Con la aparición de Windows 10 diversos medios han escrito sobre sus opciones de privacidad y su configuración por defecto. Muchos han calificado las políticas como no adecuadas para la privacidad del usuario. ¿Por qué? Sigue leyendo y lo sabrás.

Este sistema operativo es considerado por la mayoría de medios como el mejor sistema operativo publicado por Microsoft, pero la configuración por defecto de algunas características relacionadas con la privacidad y ciertas funcionalidades han levantado bastantes suspicacias, al igual que ciertas aplicaciones y servicios que aún no se conoce de forma precisa su funcionamiento.

El hecho de que una empresa registre información del usuario no es ni nuevo ni raro. Compañías como Apple, Google, Facebook lo hacen continuamente y es notorio por las noticias que genera. Pero no solo compañías tecnológicas también otras de sectores como comunicación, textiles, telefónicas, de energía, etc. utilizan los datos que obtienen de sus usuarios de forma consciente o no consciente para ellos con el objetivo de “adaptarse o mejorar el nivel de servicio al cliente”. Según ellos ponen en valor un activo que hasta hace unos años no se tenía tan en consideración y que en este momento está disponible gracias al avance de determinadas tecnologías.

Toda esta información que recopilan la usarán para:

  • Elaborar un perfil que defina al usuario con vistas a la publicidad dirigida.
  • Incorporar conocimiento de sus servicios, mejorando, por ejemplo, el funcionamiento de servicios como Cortana (asistente personal inteligente) y el reconocimiento de escritura manual.
  • Elaborar informes de situación, tendencia, estudios de mercado para localizar puntos de interés, de forma que les indique la dirección a seguir en cuanto a servicios y productos.

Pero el problema que han destapado muchos técnicos en ciberseguridad, no es la recopilación de datos en sí, sino la configuración que trae por defecto y el hecho de que el usuario no es consciente de lo que está pasando con sus datos y ciertos procesos, para que pueda decidir si quiere ese tipo de tratamiento o no, ya que el único propietario de los datos es el usuario.

El nivel de privacidad configurado por defecto, no es considerado adecuado por muchas personas, y se puede comprobar con la cantidad de herramientas para configurar la misma en Windows 10 que han aparecido en muy poco tiempo. Aunque las opciones se pueden configurar manualmente en el menú de ajuste “Privacidad”, estas aplicaciones lo hacen de forma automática.

Para poder configurar las opciones de privacidad, debemos ir a los menús de ajustes de Privacidad, configurando las opciones según se crea conveniente.

Captura de pantalla, opciones de privacidad en Windows 10

Otro de los aspectos que está preocupando es el tema relacionado con las búsquedas, tanto usando Cortana como la búsqueda desde el menú de inicio. Se ha probado que incluso desactivando Cortana, sigue estableciendo comunicaciones con los servidores de Microsoft. Aunque según la propia Microsoft "Este es el tipo de función que los usuarios pueden desactivar en cualquier momento. Microsoft no recoge información personal a través de esta característica. Lo que se recoge tiene solo fines de mejora de procesos.” Como veis, sigue siendo un tema muy problemático para la privacidad.

El navegador Edge también tiene una serie de opciones que conviene al menos conocer como son: permitir que Cortana ayude a Microsoft Edge, mostrar sugerencias de búsqueda y proteger mi Pc contra las descargas y sitios maliciosos. Los primeros envían información para completar el “perfil” del usuario y mejorar las búsquedas, el último protege nuestra navegación, a cambio de saber que páginas vemos. Estos ajustes sólo son válidos para Edge.

Las actualizaciones también han dado mucho que hablar, Microsoft impuso que en ciertas versiones del sistema operativo, éstas se descargaran e instalaran de forma transparente al usuario, de forma que no se puede configurar como se hará. Esto, aunque el fin que persiguen es muy beneficioso para el usuario, también ha despertado cierto recelo porque trae “regalo”. Microsoft podría usar equipos como miembros de una red P2P para distribuir las instalaciones más rápidamente usando equipos de usuarios junto con los propios servidores para ello. Desde luego, no gusta la idea de que una compañía use recursos de clientes para atender a otros clientes. Por otro lado, el hecho de tener que instalar todas las actualizaciones, y no poder prescindir de alguna no ha convencido a algunas personas, refiriéndose en concreto a posibles limitaciones en la ejecución de algún software o uso de hardware instalado en el sistema, esto ha provocado que Microsoft publique una actualización para solucionar este problema.

