¿Sabías que existen herramientas que te permiten cifrar tus documentos, fotos, vídeos… que tienes almacenadas en el ordenador?

Estas herramientas, conocidas como «codificadores», están creadas para que toda la información que tú consideres importante, privada y/o confidencial la puedas cifrar de tal forma, que si alguien intenta acceder a dicha información, no pueda entender su contenido.

¿Por qué son útiles estas herramientas?

Existen muchas situaciones en las que es muy recomendable tener nuestra información más sensible del ordenador cifrada, ¿por qué? pues porque si no tienes cifrada esa información que para ti es muy valiosa, cualquiera que accediese a tu ordenador podría obtenerla y utilizarla a su antojo provocándote posiblemente daños morales, personales, invadiendo tu privacidad, etc.

Con un ejemplo lo entenderás mejor: estás montado en el tren porque vas a pasar el fin de semana a tu pueblo. Como siempre que viajas, te llevas el portátil por si decides ver una película durante el trayecto. Sin embargo, te quedas dormido y alguien aprovecha ese momento para robarte el portátil… Al despertar y ver que ha desaparecido, además del disgusto del robo en sí del portátil, ¿por qué estás preocupado? Fácil, porque la persona que te lo ha robado ahora está en posesión de todos tus trabajos de la universidad que tanto te costó hacer, de tus fotos más íntimas de las vacaciones que pasaste con tu pareja, de los vídeos que grabaste haciendo el tonto con tus amigos, porque tenías las facturas del móvil en las que se ve parte de tu número de cuenta… En fin, estás preocupado porque ahora alguien sabe quién eres, a qué te dedicas, qué te gusta hacer en tu tiempo libre… Pero, ¿qué hubiese pasado si tus datos hubiesen estado cifrados? Pues que el «mangante» no podría acceder a tu información más importante ni podría hacerte daño utilizándola en tu contra. Por tanto, para evitar problemas es recomendable que utilices los codificadores de ficheros.

¿Cómo puedo codificar mis ficheros?

No te preocupes, es una tarea sencilla. Lo primero de todo es descargarte una herramienta. Si no conoces ninguna, puedes seleccionar una de las que ofrecemos en nuestra sección de útiles gratuitos: «Codificadores». Una vez descargada e instalada todas tienen un funcionamiento similar:

  • Haz clic sobre la carpeta, documento, imagen o vídeo que deseas codificar y pulsa el botón derecho del ratón.
  • En el menú que se despliega selecciona el programa que instalaste y a continuación haz clic en la opción de «Cifrar».

  • Para que se codifique el fichero correctamente, deberás introducir una contraseña. Ésta será la que te permita descifrar posteriormente la carpeta, documento, así que es muy importante que no la olvides o ni siquiera tú mismo podrás acceder al contenido que has codificado… Te recomendamos que utilices una contraseña segura y que no se la digas a nadie.

El proceso de descifrado también es muy sencillo, simplemente deberás hacer doble clic sobre la carpeta o documento codificado. A continuación te aparecerá por pantalla una ventana que te solicita la contraseña. La introduces y ya podrás acceder a la información.

Si eres usuario de Windows Vista o Windows 7 has de saber que estos sistemas operativos incorporan la opción de cifrar carpetas o archivos. Para acceder a esta funcionalidad debes situarte en la carpeta que desees cifrar y pulsar el botón derecho del ratón > «Propiedades» > «Opciones avanzadas…» y finalmente marcar la casilla «Cifrar contenido para proteger datos».

Estas herramientas tienen un uso muy sencillo y nos garantizan que si alguien accede a nuestro ordenador, portátil, USB, disco duro? nuestra información más valiosa permanezca privada y sólo pueda ser accedida de una forma comprensible para quien conozca la contraseña.

Esperamos que este artículo te haya parecido interesante, con él pretendemos iniciar una serie de entradas en el blog en los que vamos a explicar cada tipo de herramienta de seguridad que tenemos en nuestra sección de Útiles Gratuitos.