¿Sabías que cuando usas mensajería instantánea puedes disponer de opciones de autodestrucción? De este modo, tus contactos no podrán guardar una copia de los mensajes y fotos que les hayas enviado.

Cuando intercambiamos información con nuestros contactos, hemos de saber que nos exponemos a ciertos riesgos. Es importante que los conozcamos y que seamos cuidadosos con lo que compartimos. Además, tratando de reducir estos riesgos, los programadores de aplicaciones de mensajería instantánea nos ofrecen nuevas posibilidades para proteger nuestras conversaciones.

Algunas de ellas son la opción de chat privado o secreto para que nadie ajeno a la conversación pueda espiarla, o la autodestrucción de mensajes. En el post de hoy tratamos precisamente de esta funcionalidad de autodestrucción de mensajes, que consiste en que los mensajes que enviamos, una vez son leídos por el receptor se borran de su dispositivo. Así, si lo pierde o se lo roban, nadie podrá acceder a la información que le hayamos enviado.

Por el momento, Telegram y Snapchat ofrecen la opción de la autodestrucción de mensajes. Y a buen seguro, otras muchas aplicaciones de mensajería instantánea se irán sumando a la lista.

Saber que utilizamos una aplicación que autodestruye los mensajes que enviamos una vez nuestro contacto los ha visto, nos da una cierta tranquilidad, ya que parece que nadie más va a tener acceso a nuestro mensaje, ni siquiera nuestro contacto podrá volver a verlo después. Es decir, si utilizamos estas funcionalidades para enviar por ejemplo una foto, sabemos que un tiempo después de enviada se borrará y ya nadie podrá volver a verla.

Pero hemos de ser conscientes de que esto no es un mecanismo 100% eficaz para garantizar la seguridad y la privacidad. En el momento que enviamos un mensaje o una fotografía, deja de estar bajo nuestro control. Aunque se autodestruya, nuestro contacto tiene a su alcance mecanismos para copiarlo antes de que la aplicación lo elimine. Y una vez él tenga una copia, podrá compartirla o hacerla pública sin nuestro consentimiento.

Por tanto, aunque la opción de autodestrucción de mensajes es una buena herramienta en algunos casos, debemos ser conscientes de que incluso si la usamos nos exponemos a ciertos riesgos.

En el vídeo de hoy conoceremos estos riesgos y cómo podemos protegernos frente a ellos.