era digital en la que nos hallamos inmersos, donde todos nuestros dispositivos se encuentran interconectados, y guardamos gran parte de nuestra información personal y confidencial en ellos o en servicios de la Red, es imprescindible contar con contraseñas robustas que impidan a cualquiera acceder a dichos datos.