En nuestro teléfono guardamos muchos datos personales como fotos, números y direcciones de amigos… ¡Por lo que es muy importante minimizar los riesgos de que esos datos puedan acabar en manos ajenas!

Del mismo modo que nos preocupamos por la seguridad de nuestro ordenador instalando un antivirus o un cortafuegos… y mantenemos unas buenas prácticas de uso mientras navegamos por Internet, ahora que los smartphones o teléfonos inteligentes ofrecen funcionalidades parecidas a las de un ordenador, también debemos preocuparnos por mantener nuestra seguridad mientras los usamos.

Para ello te recomendamos que sigas los siguientes consejos:

  1. Controla el acceso a tu dispositivo mediante un número PIN (Número de identificación personal). Además, puedes configurar el móvil para que se bloquee automáticamente cuando pase un cierto tiempo (por ejemplo 2 minutos), y que solicite una contraseña (distinta del PIN) para volver a activarse. Algunos dispositivos utilizan un patrón que debes marcar para desbloquear el terminal y acceder a su menú principal.

    Patrón desbloqueo

    De esta forma, si se te olvida bloquearlo manualmente, puedes evitar llamadas o conexiones a Internet involuntarias, además, si lo dejas en algún sitio por descuido, impedirás que alguien pueda acceder a toda la información que guardas en él.

  2. No abras correos electrónicos de remitentes que no conoces, ni descargues archivos de los que ignoras su procedencia. Podrían, en ambos casos, instalar algún tipo de virus en el dispositivo con malas intenciones.
  3. Mantén actualizado el software de tu teléfono. Recuerda que para ello, siempre debes utilizar la página oficial de la marca de tu móvil. Esta medida debes aplicarla también para la descarga e instalación de aplicaciones. Los sistemas operativos más utilizados por los smartphones actualmente –por ejemplo Android e iPhone- tienen su propio «Market» (tienda virtual) desde donde podrás descargar las aplicaciones disponibles.

    Patrón desbloqueo

  4. Cifra tus datos sensibles, así no estarán legibles para quien intente acceder a tu dispositivo. Además puedes utilizar herramientas gratuitas como Lookout, WhisperCore o Lost Phone que te ofrecen diferentes mecanismos para salvaguardar tu información privada.
  5. Instala un antivirus para detectar posibles amenazas. Y antes de insertar tarjetas de memoria en el móvil, comprueba que están libres de virus y no van a infectarte.
  6. Realiza copias de seguridad periódicamente, así tendrás tus datos disponibles por si al dispositivo le ocurriera algo: lo pierdes, se estropea…
  7. Si no estás usando los servicios de Bluetooth, Wi-fi, infrarrojos… No los dejes encendidos, evita que alguien establezca una conexión contigo sin que te des cuenta. Desactiva también el GPS si no lo necesitas, no es conveniente ni seguro estar geolocalizado en todo momento.

    Configura tu dispositivo para que te solicite autorización cada vez que se establezca una conexión. ¡Y no te conectes a una red Wifi u otro dispositivo si no conoces la procedencia y no es de confianza!

  8. No compartas con otros usuarios tu información personal (fotos comprometidas, vídeos, mensajes…) indiscriminadamente. Piensa antes de compartir dicha información ya que dejará de ser privada y el otro usuario podría usarla para hacerte daño.
  9. Ten cuidado con los SMS fraudulentos que puedas recibir en tu móvil. Intentan que llames a determinados números de tarificación especial. Nunca contestes a dichos mensajes
  10. Anota el número IMEI (Identidad Internacional del Equipo Móvil). Este identificador es único para cada móvil, y aunque lo cambien de tarjeta, sigue siendo el mismo. En caso de robo, notifícaselo a la operadora para que bloquee el terminal. Puedes conocer tu IMEI tecleando *#06#.

Puedes encontrar algunas herramientas relacionadas en: