Hemos conocido los diez consejos que el Parlamento Europeo ofrece a todos los ciudadanos de la UE para proteger su privacidad, y nos han gustado tanto que queremos compartirlos con todos vosotros.

Que la Unión Europea está haciendo grandes esfuerzos en materia de protección de datos, derecho al olvido y privacidad no es ninguna novedad. Entre otras cosas, está discutiéndose una ambiciosa reforma legislativa que pretende homogeneizar la protección existente en los distintos países y adaptar la normativa a un mundo en el que la tecnología avanza con gran celeridad.

Esperamos poder conocer próximamente el alcance del nuevo reglamento, previsto para el año 2014. De momento, compartimos con vosotros 10 consejos que el Parlamento Europeo ha preparado para que los usuarios de internet europeos seamos más conscientes de nuestra privacidad en el mundo digital. ¡Bravo por la iniciativa!

  1. Si preguntan, no respondas. O, como dice el refrán, «contra el vicio de pedir, la virtud de no dar». A veces, no es necesario proporcionar toda la información personal que nos piden para darnos de alta en un servicio.
  2.  Cuidado con las «cookies» indigestas! Configura tu navegador para no aceptar cookies de terceros. Las cookies contienen información sobre ti, ¡cuidado con quién puede acceder a ella!
  3. Claves, no salvoconductos. Construye contraseñas de manera segura, no permitas que la puerta para acceder a tus datos quede abierta.
  4. Usted lo revela, otros lo venden. ¡Cuidado con la información que publicas en internet!
  5. Guarda tus datos personales bajo llave. Configura de manera apropiada las opciones de privacidad de las redes sociales.
  6. Cierra una puerta antes de abrir la siguiente. ¿Has terminado de utilizar el servicio de banca online o de consultar las actualizaciones en una red social? Cierra la sesión antes de seguir navegando por otros servicios.
  7. ¿Quién se ha colado en tu red? Evita que intrusos accedan a tu red Wifi.
  8. La seguridad, una vía de doble sentido. Tú eres responsable de la seguridad de tus datos. Sé prudente a la hora de decidir a quién los confías. Busca empresas, plataformas y servicios que te ofrezcan garantías de seguridad.
  9. Limitar los daños. Protejámonos, pero seamos conscientes de que… ¡puede ocurrir! Si adoptamos medidas preventivas, como hacer copias de seguridad, o dedicar una tarjeta virtual con un importe limitado para las compras online, estaremos limitando el alcance de los daños.
  10. La letra grande nos lo da, la pequeña nos lo quita. A veces resulta un trabajo tedioso pero si no lo hacemos, nadie lo va a hacer por nosotros. Lee las condiciones del servicio antes de aceptarlas.