Nuestros Smartphones se están convirtiendo en auténticos almacenes de aplicaciones que apenas usamos y que además, en ocasiones, son descontinuadas por los programadores que las han diseñado y no se actualizarán jamás pero… ¿Sabemos si son seguras?

¿A cuántos de nosotros algún conocido, familiar o amigo, con toda la buena intención del mundo, nos ha recomendado alguna aplicación para instalar en nuestro Smartphone o Tablet? Probablemente a la inmensa mayoría de los que están leyendo este artículo por no decir a todo el mundo. ¿Y qué es lo que solemos hacer a continuación? Pues normalmente instalarla. En ocasiones porque la app es de nuestro interés y otras porque tenemos al cuñado o amigo de turno a nuestro lado “hostigándonos” para que la descarguemos y la probemos cuanto antes y, normalmente, lo hacemos.

Generalmente, las aplicaciones que descargamos suelen tener un objetivo sobre todo lúdico y funcional. Esto quiere decir que en su mayoría se trata de videojuegos, apps que nos permiten visualizar películas, programas de TV, conseguir wifi gratis y un largo etcétera. Dejando a un lado la “legalidad y legitimidad” acerca de la visualización de contenidos con Copyright y la funcionalidad, en su mayor parte, estos programas descargados de los repositorios oficiales son inofensivos hablando en términos de seguridad para nuestro dispositivo. Vamos, que no contienen virus. Todo lo más publicidad que se muestra cada cierto tiempo, aunque no se puede descartar lo anterior. En muchas ocasiones estas aplicaciones dejan de funcionar por diversas razones, el programdor descontinua el desarrollo, el acceso al servicio ha cambiado, etc. y lo que los usuarios hacemos es tratar de buscar una con similar funcionalidad que la que teníamos previamente. Pero… ¿nos ocupamos de desinstalar la aplicación anterior? En algunos hay que decir que no. Unas veces porque no sabemos hacerlo y otras por simple pereza, por lo que la solemos dejar de manera permanente en nuestro SmartPhone y pasa a formar parte del listado de iconos que visualizamos en nuestro día a día cuando usamos el dispositivo.

Captura de pantalla de múltiples aplicaciones instaladas

Tras unos cuantos meses es posible que hayamos recopilado un buen puñado de aplicaciones (y las que quedan “por venir”) y esto, probablemente, sólo nos resultará molesto cuando en nuestro interfaz móvil no podamos encontrar una aplicación concreta debido al número de iconos que encontramos. El mayor inconveniente de esta práctica habitual es que las aplicaciones que hemos instalado dejen de mantenerse. Esto es que la persona o empresa que las ha desarrollado, deja de ofrecer actualizaciones con lo que vamos a contar con una app que, aunque en algunos casos siga funcionando, es posible que tenga algún fallo de seguridad que nunca se va a resolver. Existe otra “modalidad” de quedarse con aplicaciones obsoletas y es que parte de los usuarios que las han instalado, han visto que si actualizan a una versión más reciente, es posible que pierdan la funcionalidad que disponía. Tremendo error, ya que si parte de la actualización contenía alguna mejora relacionada con la corrección de fallos de seguridad estaremos dejando nuestro dispositivo a manos de los ciberdelincuentes.

El problema de seguridad se puede complicar aún más si además de instalar aplicaciones desde los repositorios oficiales (Google Play, AppleStore, etc.) lo hacemos desde los “no oficiales”. Para esto en caso de que el dispositivo sea Apple tenemos que tener el dispositivo Jailbreakeado con los riesgos que de por sí, esta práctica conlleva. Ya hemos hablado en varias ocasiones de los inconvenientes de la misma ya que en estos markets alternativos se puede encontrar de todo, desde programas legítimos hasta juegos y aplicaciones pirateadas con “funcionalidades extra” que añaden los ciberdelincuentes para infectar nuestros smartphones. No obstante, los repositorios oficiales, tampoco son infalibles al 100% frente a las posibles aplicaciones maliciosas que usuarios malintencionados pueden subir. Google Play  ha sufrido numerosas “incursiones” que han afectado a aplicaciones de dudosa legalidad así como legítimas. Mención especial merece el caso de la Apple Store en el que el año pasado decenas de aplicaciones fueron infectadas por el conocido malware XCodeGhost que se dedicaba a robar información personal y credenciales de todo tipo. Entre estas aplicaciones se encontraban algunas tan útiles como lectores de PDF, mensajería instantánea o descompresores de archivos. ¿Podemos llegar a imaginar qué hubiera ocurrido si Apple no se hubiera dado cuenta del problema y no hubiera retirado las apps? Vale… nos hacemos una idea, pero… ¿y los que las tenían ya instaladas en sus dispositivos? Estos usuarios tendrían que desinstalarlas, modificar las credenciales de todos aquellos servicios a los que hubieran accedido desde la instalación de la aplicación, pero... ¿Quién se acuerda?

Para el supuesto anterior, si un usuario utiliza la aplicación, no se le puede recriminar que ha sido infectado, pero para un usuario que simplemente la descargó, la probó y la “dejó ahí” ¿Qué necesidad tiene de correr ese riesgo? Para evitar este tipo de situaciones, os proponemos una serie de recomendaciones:

  • Descarga las aplicaciones de los repositorios oficiales. Siempre tendrás más garantías de no infectar tu dispositivo
  • Si vas a probar una aplicación, hazlo, y si la funcionalidad no te convence, desinstálala.
  • Revisa de vez en cuando las apps de tu dispositivo para ver si realmente te resulta útil y las estás usando.
  • Si recibes actualizaciones de las apps de tu dispositivo, instálalas.

Además desinstalar las apps de nuestros dispositivos es muy sencillo:

  • En Android, simplemente accede al “administrador de aplicaciones” desde los Ajustes, selecciona la aplicación y pulsa sobre “Desinstalar”. No debemos confundir este proceso con eliminar el acceso directo desde la pantalla principal. Eso no tendría efecto para eliminar la app.
  • En iOS, mantén pulsado el icono de la app que quieres eliminar y a continuación, pulsa sobre la “x” que aparece en la esquina superior izquierda.

Desinstalar aplicaciones iOS y android

Ten en cuenta toda la información que te hemos ofrecido en relación a este tema y si sigues nuestros consejos, no sufrirás el síndrome de “DiAppgenes”.