Ya casi tenemos controlados los detalles importantes de una tienda online, pero hay algunos que aún se nos pasan por alto. Es el caso de las políticas de cambio y devolución de productos. Hoy veremos por qué debemos leerlas bien antes de comprar.

Realizar compras a través de Internet puede resultar una tarea cómoda, fácil y divertida. La mayoría de nosotros, en algún momento, nos hemos visto motivados a hacer una. Entradas para un evento, billetes de avión, ropa, calzado y dispositivos electrónicos son solo algunos ejemplos de lo que se podría adquirir a través de Internet, ya que a día de hoy, se puede comprar casi cualquier cosa que te imagines ¡se han visto publicados hasta anuncios de venta de hechizos!

La experiencia puede ser muy gratificante si aplicamos las recomendaciones básicas de seguridad, que en repetidas ocasiones os hemos hecho llegar, para evitar problemas y/o fraudes. Hablamos de realizar sencillas comprobaciones sobre la web:

En este artículo, queremos hacer hincapié sobre un aspecto muy importante a tener en cuenta cuando compramos en cualquier sitio web en general. Nos referimos a las políticas de cambios y devoluciones de productos. ¿Qué pasa si compráis un pantalón y no os sienta bien? o ¿si llega defectuoso? o ¿no es cómo indicaba la descripción del producto en la web? o ¿se trata de una falsificación? Estaríamos hablando de una no conformidad en la compra. 

Ante este tipo de situaciones, no todos los sitios web actúan de la misma manera, unos ofrecen varios mecanismos para solucionar el problema, otros uno y otros… ¡ninguno! De ahí la importancia de fijarnos en estos aspectos que deberían estar recogidos SIEMPRE en cualquier sitio web que se precie. Por poner un par de ejemplos reales, dos tiendas online españolas Zara y El Corte Inglés recogen todos estos aspectos de forma ejemplar en sus páginas web (www.zara.es > +INFO > GUÍA DE COMPRA y http://www.elcorteingles.es > Ayuda > Cómo comprar), de tal forma que sabremos antes de comprar un producto si podremos devolverlo, dentro de qué plazo y qué trabajo y coste económico nos supondrá. En cualquier web en la que estemos interesados, si nos gustan las condiciones que nos ofrecen las aceptaremos y seguiremos adelante con la compra, en caso contrario, cancelaremos el proceso, ya que cómo dice el refrán “Más vale prevenir que curar”.

No obstante, ¿qué podemos hacer si tenemos problemas o conflictos relacionados con un producto comprado de forma online? Si se vulneran nuestros derechos como consumidor, siempre que la empresa se rija por la legislación española, podremos:

Por cierto, para los que no lo sabéis, en España, los consumidores tenemos derecho al desistimiento de una compra online. Se trata de un plazo de 14 días en el que tenemos la opción de devolver los productos adquiridos si por cualquier motivo cambiamos de idea y ya no lo deseamos por no cumplir con nuestras expectativas. Pero como todo en la vida, siempre hay alguna excepción, por lo que recomendamos echar un vistazo a la información oficial publicada en el BOE para tener todos los detalles bajo control: Ley 3/2014, de 27 de marzo. También es posible obtener información muy útil sobre todos estos aspectos en la web de Información al consumidor en España.

Ahora bien, ¿qué pasa si la empresa no se rige por la legislación española? Cuando compramos por Internet, no siempre lo hacemos en páginas españolas. Más de uno y más de dos hemos comprado algún artículo por Internet en alguna web alemana, americana e incluso nigeriana. Si hacemos esto, no tiene por qué suponernos ningún problema siempre y cuando tengamos claras las condiciones de postventa. Es obvio que no es lo mismo, por ejemplo, asumir los gastos de devolución de un producto en territorio nacional que en un país extranjero, ¿verdad? Además, en caso de problemas, la legislación por la que se rige una determinada web puede complicarnos mucho la existencia. Imaginaros que las reclamaciones de una determinada tienda deben ponerse en Hong Kong, podemos ir dando por perdido nuestro dinero… A continuación ponemos un ejemplo de lo que recoge los términos del servicio de una famosa tienda online china y otra americana.

Legislación americana

Legislación china

En definitiva, cuando compremos por Internet debemos hacerlo con cabeza y no de forma impulsiva sin tener controlados todos los aspectos que acompañan a ésta. Al fin y al cabo, no es muy distinto a lo que hacemos en nuestras compras fuera del mundo online. Si compramos una camiseta a nuestro sobrino en una tienda de souvenir en Venecia, la posibilidad de devolución en caso de que no le sirva o le guste es muy complicada (nadie se plantea volver hasta la ciudad para cambiarla o devolverla), por lo que asumimos en estos casos el riesgo. Sin embargo, si compramos un producto caro, nos aseguramos que sea en una tienda que nos de confianza y nos ofrezca unas garantías de devolución o cambio para que si surge algún problema, se pueda solucionar.

Comprar por Internet de forma segura y con garantías es fácil si tú quieres.