Solución

  • Analice con un antivirus debidamente actualizado todos los programas que descargue.
  • Descargue los programas siempre que sea posible desde la página oficial del fabricante. No descargue programas de páginas de dudosa confiabilidad. Para asegurarse de la legitimidad de una página puede apoyarse en diferentes elementos como:

  • No introduzca datos privados o bancarios en páginas que no sean de total confianza.
  • Si el remitente es desconocido no siga los enlaces que vengan en correos electrónicos anunciando productos. Ya que el enlace le puede dirigir a una página que tenga código malicioso o falsos productos.

Como siempre, ante este tipo de amenazas, el sentido común es la mejor arma.

Detalles

La mayoría del software libre se descarga de la red y es localizado a través de buscadores. Al ejecutar la consulta, algunos buscadores muestran enlaces publicitarios que llevan a páginas de descarga de programas falsos o código malicioso.

La suplantación de un programa por otro falso, es una herramienta utilizada por muchos de los ciberdelincuentes con el objetivo de obtener beneficios a raíz de solicitar el pago a los usuarios, bien durante la instalación o previo a la descarga del software falso.

La distribución de programas falsos proporciona al estafador una doble vía de beneficios, por un lado el usuario paga por un programa que no realiza las acciones deseadas o que en realidad es gratis y además, en ocasiones, el programa está manipulado, pudiendo contener código malicioso.