Yago Fandiño ha vinculado su trayectoria vital y profesional a las nuevas tecnologías de comunicación, y más concretamente a la comunicación y el entretenimiento infantil. Es responsable de Contenidos Infantiles de TVE.

Con más de 12 años de experiencia en proyectos integrados Web/Tv, ha podido ver como la vanguardia de las TIC se encuentra en el entretenimiento infantil.

Periodista de formación, es Responsable de Contenidos Infantiles de Televisión Española. Con anterioridad ocupó el puesto de subdirector de Contenidos Infantiles de los Medios Interactivos de RTVE a cargo del proyecto rtve.es/clan. Con más de 70 series y 800 episodios de libre acceso para el territorio español, es una de las webs audiovisuales infantiles más potentes de Europa. Este proyecto ha sido llevado con éxito a smartphones y tablets en la aplicación de Clan, una de las de mayor éxito desarrolladas en España, y la Tableta de Clan. En estos momentos se están implantando las versiones para Smart TV y HBBTV.

Esta labor ha sido reconocida con los premios ATR Asturias 2011, por la aplicación Clan para smartphones; Premio del jurado Chavales a la mejor web infantil 2010; Premio Andaluna 2009 de Promoción de los Derechos de la Infancia y 2005 Best Children Website, MetrixLab.

Ha representado a los Broadcasters públicos Europeos en encuentros sectoriales en Corea y participa regularmente en mesas redondas y encuentros profesionales. En el 2011 participó en las reuniones consultivas para la elaboración del nuevo Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia. Ha colaborado con el Gobierno de Colombia como experto internacional en comunicación infantil.

¿Cuándo surgió la necesidad y cómo afronta una cadena de televisión la educación de los menores en nuevas tecnologías?

En 2009 se planteó la necesidad de desarrollar un espacio específico para niños y padres. Respondía a una necesidad que habíamos detectado en la sociedad de disponer de espacios seguros para los menores en la web. Nos dimos cuenta que de esta manera podíamos introducir a niños y familias de una manera natural en este nuevo espacio de convivencia.

¿Qué retos plantea cada grupo de edades en este sentido? ¿Cómo lo plantean desde Clan TV? ¿Más movilidad?¿Televisión interactiva?

Los retos son diversos. No es lo mismo un niño de 3 años, que una niña de 10. Ello condiciona la forma de agrupar los contenidos y los parámetros de navegación.

Nuestro principio básico es estar al alcance de los niños allí donde estén. Eso implica estar en los teléfonos (contamos con aplicaciones para prácticamente todos los modelos de teléfonos avanzados o smartphones), tabletas y por supuesto la televisión.

En la TV vemos como cada vez más los niños hay momentos en que quieren tomar el control de la misma manera que lo hacen con los teléfonos, ordenadores y tabletas. Pero también les gusta simplemente poner Clan y disfrutar. Nuestro papel es dar opciones, y que los chavales vayan descubriendo cómo sacarle partido.

El canal de televisión tiene como apoyo una web, ¿cuál es el objetivo en este canal?

En realidad no deberíamos hablar de un canal de TV, ni de una web. Lo que tenemos es un espacio de entretenimiento educativo seguro. Ese espacio lo abarca todo. Desde la TV a la revista, de la Tableta de Clan a la página web.

Además proponéis a los padres una tableta específica para niños, ¿qué tiene de especial este producto? ¿Cómo aborda la seguridad y la privacidad de los niños?

Si hubo un sector que tuvo claro desde el principio que el iPad era el camino a seguir, ese fue el infantil. Hemos estado al tanto de las novedades producidas en el sector y recibimos numerosas propuestas de colaboración. El problema es que no encontrábamos ninguna que aportara ese “plus” que justificase entrar en el espacio Clan. La Tableta de Clan sí lo tiene, es precisamente la capa de seguridad que permite a las familias adaptar la experiencia al momento de madurez de cada uno de los peques de la casa. Una herramienta especialmente flexible, lo que para nosotros es muy importante. Nuestra misión es poner herramientas en manos de los padres, pero no condicionar cómo debe ser la educación de los niños. De esta manera la Tableta es útil independientemente de la estrategia educativa de cada familia. A unos les preocupa cómo los niños entran en Internet, a otros qué contenidos tienen en la tableta y a otros simplemente el tiempo de uso de la misma. De nuevo son los usuarios, en este caso los padres, los que tienen que tener la capacidad de tomar las decisiones que consideren oportunas.

¿Cuáles son vuestros consejos para los padres y los educadores en materia de nuevas tecnologías y en especial en cuestiones de seguridad y privacidad para los menores?

Lo primero que no se asusten. Si miran a su alrededor verán un montón de tecnologías que en su día fueron consideradas nuevas y disruptivas y de las que hoy prácticamente no somos conscientes. El libro por ejemplo. Lo fundamental es estar abierto a las novedades que se vayan presentando, acercándose a ellas con una actitud curiosa y crítica. Es muy útil apoyarse en los amigos y compañeros porque casi todas las nuevas tecnologías que surgen tienen que ver con la comunicación. Por ejemplo es muy difícil explicar de cero para qué vale una red social, pero cuando un grupo de amigos se suma a una, enseguida encuentran para que les es útil.

Respecto a la seguridad, en realidad es sencillo. No hagan delante de un ordenador lo que no harían en medio de una calle concurrida. ¿A usted se le ocurriría ir enseñando a todo el mundo el número de su tarjeta de crédito o donde guarda la llave de emergencia del piso? Seguro que no. Con los menores lo mejor es hablar con ellos las cosas de una manera natural. En muchos casos seguro que ellos darán con el comportamiento aplicando algo que, aunque nos sorprenda, los niños tienen en abundancia: el sentido común.

¿Qué deberían hacer los medios de comunicación para favorecer la formación en seguridad de los menores y para un mejor uso de las nuevas tecnologías?

Lo primero usarlas. En sus oficinas, en sus procesos de trabajo y en los programas e informativos. La mejor forma de introducir una novedad es mostrando su uso. En segundo lugar ser rigurosos y no caer en alarmismos innecesarios. Desde RTVE procuramos ser muy serios en este tema. Toda novedad implica conflictos, pero el sensacionalismo fácil sólo contribuye a crear una tensión en la sociedad que no contribuye a nada.

 Foto Yago Fandiño