En nuestros perfiles de redes sociales publicamos información privada como fotos, problemas personales, situaciones amorosas. Es importante que estos datos los compartamos sólo con aquellas personas que elijamos. ¿Tú con quién compartes?

En ocasiones, por desconocimiento de los riesgos, compartimos nuestras cosas más íntimas (sentimientos, estados de ánimo, problemas personales, etc.) de forma pública en nuestros perfiles de redes sociales y no somos conscientes de que esta información que voluntariamente proporcionamos puede acabar en manos indeseadas o dándose un uso inesperado.

Se conocen algunos casos en los que un desconocido obtiene información personal de otras personas ya sea para perjudicar su imagen o para conseguir algún beneficio económico. También hay casos en que nuestras publicaciones en las redes sociales pueden acarrear algún problema o conflicto personal o laboral. Por ejemplo, si publicamos una fotografía en una situación comprometida y nuestro jefe o compañeros tienen acceso a ella.

Además, si publicamos demasiada información personal, corremos el riesgo de sufrir una suplantación de identidad. Es decir, si ponemos a disposición muchos datos personales de forma pública en nuestros perfiles sociales estaremos facilitando que alguien pueda hacerse pasar por nosotros.

Con el siguiente videotutorial aprenderás a compartir información, tanto en Facebook como en Twitter, con quién quieres y de forma controlada y segura. Útil, ¿verdad?