Te retamos a responder mentalmente a la siguiente pregunta: ¿tienes un control absoluto de la información que publicas en tus redes sociales? Quién tiene acceso a ella, quién puede compartirla, con quién...

En nuestros perfiles de redes sociales se pueden encontrar nuestros gustos, las actividades en las empleamos  nuestro tiempo libre, nuestros pensamientos y preocupaciones… hasta nuestras relaciones familiares. Y lo que es más importante, por norma general toda esta información está ahí porque queremos y la hemos subido nosotros mismos.

Toda esta información personal en internet no tiene por qué suponer ningún problema, principalmente porque somos nosotros mismos quienes la subimos. Pero debemos ser conscientes de quién puede acceder a esta información, y esto último no siempre es así.

A veces, descubrimos que alguien sabe algo sobre nosotros sin que lo esperásemos, y la explicación suele ser “Lo vi en internet”. Hace años pensaríamos en quién se lo habría contado, pero actualmente no hacen falta “cotillas”, nosotros mismos lo hemos publicado.

Esto, habitualmente, se debe a  que no están configuradas correctamente las opciones de privacidad de los servicios que utilizamos, claro que en otras ocasiones se debe a que “no pensamos antes de publicar algo en internet”.

Por cierto, de poco sirve tener nuestros perfiles bien configurados si luego  agregamos a cualquier contacto a nuestro círculo de amistades dándole acceso a toda nuestra información publicada en la red social…

Mientras revisáis vuestras opciones de privacidad y los contactos que tenéis agregados, os dejamos con este cómic que ilustra estos problemas.

Cómic tamaño reducido

Para ver el cómic más grande, haz clic con el ratón sobre la imagen.