Los datos sin cifrar están disponibles a simple vista para toda persona que consiga acceder a ellos, por lo que es importante proteger aquella información que consideramos privada y/o personal.

La mayoría de las personas responderá que no a la pregunta «¿cifras tus datos?», y sin embargo debería ser una costumbre que cualquier persona debería tener para ahorrar muchos problemas.

Motivos

En el ordenador se suelen tener guardados datos relevantes para el usuario, como por ejemplo una lista con las contraseñas que utiliza, documentos personales (nóminas, recibos, cuentas bancarias...), direcciones de contactos, fotografías...

Si alguien accediera a tus datos bien porque compartes el ordenador con otras personas o bien, en el caso de un portátil, porque en un descuido lo dejases sin bloquear en un sitio público, tendría toda esa información a su disposición y podría utilizarla a su antojo.

Las consecuencias son muchas, a continuación nombramos algunas:

  • Chantaje: el atacante podría pedir al afectado algún tipo de compensación,por ejemplo, una cantidad económica a cambio de no hacer público el contenido que se encontrase en el equipo.
  • Pérdida de intimidad: al acceder otras personas a contenidos privados que no deseábamos que pudiesen ver, por ejemplo, fotos personales.
  • Robo de identidad: donde el delincuente podría hacerse con el acceso a las cuentas de correo personales del usuario y mandar corrreos en su nombre, acceder a su cuenta bancaria o usar la información que encuentre con fines fraudulentos. Informamos más extensamente sobre este tema en: Robo de identidad y sus consecuencias

Hasta ahora hemos explicado los problemas que pueden acarrear el robo de información a los usuarios domésticos. Sin embargo, las empresas y grandes corporaciones también se pueden ver afectadas por este problema; la información que almacenan como secretos industriales o datos de sus usuarios o clientes, resulta muy atractiva a competidores y atacantes. Por este motivo, las entidades deben tomar medidas de seguridad para que atacantes o personal sin autorización no pueda acceder a ellos.

Sin embargo, de vez en cuando se comprueba que no siempre es así, y algunos delincuentes lo aprovechan para robar información. Por ejemplo, recientemente Sony ha sufrido un ataque de este tipo donde se han obtenido los datos de más de 1.000.000 de cuentas, que aparentemente se encontraban sin cifrar. Los atacantes aseguran haber obtenido contraseñas, direcciones de correo, direcciones de viviendas, fechas de nacimiento y todos los datos asociados a cuentas de Sony de los clientes.

Cifra tu información

Para evitar correr estos riesgos, la mejor forma es cifrar las carpetas o documentos donde se guarde la información que no se quiere que esté accesible para cualquiera.

El cifrado de datos es el proceso mediante el que una información legible (datos en plano) se transforma en información ilegible (datos cifrados), usando para ello un algoritmo de cifrado con una clave asociada. Para realizar el proceso inverso y poder descifrarla, es necesario introducir la clave, de forma que si sólo las personas que la conozcan podrán acceder a la información.

Algunas herramientas que permiten cifrar archivos se pueden encontrar en: Útiles gratuitos/Codificadores

Podéis encontrar algunos consejos sobre la protección del portátil en: Protege tu portátil