La difusión de vídeos de carácter sexual ha encontrado en Internet y los smartphones aliados para multiplicar la rapidez de su distribución.

A esta situación no escapan los más jóvenes, que últimamente han protagonizado situaciones de sexting con repercusión mediática. Es importante tener claro que, a veces, el simple hecho de recibir un vídeo con contenido sexual protagonizado por un menor, puede ser constitutivo de delito.

Durante el último mes y medio, varios son los casos que se han hecho públicos en los que menores han tenido que ser detenidos por difusión de contenidos sexuales en los que aparecían otros menores, y es que lo que muchos no saben es que la posesión o difusión de este tipo de contenidos se considera un delito de pornografía infantil.

En España, la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía, más conocida como BIT, a través de sus canales en redes sociales, alerta constantemente a los ciudadanos, especialmente a los más jóvenes, sobre las consecuencias que acarrea la distribución de imágenes con contenido sexual en las que aparecen personas menores de edad:

Captura de pantalla de Facebook de la BIT

Capturas de pantalla Facebook de la BIT

 

La Policía a través de la red social Twitter también publica tuits con mensajes muy directos como los siguientes:

“13 detenidos en Teruel por difundir imágenes sexuales de una menor a través de las #redessociales. No es solo una canallada: es un DELITO” (publicado el 7 de junio)

 Captura de pantalla de Facebook de la BIT 

Capturas de pantalla Facebook de la Policía

“Tomar, tener o difundir (incluido el reenvío) imágenes sexuales d menores es DELITO. Todos deben saber los riesgos... y la gravedad #sexting” (publicado el 26 de mayo)

 Captura de pantalla de Facebook de la BIT 

Capturas de pantalla Facebook de la Policía

 

El artículo 189 de  la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, recoge en uno de sus puntos que será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años “el que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere, ofreciere o facilitare la producción, venta, difusión o exhibición por cualquier medio de material pornográfico en cuya elaboración hayan sido utilizados menores de edad o incapaces, o lo poseyere para estos fines, aunque el material tuviere su origen en el extranjero o fuere desconocido.”

Si interpretamos el artículo 189 del código penal, y lo llevamos a la práctica, nos encontraríamos con que:

  1. Las personas que tengan, distribuyan o enlacen a vídeos o imágenes en las que aparezcan menores manteniendo relaciones sexuales, es un DELITO.
  2. Compartir un contenido de pornografía infantil es un DELITO. Da igual si es a través de Twitter, Facebook, WhatsApp, etc. Para denunciar, hay que utilizar los canales adecuados (http://www.policia.es/colabora.php).
  3. Intentar hacer trendig topic un vídeo con contenido sexual en el que aparecen menores es un DELITO.
  4. Recibir contenidos en los que aparecen menores desnudos y no borrarlos inmediatamente, es un DELITO.
  5. Hacerse una foto o grabarse a uno mismo con intención sexual, si se es menor de edad es un DELITO.

Por tanto, ¿qué podemos hacer para frenar estas situaciones? Está claro, evitar la práctica del sexting, especialmente entre los más jóvenes. Pero además, tenemos que concienciarles para que…

  • piensen antes de enviar una imagen suya:
    • porque cuando una imagen sale del móvil se escapa de nuestro control y se convierte en irrecuperable.
    • porque lo que hoy queremos mostrar, igual el día de mañana no.
    • porque a quien se lo enviamos hoy, quizás mañana no sea nuestro amig@.
  • piensen antes de enviar una imagen de un amig@:
    • porque el hecho de contar con una imagen (fotografía o vídeo) en nuestro teléfono móvil no significa que tengamos derecho a hacer con ella lo que queramos. La imagen de otra persona es un dato personal y su uso está protegido por la ley.
    • Porque si no nos gusta que distribuyan imágenes nuestras comprometidas sin permiso, a los demás tampoco.
    • Porque se considera pornografía infantil la imagen de desnudez protagonizada por quien no ha cumplido los 18 años, y su posesión es un delito. Si nos llegan este tipo de imágenes, hay que borrarlas de inmediato.
  • no participen con su acción, su risa o su omisión:
    • porque el sexting deriva en humillación y acoso. (sextorsión, ciberbullying, grooming)
    • porque seremos responsables si lo promovemos o jaleamos.
    • porque con nuestro silencio estamos haciendo que la víctima sufra, permitiendo al acosador continuar con sus fechorías.

En definitiva, debemos ser conscientes de la importancia de no seguir la cadena de propagación del sexting y, si es el caso, interponer la denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.