Redes sociales, correo electrónico, fotos, compras online... Los dispositivos móviles permiten el acceso a nuestra información personal de forma fácil. El patrón de desbloqueo y el código de acceso protegen nuestra privacidad, pero ¿son suficientes?

Existe la posibilidad de que se realice un mal uso de nuestros datos por parte de personas malintencionadas si éstas tienen acceso a la información que almacenamos en nuestros dispositivos móviles. Publicación de datos y contenidos sin nuestro permiso, coacción debido a la información obtenida, secuestro de identidades y cuentas de servicios que en muchos casos incluyen daño económico y moral…

En definitiva, la información que almacenamos en los smartphones y tablets es más importante de lo que nos podemos imaginar y si cae en malas manos, puede afectar a nuestra vida social, laboral y familiar. Por eso, es muy importante proteger correctamente nuestros dispositivos móviles para que, en caso de que lo perdamos, nos lo roben o lo tomen “prestado” temporalmente sin nuestro consentimiento, impidamos que puedan acceder a dicha información evitando así problemas de privacidad y seguridad.

A continuación presentamos en una infografía qué tipo de información almacenamos habitualmente en nuestros dispositivos y qué consecuencias podría ocasionarnos el que alguien tuviera acceso a ella.

Infografía que explica qué tipo de información se almacena generalmente en un dispositivo móvil. Qué puede pasar si un delincuente tiene acceso a esos datos y cómo podemos evitar este peligroso riesgo de seguridad: antivirus, pin, patrón de seguridad, desactivar WiFi, activación borrado remoto, etc.