Hoy nos ponemos más serios que nunca para hablaros del ciberacoso, que no es otra cosa que el acoso a una o varias personas realizado a través de medios electrónicos.

Todos somos conscientes del gran avance que han supuesto las nuevas tecnologías. La información, la comunicación, las relaciones interpersonales, el ocio, las gestiones y las compras… todo está al alcance de un clic. Pero, al igual que ocurre en otros ámbitos de la vida, Internet hay que saber cómo utilizarlo porque su mal uso puede provocar situaciones de riesgo, tanto para adultos como para menores. Precisamente con los niños la situación es  más compleja por tratarse de personas que, en la mayoría de las ocasiones, aún no tienen las armas psicológicas, los conocimientos suficientes o los recursos necesarios para defenderse y actuar ante una situación comprometida.

Por desgracia, el acoso a través de Internet es una realidad. El ciberacoso o ciberbullying entre menores es uno de los problemas que están ganando peso en la sociedad actual. El correo electrónico, las redes sociales y los programas de mensajería instantánea del ordenador y del móvil son las vías más frecuentes para realizarlo.

Conscientes de la realidad, en INTECO hemos creado tres guías SOS sobre el tema, las cuales han sido presentadas por el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria en un acto celebrado en un colegio de la Comunidad de Madrid (ver nota de prensa). Esta iniciativa se enmarca en los planes de la Agenda Digital para España, en su objetivo de reforzar la confianza en el ámbito digital y, específicamente, en la protección de los menores en la Red.

Banner guías SOS ciberacoso

Se trata de guías de primeros auxilios que pueden ayudar a los padres y educadores a conocer los indicios para detectar un caso de ciberbullying o de grooming, cuáles son los pasos a dar para solucionarlo y todos los agentes que están dispuestos a colaborar para ello. Además, es de gran importancia que también conozcan las formas de prevención y de educación que es imprescindible poner en marcha en el momento en el que los menores entran en contacto con la tecnología.

¡Los menores son nuestra responsabilidad. Protejámosles también en Internet!