Antes de salir con tu bicicleta revisas la presión de las ruedas, el estado de los frenos, y haces otro tipo de comprobaciones y, una vez finalizada la revisión, inicias tu ruta. Por cierto, ¿cuándo revisaste tu ordenador por última vez?

Como si de una entrada a boxes se tratara, al instalar las actualizaciones estamos poniendo nuestro equipo "a punto" para sacarle el máximo provecho, disfrutar de una experiencia de uso más agradable y, sobre todo, mejorar su seguridad.

La herramienta que permite la búsqueda, descarga e instalación de las actualizaciones de software en el entorno Windows se denomina "Windows Update". Seguramente la habremos visto en más de una ocasión o, al menos, habremos visto sus notificaciones y recordatorios en la parte derecha de la barra de tareas con mensajes como: "Hay actualizaciones listas para instalar", "hay actualizaciones disponibles", etc. Esta herramienta se encuentra disponible en el apartado "Sistema y Seguridad" dentro del Panel de control, tal y como se muestra en la siguiente imagen.

 

Panel de control-->Sistema y seguridad

Conociendo los tipos de actualizaciones de Windows

Windows cataloga sus actualizaciones como importantes, recomendadas y opcionales y el significado de cada una es el siguiente:

  • Importante: las actualizaciones importantes ofrecen ventajas significativas, como una mayor seguridad, privacidad y confiabilidad. Debemos instalar estas actualizaciones en cuanto estén disponibles.
  • Recomendada: las actualizaciones recomendadas solucionan problemas que no son críticos o ayudan a mejorar la experiencia del usuario. Aunque estas actualizaciones no solucionen problemas importantes del equipo o del software de Windows, pueden ofrecer considerables mejoras.
  • Opcional: las actualizaciones opcionales pueden incluir actualizaciones, controladores o software nuevo para mejorar el uso del equipo. Por ejemplo, al instalar una actualización opcional del software controlador de la tarjeta gráfica, podemos mejorar el rendimiento de este componente y conseguir que nos funciones de forma más fluida juegos que anteriormente iban con un rendimiento muy bajo o "a saltos". Las actualizaciones opcionales sólo se pueden instalar manualmente.

Por otra parte, además de lo indicado previamente, existe un tipo de actualización para tratar cuestiones específicas relacionadas con la seguridad de la información. Estas actualizaciones reciben el nombre de Actualizaciones de seguridad y, por norma general, todas estarán clasificadas como actualizaciones importantes.

Las actualizaciones de seguridad son correcciones que se distribuyen para resolver una vulnerabilidad relacionada con la seguridad de un producto específico, por ejemplo, un fallo en el procesador de textos Microsoft Word. Identificar este tipo de actualizaciones resulta sencillo ya que todas llevan en su nombre "Actualización de seguridad" seguido del aspecto o producto que corrigen. A continuación se muestra un ejemplo que ilustra lo indicado:

  Historial de actualizaciones  

Si queremos ver qué actualizaciones hay instaladas en nuestro equipo, debemos acceder a Windows Update y seleccionar la opción de menú "Ver historial de actualizaciones".

¿Qué actualizaciones instalar?

Debemos instalar todas las actualizaciones de seguridad como una cuestión fundamental y prioritaria. Por otra parte, también es aconsejable instalar el resto de actualizaciones clasificadas como "Importantes". Para ello, lo más cómodo es configurar Windows Update para que sea la propia herramienta quien busque, descargue e instale automáticamente las actualizaciones importantes. En último lugar, puede ser conveniente instalar las actualizaciones "opcionales", en este caso somos nosotros como usuarios quienes las debemos seleccionar e instalar desde Windows Update.

Otras recomendaciones

Siguiendo el símil con el que introducíamos el artículo, nuestro ordenador al igual que ocurre con nuestra bici, moto o coche requiere de un mantenimiento periódico. Si hace tiempo que no lo actualizamos, posiblemente habrá aplicaciones que hayan quedado obsoletas y/o tengan fallos de seguridad. Dada esta situación, recomendamos hacer una "puesta a punto" de nuestro equipo siguiendo las siguientes pautas:

  1. Comprueba que el antivirus está actualizado.
  2. Instala las actualizaciones de seguridad y el resto de actualizaciones importantes.
  3. Crea un punto de restauración
  4. Revisa las aplicaciones instaladas y elimina aquellas que no necesites.
  5. Instala las actualizaciones "recomendadas" y, si lo consideras oportuno, las categorizadas como "opcionales".
  6. Haz copias de seguridad de tus datos: documentos de trabajo, fotos, vídeos, etc.

Ponte manos a la obra y comprueba si tienes actualizaciones pendientes por instalar y, si es así ¡ánimo, actualízate!