¿Somos conscientes de las implicaciones que tiene publicar ciertos comentarios, fotos o vídeos en la Red?

La mayoría de internautas, en especial los que usamos de las redes sociales, sabemos que es muy importante proteger nuestra privacidad en Internet: desde la OSI hemos insistido en muchas ocasiones sobre ello, también los medios de comunicación y blogueros influyentes en Internet hablan sobre la privacidad y del mismo modo, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cada vez dedican más tiempo y esfuerzo a concienciar y ayudar sobre este tema a los ciudadanos. Sin embargo, a pesar de toda la información que está a nuestro alcance, todavía muchos usuarios no tienen del todo claro por qué se da tanta importancia a la protección de la privacidad en Internet.

Imagen que representa el concepto privacidad

Seguro que en más de una ocasión has escuchado a alguien decir cosas como:

  • Yo ya tengo configurado mi perfil para que sólo mis amigos puedan ver las cosas que publico en la red social, por tanto, estoy tranquilo.
  • Me da igual quien visite mi perfil de [red social] total, para lo que publico... ¡no creo que a nadie le interese!
  • Oye, he cambiado de domicilio, ahora vivo en [dirección completa], pero no te preocupes, que ya lo he actualizado en mi [red social|blog|web] para que todo el mundo lo sepa.
  • Jo, me han robado el teléfono móvil y he perdido todos los números. ¿podéis pasármelos a través de [red social]?

Éstas y otras muchas expresiones frecuentemente llegan a nuestros oídos. De primeras pueden parecen hasta acertadas, sin embargo, si las analizamos en profundidad, llegamos a la conclusión de que en su gran mayoría tienen un riesgo asociado.

Puedes tener perfectamente configurado tu perfil de [red social] para que sólo tus amigos puedan ver tu actividad, pero... ¿qué personas tienes agregadas a tu lista de amistades? ¿de qué las conoces?, ¿son personas de confianza?, ¿sabes si tus amigos también tiene configurado su perfil correctamente?¿son personas a las que contarías tus cosas privadas en la vida real? ¿son personas por las que pondrías la mano en el fuego de que no va a utilizar la información que publicas sin tu consentimiento?

Después de responder mentalmente a estas preguntas te darás cuenta de que no es suficiente configurar la opciones de privacidad de [red social] para proteger tu privacidad en Internet ya que como te hemos demostrado, tu privacidad no sólo depende de ti, sino también de los demás, del uso que el resto de usuarios hagan de tu información colgada en la Red.

Por otro lado, es un error pensar que tu información no le interesar a nadie. Siempre puede haber alguien -delincuentes, empresas, personas a la que no le caes bien, amigos con los que has tenido alguna discusión, jefes, etc.- que la puede utilizar para hacerte daño, enviarte correo spam personalizado, estafarte, etc. Un simple comentario en un blog, web o red social puede volverse en tu contra: publicar que odias a tu jefe, que tomas antidepresivos y no te encuentras bien, decir que te vas de vacaciones teniendo publicado tu dirección habitual de casa o comentar anécdotas de tus borracheras del fin de semana son ejemplos de cosas que no deberías publicar «alegremente» en Internet.

Además de lo anteriormente comentado, añadir que, actualmente, existen muchas herramientas que permiten por ejemplo saber lo que estás haciendo en cada momento, qué información sobre ti está publicada en Internet -cual es tu identidad digital- o cuáles son tus gustos o preferencias a través de las cookies del navegador.

Por todo ello, debes ser consciente de que una vez publicado algo en Internet, pierdes su control para siempre, la información viaja muy rápido y en cuestión de segundos o minutos, un comentario, foto o vídeo puede estar visualizándose en cualquier ordenador, portátil, smartphone o tableta del mundo con las posibles consecuencias que esto puede suponer.

Aplica el sentido común y en Internet no hagas nada que en tu vida real tampoco harías.