¡Cuidado con las mulas! Y no nos referimos al animal que acompaña al buey en los belenes navideños, sino a otro tipo de mulas.

Las mulas son animales de carga y transporte de mercancías. De ahí que se haya adoptado el término “mula” o “mulero” para designar a las personas que se encargan de transportar droga de un punto a otro a cambio de una remuneración. En el mundo online, las mulas son las personas que sirven de intermediarios en la trama de blanqueo de capital. Reciben en su cuenta dinero procedente del cibercrimen y lo reenvían a otras cuentas, percibiendo por esta operación un importe.

Tanto en el mundo físico como virtual, la “mula” es solamente la última pieza del entramado del cibercrimen y en ocasiones ni siquiera es consciente de estar participando en una operación de blanqueo de dinero.

¿Cómo un ciberdelincuente capta a un mulero?

Utilizando la ingeniería social para atraer la atención del usuario haciéndole creer que va a ganar dinero de una forma fácil. Una estrategia muy inteligente si tenemos en cuenta la situación económica del país en estos momentos… ¡La necesidad nos hace creer de todo! Generalmente el proceso de captación de usuarios para trabajar como muleros funciona así:

Funcionamiento del proceso de captación de muleros

Veamos un ejemplo real, ¡seguro que habéis recibido alguno parecido en alguna ocasión!

Modelo de e-mail de captación de muleros

¿Podemos meternos en líos por participar en este tipo de actividades? Efectivamente, ya que se estaría colaborando en un delito de blanqueo de dinero. Si lo piensas… ¿no es un poco raro que por un simple trabajillo puedas ganar mucho dinero? Y es que, como dice el dicho: ¡nadie da duros a cuatro pesetas!

Aquí no acaba la cosa, recientemente la Guardia Civil nos alertaba de una nueva modalidad que se estaba utilizando para captar muleros en la red. La “oferta de trabajo” que se envía por correo no solicita al usuario realizar transferencias de dinero, sino que se les pide que publiquen anuncios en páginas web de compra-venta o subastas, en eBay por ejemplo. Por supuesto, te pagan por realizar esto. Y esto ¿por qué? Los usuarios cada vez están más concienciados y se fijan más en la reputación de los vendedores de las páginas web. Esto ha provocado que ciberdelincuentes necesiten personas cuyos perfiles en estos servicios “estén limpios” y no llenos de comentarios negativos para estafar a los usuarios. Y decimos estafar porque realmente ¡no existen los artículos que se anuncian!

Un ejemplo de esta modalidad de captación de muleros:

Modelo de e-mail de captación de muleros para comercio electrónico

En esta ocasión, si nos pillan realizando estos “trabajillos”podemos ser acusados de ser colaboradores y co-autores del fraude.  Así que, si no queréis veros envueltos en una investigación criminal, ser detenidos, y acusados ¡no aceptéis este tipo de proposiciones!