Ha llegado el momento de la verdad. Es hora de preparase para un nuevo curso y establecer buenos hábitos que nos hagan la vida más fácil. Para evitar sustos os sugerimos poner al día vuestros equipos y redes, aplicaciones y cuentas de usuario.

De nuevo estamos en septiembre y es tiempo de preparar mochilas, libros y vestuario para el nuevo curso. Y, ¿por qué no empezar con algunos buenos hábitos en el uso de la tecnología? A modo de repaso, aquí dejamos una muestra:

  1. Acabamos de volcar las fotos y vídeos del verano en nuestro disco duro, son unos buenos recuerdos que no queremos perder. Tendremos que hacer una buena copia de seguridad, y la guardaremos en un sitio seguro. Por si acaso, comprobaremos que se puede recuperar.
  2. Este curso, ¡no lo vamos a dejar!, vamos a actualizar el software de nuestro equipo. Revisaremos que el sistema operativo y los programas instalados, estén en la última versión. Comprobaremos que las opciones y herramientas de seguridad (antivirus, cortafuegos,...), estén actualizadas y bien configuradas, indicando que las actualizaciones se realicen de forma automática. Prestaremos especial atención a los navegadores (Internet Explorer, Chrome, Firefox, Safari…). Es el momento de desinstalar los plugins o extensiones que no usemos.
  3. Ya tenemos nuestros datos a salvo y también actualizado nuestro software, ahora toca proteger nuestra WiFi. Si aún no lo hemos hecho, es recomendable ocultar el nombre de la red, para que no se «vea» desde el exterior y utilizar un protocolo de seguridad. También es el momento de cambiar la contraseña del router, no queremos que nadie pueda entrar a nuestra red sin permiso ¡mejor prevenir que curar!
  4. Revisando todos los sitios a dónde nos hemos suscrito (revistas, portales de empleo, redes sociales, blogs,...), nos damos cuenta de que ya ha llegado el momento de poner orden en las contraseñas, cambiarlas, comprobar si son seguras y ¿por qué no? instalar gestor de contraseñas que nos facilite la vida. Son tantas que es difícil recordarlas, cambiarlas con frecuencia y que sean suficientemente «fuertes» para que nadie pueda adivinarlas o deducirlas. Nos tomaremos el tiempo para recordar todas, recuperarlas, comprobar que aún nos hace falta ese servicio y en caso afirmativo cambiarlas. Nunca utilizaremos la misma para distintos servicios.
  5. Hablando de redes sociales, ¿no os ha llegado recientemente algún mensaje de que sus políticas de privacidad han cambiado? Es normal, en verano hemos bajado la guardia y no hemos prestado atención. Por eso ahora vamos a entrar en nuestros perfiles, leer con paciencia y atención las políticas de privacidad y modificar nuestro perfil de acuerdo a nuestras preferencias. Este año seremos más cautelosos. También conviene revisar la lista de aplicaciones que tienen acceso a nuestros perfiles. Todo lo que ya no nos sirva... ¡a la basura!
  6. Y además una puesta a punto del móvil, smartphone o tableta no estaría mal. ¿Le has puesto ya un código de desbloqueo? Este curso vamos a acostumbrarnos a bloquear el terminal cuando no se utilice, así evitamos que otros lo usen sin permiso. Además tomaremos precauciones por si cae en otras manos, si lo perdemos o nos lo roban. Una buena práctica es anotar el código IMEI pues hará posible el bloqueo en estos casos con una llamada a la operadora. Por otro lado, no hay que olvidar que existe malware diseñado específicamente para estos dispositivos, por lo que se deben utilizar herramientas de seguridad siempre que estén disponibles
  7. Como  es tiempo de rebajas es posible que queramos realizar alguna que otra compra online. En este caso verificaremos que la tienda tiene una web segura y confiable. Las direcciones web que comienzan por https:// en lugar de http:// ofrecen mayores garantías de seguridad, es un protocolo más seguro. No olvidaremos verificar que la dirección web de las tiendas está escrita correctamente, tomaremos todas las precauciones en el momento de pago y leeremos con atención las condiciones de la venta.

Ahora estamos preparados para un nuevo curso, con un propósito: este año vamos a tener bajo control nuestros datos, nuestros equipos, nuestra red y las aplicaciones que usamos con sus contraseñas, para que nuestra vida on-line sea más segura.