A veces nuestro ordenador tiene un funcionamiento anómalo en cuanto a velocidad, webs que se cargan solas, páginas de inicio modificadas, antivirus que se desactiva, servicios que no funcionan, por eso, hemos de analizarlo y tratar de solucionarlo.

Recientemente publicamos un artículo sobre este mismo tipo de problemas en dispositivos móviles y para completar el abanico, hoy lo hacemos sobre ordenadores. Básicamente están afectados por las mismas problemáticas, que son, como hemos indicado al inicio: webs que se cargan solas, servicios que no funcionan, dispositivos ralentizados, etc., con una problemática añadida en algunos equipos, la obsolescencia. En los dispositivos móviles, este aspecto no afecta tanto ya que generalmente, la vida útil de un móvil es bastante menor que la de un ordenador.

Resumiendo, el rendimiento en un PC puede disminuir por varias razones, la primera es la obsolescencia, otra importante es la saturación de aplicaciones instaladas, ya que muchos usuarios llenan el disco duro, lo que impide un funcionamiento fluido, y por último, hay casos en los que el malware impide que el equipo desempeñe su función de forma adecuada. A continuación, vamos a explicar cómo podemos solucionar todos estos problemas.

 

1. Disminución del rendimiento: ¡no hay quien trabaje con él!

Estamos hablando de la situación en la que un ordenador tarda mucho tiempo en arrancar y apagarse, también de cuando hay ciertas aplicaciones que tardan mucho en ejecutarse y a veces se cuelgan.

Si el problema es por obsolescencia, es decir, el equipo se ha quedado viejo, lo mejor es consultar a un experto en hardware, ya que en ocasiones, un aumento de memoria y/o la ampliación del disco duro solucionan el problema, pero otras veces no, y deberemos actualizar el equipo entero.

En otros casos, la disminución de rendimiento surge por:

  • Instalar aplicaciones que se cargan al iniciar el ordenador, por ejemplo: antivirus (necesario), software de video, software de la impresora, actualizadores de aplicaciones y otros programas.
  • Ejecución de programas y servicios en segundo plano, que “se comen” el procesador, la memoria y usan internet de forma intensiva.
  • Carga malware que igual que los programas, usan procesador, memoria e internet.

Los programas que se ejecutan, utilizan “recursos” del equipo (procesador, memoria e internet), por eso cuantos menos tengamos ejecutándose, más velocidad conseguiremos.

Otra consideración a tener en cuenta sobre los programas es que cuando se instalan ocupan sitio en el disco, y si tenemos el disco muy lleno, el sistema se ralentiza. Por tanto, al igual que en los smartphones si una aplicación no la usamos, mejor desinstalarla.

Y por último, al instalar y desinstalar aplicaciones, juegos etc. el sistema se puede deteriorar por ir “dejando rastros” de ficheros no eliminados, y entradas en el registro que los programas de desinstalación no eliminan. Por este motivo, es importante limpiarlo periódicamente. Hay programas para limpiar que permiten:

  • Eliminar ficheros temporales.
  • Limpiar la memoria caché de los navegadores.
  • Reparar errores en el registro.

Muchos de estos programas también permiten gestionar los programas que se cargan al iniciar el sistema, es importante desactivar todo lo superfluo, pero eso sí, antes de eliminar un programa que se inicia al arrancar el equipo, es mejor bloquearlo (sin borrar), por si era imprescindible para el correcto funcionamiento del equipo. Programas de limpieza se pueden encontrar en la sección de herramientas gratuitas de la OSI como por ejemplo: Argente Utilities y Ccleaner. Para los más avanzados, también existen programas para desinstalar aplicaciones de forma más eficiente que el gestor de programas del sistema, por ejemplo, REVO Uninstaller Free Portable.

Una vez que hemos quitado aplicaciones y reparado errores, nos debemos fijar en el espacio que hay en la partición del sistema ya que cuanto más sitio libre haya, mejor. Para ver cuánto espacio libre queda seguiremos estos pasos:

Explorador de Windows > Botón secundario en la partición del sistema (generalmente C) > Propiedades

Propiedades del disco local (C:)

En caso de que la partición del sistema esté muy llena, es mejor mover documentos, música, películas, etc. a otra partición o a un disco externo. Después de hacer esto, es conveniente “desfragmentar” la partición. La desfragmentación organiza los datos de los archivos para que su acceso requiera menos tiempo, consiguiendo que el equipo funcione de manera más fluida. Para desfragmentar un disco se puede usar la aplicación nativa de Windows desfragmentador de disco:

Inicio > Programas > Accesorios > Herramientas del sistema > Desfragmentador de disco

Desfragmentador de disoco

También se pueden utilizar para desfragmentar el disco aplicaciones de terceros como Defraggler o MyDefrag.

 

2. Infección por malware: ¡el equipo está infectado!

El malware, en general son programas que nos entran o “metemos” en el ordenador sin ser conscientes de ello, y cuyo objetivo varía dependiendo de las funcionalidades que posean. Algunos ejemplos:

  • Capturar lo que escribimos: usuario y contraseña, tarjeta de crédito, cuenta bancaria… (keylogger)
  • Monitorizar las páginas web que visitamos.
  • Cifrar los ficheros que almacenamos en el equipo para pedir posteriormente un rescate a cambio de la clave de descifrado (ransomware).
  • Convertir nuestro ordenador en un zombi para manipularlo a su antojo.

