Las nuevas tecnologías pretenden hacernos la vida más fácil. Nos comunicamos en tiempo real con la otra punta del mundo, nos enteramos de las noticias al instante y ahora también, podemos pagar de forma fácil y rápida gracias a la tecnología NFC.

¿Qué es la tecnología NFC? Son las siglas de Near Field Communication, una tecnología de comunicación sin cables de muy corto alcance. Inicialmente, se utilizaba para intercambio de información entre dispositivos, como enviar una fotografía de un móvil a otro. Ahora, hemos ido un paso más allá y podemos utilizar esta tecnología para pagar nuestras compras de forma más rápida y sencilla que con las tarjetas de crédito o débito habituales.

¿Cómo funcionan las tarjetas contactless? Las llamadas tarjetas contactless hacen uso de esta tecnología y nos permiten pagar nuestras compras de forma rápida y sencilla. Simplemente acercando la tarjeta a un datáfono preparado para este tipo de pagos se realiza el cargo.

En general, si el importe de la compra es menor a 20€, no será necesario introducir el PIN de la tarjeta. Por este motivo, para compras pequeñas el pago es realmente cómodo y rápido. Si el importe es superior sí que será necesario introducir el PIN para confirmar nuestra identidad.

¿Y con mi móvil? La tecnología NFC amplía las posibilidades de pago más allá de las tarjetas convencionales. Algunas entidades bancarias están empezando a proporcionar a sus clientes unas pegatinas que incorporan esta tecnología y permiten convertir por ejemplo nuestro llavero en un medio de pago.

Algunos smartphones ya incorporan directamente la tecnología NFC, por lo que son un medio ideal para este tipo de pagos. Actualmente no hay un estándar definido para realizar pagos con el móvil y depende de las operadoras de telefonía o de los bancos ofrecer a sus clientes aplicaciones que conviertan el terminal en un medio de pago sin contacto.

En cuanto a los fabricantes, Apple acaba de incorporar el NFC en su último iPhone para poder efectuar compras con su pasarela de pago propietaria Apple Pay, aunque por el momento sólo está disponible en Estados Unidos. Por su parte, Google ya incorpora este chip en muchos de sus terminales y ha desarrollado la aplicación Google Wallet para pagar directamente con ellos, aunque también sólo está disponible en Estados Unidos actualmente.

¿Hasta qué punto es seguro su uso? A día de hoy se han podido demostrar la existencia de algunos fallos de seguridad que pueden afectar a las transacciones por NFC:

  • Las tarjeta de pago NFC responden a los dispositivos con los datos sin cifrar y que se consideran privados. Estos datos incluyen nombre y apellidos del titular, junto al número de la tarjeta de crédito y en algunos casos el historial de transacciones.
  • Otro fallo demostrado es el que permite el copiado de la tarjeta para realizar pagos sin PIN. Aunque este ataque tiene sus limitaciones: Sólo se puede usar para una o dos transacciones. Por otra parte el copiado no es inmediato y hace falta dejar la tarjeta en contacto con el móvil del atacante varios minutos.
  • Con el material adecuado estas comunicaciones se pueden realizar a varios metros de distancia.
  • ¿Qué precauciones debo tomar? Como siempre que se pague con tarjeta, debemos seguir unas precauciones básicas:
  • Comprobar que el importe marcado en el datáfono es el correcto
  • Si es necesario introducir el PIN, asegurarnos de que nadie puede ver qué número marcamos
  • No perder de vista la tarjeta. Es decir, el pago ha de realizarse delante de nosotros, no debemos entregar la tarjeta a la persona que nos esté cobrando para que se la lleve a otro sitio.
  • Proteger las tarjetas con una funda especial o meterla en una cartera que no deja pasar las ondas electromagnéticas. Este tipo de productos se puede encontrar en tiendas especializadas.

Además, es conveniente revisar con cierta frecuencia nuestros movimientos bancarios. De este modo, podremos detectar posibles cargos incorrectos y actuar en consecuencia. Los bancos ofrecen sistemas de protección antifraude para estas situaciones. Ante cualquier duda, podemos consultar con nuestro banco las condiciones concretas para reclamar en caso de necesitarlo.

En resumen, la tecnología NFC o pago sin contacto es un método de pago en auge debido a su sencillez y rapidez. A efectos prácticos, debemos seguir las mismas recomendaciones que cuando pagamos con la tarjeta de crédito o débito tradicional, con la ventaja de que el contactless resulta más rápido.