¿Has oído hablar de «chatroulette»?, ¿sabes cómo funciona?, ¿a quién está dirigido?, ¿qué peligros puede suponer su uso?

Lo primero que vamos hacer es explicar qué es «chatroulette», aunque muchos de vosotros ya sabréis qué es y en qué consiste, seguro que otros muchos estáis interesados en conocer un poco más sobre este desconocido término.

«Chatroulette» un servicio que permite comunicar a personas conectadas en cualquier parte del mundo de forma aleatoria haciendo principalmente uso de la webcam, aunque también es posible hacerlo a través de la voz o mensajes de chat.

La principal diferencia respecto a servicios como la mensajería instantánea o las redes sociales es que no requiere de una cuenta de usuario ni disponer de una lista de contactos para entablar una conversación. Además, su uso es muy sencillo, simplemente entrar en la web del servicio, activar la webcam del ordenador o la cámara del smartphone y pulsar el botón «Conectar» (o similar).

¿Supone algún problema «chatroulette»?

A priori parece un servicio muy atractivo, sobre todo para los que nos gusta tener amigos por todo el mundo y pasar un buen rato en la red. Haciendo las pruebas para esta nota, hemos logrado conectar en «chatroulette» con gente muy variopinta: un chico haciendo una demostración de kung-fu, señoras en un taller de punto de cruz, una chica que quería enseñarnos a maquillarnos, un joven que quería aprender español…entre otras cosas.

 Y es que aunque a priori parece todo muy divertido e inocente, lo cierto es que la tendencia actual de uso del «chatroulette» ha tomado un rumbo muy diferente: se ha convertido principalmente en un escaparate de exhibicionismo con un alto contenido sexual. Esto ha facilitado la entrada a este tipo de servicios no sólo a personas con ganas de ver un poco de «carne» sino a otras muchas con intenciones muy diferentes: depravados / inconscientes sin ningún tipo de respecto por la privacidad de los demás, acosadores sexuales (groomers) y publicidad fraudulenta. En un estudio del 2010 se estimaba que el porcentaje de exhibicionistas en Chatroulete era del 13% -1 de cada 8 chats-, y sólo un 8% eran mujeres.

Muchos depravados han visto un filón en el «chatroulette» para engañar a los usuarios incautos que se dejan llevar por la emoción de ver contenidos eróticos. ¿Cómo? Pues por ejemplo, mostrando al usuario un falso vídeo de atractivas jovencitas desnudándose para él haciéndole creer que está en un show privado en el que sólo él es el actor principal. Pero en realidad son vídeos pregrabados creados para engañar al otro usuario y motivarle a hacer lo mismo con el objetivo de grabarle. No sabemos dónde pueden acabar estos materiales... pero por desgracia algunos acaban en Internet.

Además podrían ser utilizados, entre otras cosas, como método de chantaje en un posible acoso sexual. ¡Imaginaros si el usuario grabado fuera un menor! Las consecuencias pueden llegar a ser terribles como podemos leer en la siguiente noticia: «Un adolescente francés se suicida tras una sextorsión «express» en Chatroulette».

 Captura pantalla chatroulette 

Chatroulette consciente de esta problemática ha modificado sus términos de uso.

 Normas chatroulette 

Además, para facilitar la expulsión de los usuarios ofensivos han añadido un botón «Report spam (F4)» . Si un usuario recibe 3 quejas en menos de 5 minutos es expulsado automáticamente.

La realidad es que aunque estas medidas han reducido el número de usos no permitidos no han impedido que los riesgos desaparezcan por completo del servicio de «chatroulette».

Otro ejemplo detectado sobre el uso que se le está dando al «chatroulette» es con fines publicitarios a productos o servicios fraudulentos. ¿Cómo? Pues utilizando una estrategia parecida a la explicada en el ejemplo anterior. Mostrando una falsa grabación haciendo creer al usuario que está viendo una escena en directo y personalizada a través de la webcam. En ésta se incita al usuario a acceder a un determinado sitio web en el que se le ofrece más servicios o productos, premios, regalos, fotos, vídeos, etc. Estos sitios web en realidad son fraudulentos y están preparados para instalar virus en el equipo del usuario sin que éste se percate de nada… y son capaces de robar contraseñas de acceso a servicios de Internet, enviar la información almacenada en el equipo al atacante, etc.

Como has visto, muchos de los peligros potenciales del uso del «chatroulette» están directamente relacionados con tu privacidad; compartes imágenes e información personal con personas desconocidas cuyas verdades intenciones son desconocidas para ti. Hazte las siguientes preguntas: ¿Sabes realmente quién está detrás de la webcam?, ¿confías en esa persona? ¿sabes si está solo o acompañado? ¿puedes asegurar qué no te está grabando? ¿y qué no va a difundir esas imágenes sin tu permiso?

Nuestra misión no es criminalizar, ni mucho menos, este tipo de servicios ya que no todo el mundo hace un mal uso de ellos. Sin embargo, si nos vemos en la obligación de informar de los riesgos a los que podría enfrentarse un usuario y los problemas que le podrían ocasionar.

Como siempre te decimos, piensa antes de compartir/publicar/enviar cualquier tipo de información por Internet (fotos, vídeos, documentos, etc.), una vez que está en Internet, ya no hay marcha atrás y tu información puede acabar en manos de cualquiera, ¿es eso lo que te gustaría?

¿Has usado el «chatroulette» alguna vez?¿Cuál es tu experiencia?