Otro punto que ha coleado también ha sido el tema de la actualización a Windows 10. En teoría, salía un icono en la barra de tareas del ordenador del usuario, de forma que cuando estuviera disponible, y se hubiera solicitado, se descargaría el nuevo sistema operativo y nos lo indicaría para hacer la actualización, en caso de que la quisiéramos instalar. Se ha comprobado en varios casos (Microsoft lo ha reconocido abiertamente), que el nuevo sistema se descarga, hayas seleccionado que lo haga o que no. Microsoft ha alegado que lo hace para que la distribución del sistema operativo a gran escala prevista sería muy complicada, de forma que usan “recursos de los usuarios” para acelerar el proceso a otros. Esto cuanto menos es cuestionable, ya que están almacenando información en nuestro equipo sin nuestro conocimiento ni permiso, no es una acción que se pueda considerar adecuada, y se puede modificar la configuración por defecto para que no lo haga.

Otro asunto que ha levantado polémica, es que algunos sistemas se han actualizado a Windows 10 automáticamente. Ha sido debido a un fallo en la configuración de la actualización, debería hacerse de forma voluntaria, y por defecto, estaba configurada para hacerse de forma automática. Microsoft ha comunicado que está solucionando el problema.

Por último, uno de los puntos que más ha preocupado, por lo sensible del tema, ha sido el reporte de la actividad de las cuentas de menores a los padres, aunque éstos no lo hayan solicitado En este informe se incluye el tiempo de uso del equipo,  que páginas web visitan y a qué hora lo hacen, también se registra que aplicaciones usan cuando las usan y durante cuánto tiempo. Esta opción se puede desactivar de forma manual desde la administración de cuentas de menores.

Todas estas quejas han provocado que desde Microsoft se hayan emitido varios comunicados, y se haya publicado algún post al respecto, como por ejemplo  Privacy and Windows 10 de Terry Mayerson, en el cual, expone que “los datos que recopila Windows 10, son para mejorar el funcionamiento de las aplicaciones, pero que en cualquier caso, el usuario decide que datos se van a recopilar”.

Por otro lado clasifica los datos que se recopilan en 3 tipos:

  1. Datos de seguridad y confiabilidad
  2. Datos de personalización
  3. Datos publicitarios (no recolectados)

Los datos de seguridad y confiabilidad recogen datos sobre fallos de aplicaciones y un “ID de dispositivo anónimo” que se analizan para mejorar el funcionamiento de las aplicaciones y servicios. También, según ellos, se están tomando medidas para que no se recopilen datos personales como correos, nombres o cuentas personales.

Respecto de los datos de personalización, corresponderían a los necesarios para mejorar el uso de ciertas aplicaciones y servicios que serán mejores cuanto más se adapten al perfil del usuario, por ejemplo el asistente personal, búsquedas, sugerencias, en cualquier caso se puede configurar este aspecto, pero hay que tener en cuenta que limitará la experiencia de usuario.

En cuanto a los datos publicitarios, no se recolectan, a diferencia de otras plataformas que monitorizan el contenido de los correos, comunicaciones y ficheros para ofrecer publicidad personalizada.

Algunos de estos “fuegos” están siendo “apagados” por parte de Microsoft mediante comunicados y detallando ciertas circunstancias, no obstante este tipo de cuestiones ha eclipsado en parte el lanzamiento de los que muchos expertos consideran el mejor sistema operativo que ha sacado Microsoft.

Por nuestra parte aconsejamos al usuario que las opciones de privacidad del sistema operativo las configuren según su criterio. La solución ideal sería alcanzar un equilibrio entre los datos compartidos y los servicios recibidos. Compartir demasiado puede tener riesgos sobre nuestra privacidad, no compartir nada puede mermar las prestaciones de ciertos servicios o aplicaciones. En cualquier caso, el usuario siempre debería tener conocimiento previo de TODAS las opciones de privacidad, antes de instalar cualquier sistema, para que él sepa y decida qué va a compartir y con quién.

Microsoft tiene una página de soporte en la cual podemos plantearle cuestiones sobre la privacidad (última opción) entre otras. Si tenéis dudas, sugerencias o comentarios es el sitio adecuado para hacerlo.