¿Has pensado lo útiles que son las copias de seguridad?

¿Alguna vez tenías un trabajo hecho en tu ordenador y el día antes de tener que entregarlo se te estropeó y tuviste que empezar de nuevo? o ¿guardabas en tu equipo esas fotos de tu infancia, cumpleaños, vacaciones... y alguien las borró por un descuido? Hay mil casos como estos por los que la mayoría hemos pasado alguna vez y que te hacen sentir realmente mal. La solución es muy fácil... En todos los casos. si hubiéramos tenido una copia de los datos, ¡no los habríamos perdido!

Por lo tanto, sé previsor y aprende a hacer copias de seguridad (o backup en inglés), no cuesta mucho y puede ahorrarte disgustos y malos ratos...

¿Cómo se hacen las copias de seguridad?

Una copia de seguridad consiste en almacenar en un sitio físico distinto al original (USB, DVD, disco duro externo...), aquellos datos que consideras importantes, de modo que si se borran o estropean en el soporte original, contar con una copia en el otro.

Para ello tienes varias opciones:

  • Disponer de una herramienta que realice la copia. Puedes ver alguna en la sección de Útiles gratuitos.
  • Usar la opción que proporciona el sistema operativo. Te explicamos cómo hacerlo en Windows XP, Windows Vista, Mac OS X, Ubuntu.
  • Realizar las copias manualmente. Consiste en copiar los archivos de interés en un disco externo, CD, DVD, USB... Esta opción es útil si sólo queremos tener copia de unos datos concretos, pero si queremos guardar archivos que se actualizan con cierta frecuencia (como por ejemplo un documento en el que vamos escribiendo), es más eficiente utilizar una aplicación.

¿Qué tipos de copias hay?

Puede que si utilizamos una herramienta para hacer las copias, nos pida el tipo de copia que queremos hacer. Estas pueden ser:

  • Completa: consiste en copiar todos los ficheros indicados. La primera vez que lo hagamos, es recomendable seleccionar esta opción, aunque lleve un poco de tiempo.

Hay archivos que no serán modificados nunca más, pero otros pueden cambiar: porque añadamos más ficheros a una carpeta, porque editamos un documento... Por lo que realizar una copia completa de todos los elementos cada vez no es práctico ya que sólo han cambiado algunos elementos.

Por este motivo existen otros tipos de copias:

  • Diferencial o acumulativa: sólo copia los ficheros que han sido modificados o creados desde la última copia completa. A modo de ejemplo, esto quiere decir que si el lunes realizamos una copia completa y el martes una copia diferencial, copiaría los ficheros creados o modificados desde el lunes. Si el miércoles hiciéramos otra copia diferencial, copiaría los archivos creados o modificados desde el lunes también, que es cuando fue la copia completa. Esto hace que las copias sean cada vez más grandes.

    Si fuera necesario restaurar los datos, para tener lo mismo que tenías necesitarías la copia completa y la última copia diferencial.

  • Incremental: en este caso, se copiarán los archivos creados o modificados desde la última copia, sea del tipo que sea. Siguiendo el ejemplo anterior de una copia completa el lunes, si hacemos una copia incremental el martes, se grabarían los datos creados o actualizados desde el lunes. Y si se realizara una copia incremental el miércoles, se copiarían los datos modificados o creados desde el martes. Por tanto el tamaño de las copias será menor que en el caso anterior.

    Para restaurar los datos, necesitarías la última copia completa y todas las incrementales desde entonces.

Escoge el tipo de copia de seguridad que más te convenga en función de tus necesidades.

¡Qué no se te olvide hacerla!, ¡nunca se sabe que puede ocurrir!