Aún no valoramos lo suficiente lo importante que es preservar nuestra privacidad online. Pues bien, hasta Amnistía Internacional se une a que la protejamos publicando una herramienta para que comprobemos si estamos siendo espiados.

Cada vez más tenemos fotos, vídeos e información sobre nuestra vida personal colgada en Internet y es porque todavía no hemos sido capaces de aprender lo importante que es preservar nuestra privacidad online y las consecuencias de no hacerlo.

Es verdad que los casos en los que se ve envuelta la seguridad y la privacidad de los famosos o de las instituciones tienen más difusión y por ello parecen más. Pero también se dan cada día casos en los que la seguridad y la privacidad de gente corriente se ven comprometidas.

Y es que cada vez más toda nuestra vida se vive de manera "ciber" u online. Por ello, como en la vida real, tenemos que acostumbrarnos a que en Internet también hemos de velar por nuestra privacidad.

Este mensaje es tan importante que incluso Amnistía Internacional se preocupa por la privacidad online y por ello ha creado Detekt, un software gratuito que trata de detectar si los ordenadores han sido infectados con programas de espionaje. La herramienta es un software libre y de código abierto.

Detekt ha sido lanzada públicamente con el fin de proporcionar ayuda sobre todo a los investigadores, trabajadores de derechos humanos, periodistas y otras personas que sospechan que son objetivo de vigilancia ilegal.

Esta herramienta no está pensada para el público en general y sus dispositivos de uso personal. Pero sí es interesante que sepamos que existe y que con ello comprobemos que la privacidad es muy importante en cualquier contexto.

Ahora que sabemos de la importancia de la privacidad debemos empezar a ser conscientes de que protegerla está en nuestras manos. Para empezar, debemos asumir que en la mayoría de las ocasiones somos nosotros mismos quienes la exponemos, pero también se dan otros casos como cuando nosotros exponemos la privacidad de otros u otros exponen la nuestra. Veamos.

  • En las redes sociales. Tengamos en cuenta que muchas veces publicamos comentarios o material multimedia sin tener claro quiénes pueden llegar a ver todo lo que hemos publicado. Como por ejemplo en fechas señaladas donde el número de fotos y vídeos en nuestro smartphone se incrementa considerablemente. En estos casos podemos exponer nuestra privacidad y la de terceros. Debemos ser cuidadosos.
  • En la nube. Aquí almacenamos nuestra documentación y algunos de nuestros recuerdos en forma de contenido multimedia: fotos y vídeos. Muchas veces además compartimos esta información con amigos o familiares para que puedan tener acceso. No hay problema, siempre que utilicemos las opciones de compartición de manera correcta y sepamos con quién estamos compartiendo esa información.
  • En las aplicaciones móviles. Muchas veces les concedemos muchos permisos que no necesitan para realizar la actividad que nos ofrecen. Una muy mala práctica es aceptar las clausulas que nos piden sin leer detenidamente. Incluso, si vamos más allá, hay aplicaciones que dicen que van a autodestruir nuestros mensajes pero no funcionan exactamente como creemos.
  • Si nos vamos a los dispositivos físicos, ¿qué pasa si perdemos nuestro móvil? Debemos ser conscientes de que llevamos muchísimos datos en él. Debemos configurarlos de manera segura para poder borrar la información a distancia si fuera necesario.
  • Tampoco debemos dejar de lado nuestra privacidad en la mensajería instantánea y en los juegos online.
  • Tenemos que saber además que si queremos conocer más sobre la legalidad que protege nuestra privacidad tenemos que informarnos sobre los derechos ARCO y la LOPD.

En general, cuando navegamos debemos saber que, si no somos cuidadosos, podríamos perder el control sobre los datos personales que subimos a la Red, nuestros o de terceros.

Además recordemos que en los navegadores quedan registrados muchos de nuestros datos, por eso es importante que los configuremos adecuadamente para usarlos de manera segura y aprendamos a eliminar nuestros datos de navegación o incluso para algunos casos, utilicemos la navegación privada.

Dado que grandes instituciones como Amnistía Internacional nos demuestran con sus actos que la privacidad es importante, ha llegado la hora de ponernos manos a la obra y empezar a proteger nuestra privacidad. Sin olvidarnos nunca de la parte de la privacidad de terceros, como amigos y familiares, que queda en nuestras manos.