¿Qué es la suplantación de identidad? ¿Quién es susceptible de ser suplantado? ¿Cómo denunciar si eres una víctima o testigo de esta práctica fraudulenta? Si te haces todas estas preguntas sigue leyendo, te aclaramos todas tus dudas.

El generalizado uso que los ciudadanos hacen de Internet y las nuevas tecnologías ha provocado que los delincuentes se trasladen hasta este medio para cometer sus “maldades”. Además de poner en circulación correos fraudulentos de tipo phishing o intentar vender productos o servicios falsos e inexistentes, algunos usuarios se están viendo afectados, principalmente en redes sociales, por el problema de la suplantación de identidad afectando directamente a su honor, intimidad y a su propia imagen.

¿Qué es la suplantación de identidad?

Se conoce la suplantación de identidad como la actividad maliciosa en la que un atacante se hace pasar por otra persona por motivos como: cometer fraudes, ciberacosar, sextorsión, etc. Un caso típico de suplantación de identidad es, en las redes sociales, crear un perfil de otra persona e interactuar con otros usuarios haciéndose pasar por ella.

 ¿A quién pueden suplantar su identidad?

La respuesta es simple y clara, cualquier podría ser suplantado en Internet, nadie está a salvo de esta práctica. Aunque se tiende a pensar que sólo se suplanta la identidad de personas conocidas, famosas o influyentes, como por ejemplo celebritiesy políticos, esta es una idea equivocada, los usuarios anónimos también son susceptibles de ser suplantados. La realidad es que el número de personas que desean denunciar una suplantación de identidad se ha incrementado de una forma exponencial en los últimos tiempos.

 ¿Es un delito suplantar la identidad de alguien?

Vamos a clasificar varios casos de suplantación que se puedan dar en Internet para así ver más fácilmente a qué tipo de pena jurídica está(n) expuesta(s) la(s) persona(s) suplantadora(s):

  • Si la suplantación consiste únicamente en el registro de un perfil falso en el que no se utiliza información personal del suplantado como por ejemplo una fotografía, la única acción legal que puede tomarse es notificar esta situación a la red social implicada para que elimine dicho perfil de su página. Suplantar únicamente el nombre de una persona, si no lleva también la publicación de alguna imagen, no se considera delito.
  • Si se crea un perfil falso suplantando la identidad de una persona y en este caso sí se utilizan datos personales de la persona suplantada, como la fotografía, se estaría vulnerando el derecho a la propia imagen de una persona, que recoge el artículo 18 de la Constitución Española. Además, en este caso, se produce una usurpación de la identidad de una persona y podría ser penado por la ley con castigo de cárcel de hasta 3 años según el artículo 401 del código penal.
  • Si alguien accede al servicio de un usuario y se hace pasar por él, por ejemplo, correo electrónico, Facebook, Twitter, etc. Claramente se está infringiendo la ley y es denunciable, ya que se traspasa la barrera de la privacidad de una persona (usurpación de la identidad). Además, el suplantador está cometiendo un delito al haber tenido que utilizar alguna práctica no lícita para acceder a dicho servicio del usuario: robo de contraseñas, entrometerse en sistemas informáticos, etc.

    Hay algunas evidencias que pueden ayudar a saber si alguien está accediendo a una cuenta de un usuario. Las evidencias de las que hablamos y cómo reportar el pirateo de una cuenta están disponibles en el artículo “Alguien está accediendo a mis perfiles en redes sociales”.

Cómo denunciar una suplantación de identidad

La mayoría de servicios, en su sección de ayuda o soporte ponen a tu disposición mecanismos de denuncia de este tipo de situaciones. Haz uso de ellos en caso de haber sido suplantado. Te facilitamos información sobre cómo hacerlo para las redes sociales más utilizadas por los usuarios.

Si tras denunciar los hechos al servicio el problema no se soluciona, puedes interponer una denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE).

 Prevenir suplantación de identidad 

Medidas preventivas para evitar una posible suplantación de identidad

  1. Usa contraseñas robustas. La contraseña es la barrera que utilizas para evitar que nadie acceda a tu espacio privado. Asegúrate que cumplen con unos requisitos mínimos de seguridad.
  2. No respondas a correos electrónicos de remitentes desconocidos con información privada sobre ti: DNI, datos bancarios, número PIN del móvil, contraseñas de acceso a otros servicios/aplicaciones. No sabes lo que harán con esa información.
  3. En tus perfiles de redes sociales y mensajería instantánea, cerciórate muy bien quién es un contacto antes de añadirlo. Alguien podría hacerse pasar por una persona que no es para engañarte y obtener información sobre ti.
  4. Cuidado con las redes WiFi a las que te conectas. Si no están debidamente protegidas o son redes WiFi públicas, un delincuente o persona con malas intenciones podría capturar la información que envías a través de los distintos sitios webs.
  5. No compartas fotos ni vídeos en los que aparezcas en situaciones comprometidas (sexting). Cuida tu imagen, en el momento que envías una foto o vídeo a un contacto, pierdes su control para siempre, pudiendo ocasionarte problemas en tu vida personal, profesional, etc.
  6. Asegúrate antes de facilitar información privada en un sitio web que la información viaja cifrada (la url empieza por https) y que la empresa es legítima  (es de la entidad que dice ser).
  7. No te olvides de leer la política de privacidad y las condiciones del servicio antes de usarlo. De esta forma sabrás dónde y cómo se almacenarán tus datos, la información que intercambias con tus contactos, si tus datos privados se compartirán con terceras partes con otros fines, si recibirás publicidad, etc.