¿Cómo “entran” los virus en el ordenador? Bastante fácil, los ciberdelincuentes nos engañan para que los instalemos nosotros mismos apoyándose en trucos de ingeniería social. Algunos ejemplos:

  • Descargando un fichero simulando ser un ZIP, PDF, DOC, XLS…:
    • Adjunto a un correo electrónico.
    • A través de aplicaciones de mensajería instantánea (Telegram, Whatsapp…).
    • A través de las redes sociales.
  • Descargando un fichero de Internet pensando que es una cosa cuando en realidad es otra.
    • Cracks, keygens, “medicinas” para otros programas.
    • Reproductores de vídeo o plugins para video/audio o de streaming.
    • Falsas actualizaciones de programas (Flash y Java son los preferidos).
  • Introduciéndolos desde algún soporte externo (sin conocimiento por parte del usuario):
    • Pendrive, disco extraíble, tarjeta de memoria…
    • CDROM/DVD.

Una vez que hemos “metido el programa” en el equipo, hay que ejecutarlo para que infecte nuestro equipo, esa es la parte más sencilla, ya que si nos han engañado para descargarlo, vamos a hacer doble clic en ellos sí o sí, quedando nuestro equipo infectado.

Para comprobar si nuestro sistema tiene malware instalado, vamos a usar algunas herramientas aparte del antivirus de escritorio ya que muchas veces el malware lo bloquea. Para ello, usaremos programas de detección y limpieza. Algunos ejemplos de  este tipo de software son: Malware Bytes Anti-malware, y las herramientas que se facilitan desde el Servicio Antibotnet (incluyen instrucciones de uso). Una vez limpio el equipo, comprobaremos que nuestro antivirus está actualizado y funcionando.

¿Cómo evitamos que el malware llegue a nuestro equipo?

  • Borraremos correos y mensajes que no sean para nosotros.
  • No haremos clic en enlaces que se faciliten a través del correo electrónico.
  • Si el remitente es desconocido, no descargaremos los ficheros adjuntos, en caso de duda, comprobaremos todos los adjuntos con servicios como virustotal o Jotti.
  • Evitaremos instalar software “pirata”.
  • Evitaremos descargar contenido de páginas de dudosa credibilidad.

 

3. Intrusión en el ordenador: ¿Me han “hackeado” el ordenador?

Esta situación se produce cuando una persona, de forma premeditada instala algún programa que monitorice o espíe la actividad de un ordenador de otra persona, a estos programas se les denomina RAT (Remote Access Tool o herramientas de administración remota).

Esta actividad en España, dependiendo del objetivo que se busque, puede ser delito, por lo que quien la realiza o colabora en su realización puede incurrir en un delito penado con incluso cárcel.

No obstante, determinar quién, cómo y cuándo... puede ser difícil, en cualquier caso sería necesario hacer una investigación por parte de profesionales de la informática forense. El coste en tiempo y dinero solo es justificable en ciertos casos. Los programas que usan, en la mayoría de casos no son detectados como malware.

Para solucionar este tipo de problema, debemos proceder como si de una infección de malware se tratara, por tanto, habría que seguir los pasos indicados en el segundo apartado.

 

4º Mis problemas no se han solucionado con las indicaciones anteriores...

Si las soluciones proporcionadas a los problemas anteriores no funcionan, debemos usar opciones más “intensas”. Por ejemplo, en el caso de una infección por malware, otra opción  es utilizar un antivirus en formato CD/USB de arranque de manera que en lugar de arrancar el sistema operativo del ordenador, se inicia con el sistema del antivirus, así se podría eliminar el malware. Programas de este tipo son el Panda Cloud cleaner en versión USB y CD de inicio, otra alternativa es Kaspersky Rescue Disk 10, también éste último tiene versión para USB y en esta página explican en castellano cómo hacerlo.

Si el problema es de rendimiento, o bien una infección que no quita ni siquiera los antivirus de arranque, debemos pasar a restaurar el sistema a una fecha que el equipo funcionara de forma adecuada. Si se utiliza esta vía, para evitar pérdida de información, mejor hacer antes una copia de seguridad.

En el caso de que no se solucione el problema de ninguna de las formas explicadas, se puede recurrir al formateo y la reinstalación del sistema. Importante que este proceso lo haga alguien con suficientes conocimientos técnicos para evitar problemas. Esta acción supone pérdida de toda la información almacenada en el equipo, por tanto, habrá que asegurarse de que tenemos copias de seguridad de toda la información que queramos preservar en el tiempo.

 

Resumiendo, el mal funcionamiento de un equipo puede deberse a diversas causas, pero podemos tomar varias medidas que puedan ayudarnos a solucionarlo:

Para más información, podéis consultar el contenido de nuestra web desinfecta tu ordenador o escribirnos al buzón de contacto, a través del cual intentaremos ayudaros a resolver vuestras dudas.