Consideraciones a tener en cuenta al utilizar ordenadores públicos

Realizar compras, transacciones bancarias o consultar el correo electrónico en ordenadores públicos ¿es seguro? A continuación exponemos la problemática existente y cómo debemos actuar con los ordenadores en cibercafés, hoteles o similar.

Ya queda poco para que de comienzo el verano. ¡Qué ganas tenemos de desconectar de nuestras tareas diarias! No obstante, aunque estemos de vacaciones, seguimos conectados a Internet para leer el correo electrónico, actualizar nuestro estado en las redes sociales y consultar páginas web para encontrar restaurantes, sitios turísticos que visitar o actividades de ocio disponibles.

Generalmente, para no cargar con nuestro equipo portátil en la maleta, hacemos uso de ordenadores públicos disponibles en los hoteles, bibliotecas, cibercafés, aeropuertos, etc. para conectarnos a Internet. Sin embargo, si hacemos uso de éstos, debemos tener en cuenta varias consideraciones ya que estamos ante ordenadores sobre los que nosotros no tenemos el control y desconocemos absolutamente el estado de los mismos. Con «estado» nos estamos refiriendo a que quizás no estén libres de virus, que puedan tener instalada alguna aplicación maliciosa para el robo de información, etc.

Algunas consideraciones que nos pueden resultar útiles:

  1. No realizar ningún tipo de transacción económica ni operación que requiera la introducción de credenciales sobre un servicio que consideremos crítico (banca online, compras, acceso al correo de la empresa, etc.) en estos ordenadores.
  2. Podemos utilizar la opción «navegación privada» (en Firefox), «Incógnito» (en Chrome) o «InPrivate» en Internet Explorer que tras hacer uso de un servicio - acceder al correo, redes sociales, navegación, etc. - y una vez cerrado el navegador, eliminará cualquier rastro de nuestra actividad en el ordenador.
  3. Además de hacer uso de la funcionalidad anterior, SIEMPRE debemos cerrar las sesiones de todos los servicios a los que hayamos accedido. En caso contrario y si únicamente hemos cerrado la ventana del navegador, el siguiente usuario que acceda al ordenador, podrá tener acceso a nuestra información.
  4. Atentos cuando el navegador nos pregunte «Guardar usuario y contraseña». Debemos contestar que NO para que estos datos no se almacenen en el ordenador y así evitar que otras personas tengan acceso a nuestra información.
  5. Algunos proveedores de correo electrónico están aplicando medidas de seguridad extra para acceder al correo electrónico, de tal forma, que para acceder a éste, además de introducir una contraseña, es necesario un código aleatorio que recibimos a través de un SMS o una aplicación instalada en nuestro smartphone. Google por ejemplo, nos proporciona la «verificación en dos pasos».
  6. Otra alternativa podría ser modificar la contraseña que se emplea normalmente para acceder al servicio, por una temporal que utilizaremos durante las vacaciones y que al regresar de las mismas reestableceremos para volver a utilizar el servicio. Esto siempre y cuando contemos con un mecanismo alternativo de recuperación de credenciales (móvil, email alternativo, etc.).
  7. Si contamos con cierta destreza sobre las nuevas tecnologías, una posible solución a la hora de poder acceder a nuestro correo electrónico es crear una cuenta nueva a la que redireccionar todos los correos que nos llegan a la cuenta habitual. De ese modo esa cuenta se puede ver comprometida, pero nunca llegaremos a poner en peligro la «original».
  8. Otra medida que podemos utilizar son los teclados virtuales portátiles. Se tratan programas que podemos transportar fácilmente en nuestro USB, y que tras ejecutarlos, muestran por pantalla un teclado. Para introducir nuestro usuario y contraseñas deberemos hacer clic sobre las teclas correspondientes. Con este tipo de programas, evitamos que nuestros datos sean capturados por keyloggers.
  9. Mucho cuidado con los USB que conectamos en los ordenadores públicos ya que existen aplicaciones que al conectar el USB al ordenador, son capaces de capturar todos los datos almacenados en éste. Por este motivo, si vamos a conectar uno, debemos asegurarnos que no contienen información personal o crítica.
  10. Aunque quizás sea una medida un tanto paranoica, no está de más vigilar a quien tenemos a nuestra espalda cuando hacemos uso de estos ordenadores públicos. Nunca se sabe a quién pueden interesarle nuestros datos?
  11. Si disponemos de un teléfono inteligente (smartphone) con conexión a Internet, siempre usaremos este dispositivo para realizar las actividades más críticas como consultas a nuestro banco online o realizar alguna compra en línea.

Comentarios

La posibilidad de crear nuevos comentarios ha sido temporalmente deshabilitada. Disculpe las molestias.

Deberían de poner estos consejos en las puertas de todos los cibercafés

También en los ordenadores que hay en los hall de los hoteles... me he encontrado con sesiones de Facebook y TUENTI con el usuario y contraseña puestos... porque no tengo mala fé, que sino... se lo podría haber liado parda!!!