Periscope es una aplicación que se ha puesto de moda a raíz de que empezara a usarse por famosos deportistas pero hay que ser consciente de los riesgos para tu privacidad y la de los que te rodean cuando se hace uso de ella.

Periscope es una app pensada para retransmitir video en directo «livestreaming». En poco  tiempo ha ganado mucha popularidad y ya cuenta con más de diez millones de usuarios solamente en Android. Esta app fue lanzada en mayo de 2015 y debido al éxito que tuvo fue comprada por Twitter, siendo la app de «streaming» en directo más usada.

Para poder hacer streaming en directo con Periscope es necesario ser usuario de Twitter por lo que tenemos que haber aceptado sus condiciones y política de privacidad. Además de las condiciones citadas anteriormente Periscope se reserva el derecho a eliminar contenido o dar de baja una cuenta que no siga sus reglas de la aplicación y los términos de servicio. Algunas de las reglas de la app más destacadas son:

  • No se permite publicar contenido pornográfico, abiertamente sexual, incitación a la violencia o a las actividades delictivas.
  • No se permite el abuso o el acoso a los demás.
  • Prohibido publicar información confidencial o privada.
  • No se puede personificar o enviar spam a otros usuarios.
  • No se puede retransmitir contenido bajo derechos de autor o copyright.

El objetivo con el que se creó Periscope es retransmitir video en directo aunque estos pueden ser visualizados hasta 24 horas después de su creación. Todos los streaming realizados tienen unas una serie de características como veremos a continuación:

  • Privacidad. Periscope permite realizar streaming públicos que serán visibles por cualquier persona, esté registrado o no en la app, siendo este el modo por defecto. La segunda opción que permite es hacer un streaming privado para únicamente los usuarios que elijas.
  • Publicación en Twitter. Esta app es propiedad de la red social Twitter y como forma de publicitarla cada streaming que se hace por defecto será publicado en el perfil del usuario al que está vinculado. También es posible denegar el permiso.
  • Chat abierto. De forma predeterminada cualquier usuario de la app puede realizar comentarios aunque es posible limitar esta funcionalidad únicamente a la lista de usuarios a los que sigues.
  • Geolocalización. Periscope permite geolocalizar una retransmisión por medio de las funcionalidades que tienen integradas los smartphones, esta característica está deshabilitada por defecto aunque en el momento que ha sido habilitada una vez, queda activada por defecto, a menos que se desactive en la configuración del dispositivo.

Privacidad en Periscope

Esta aplicación, usada de manera inadecuada o sin pensar antes de publicar, conllevaría una serie de riesgos para la privacidad de la persona que está realizando el streaming y para la gente de su entorno que aparezca en la grabación ya que la retransmisión se realiza en directo y, con su configuración por defecto, puede ser visible por cualquier persona:

  • Los streaming pueden ser públicos o privados siendo la primera opción la habilitada por defecto. Esta característica puede llevar a accidentes, si no se presta la atención necesaria una retransmisión privada puede ser vista por cualquier persona con la consiguiente repercusión que ello implica.
  • Por defecto, si no lo hemos configurado, los streaming serán notificados en Twitter.  Si tienes la cuenta abierta cualquiera puede saber que estás haciendo en un momento determinado. Además se puede identificar a la persona y obtener bastante información personal de ella ya que en Twitter mucha de la información personal es pública.
  • Los comentarios publicados en la app serán visibles por todo el mundo siempre que se dejen habilitadas las opciones por defecto. Además Periscope guarda un historial que puede ser consultado sobre que usuarios han visto la retransmisión, diferenciando si lo han visto en directo o en diferido.
  • Periscope permite la geolocalización. Esta característica puede ser peligrosa ya que si unimos la retransmisión en directo junto a la información de nuestra ubicación se puede localizar  a una persona con una aproximación bastante exacta.
  • Retransmitir en directo conlleva riesgos, por lo que un usuario, de manera consciente o accidental puede mostrar a todo el mundo contenido privado o confidencial como números de tarjeta, información personal, direcciones físicas, etc. Al ser visto en tiempo real no hay posibilidad de editarlo y el daño ya estará hecho.
  • Algunos usuarios buscan obtener un beneficio de este servicio por ejemplo retransmitiendo spam, es decir, haciendo emisiones de streaming con el único objetivo de llevar a los espectadores a una web o servicio distinto a Periscope donde también podrían difundir malware.
  • Esta app si es usada de forma asidua sin estar conectado a una red WiFi tendrá una gran repercusión en el gasto de la tarifa de datos.

Conclusión

Realizar un streaming en directo tiene riesgos para ti y para los que están a tu alrededor. Se consciente de ello y no difundas más información de la necesaria ya que esta podría ser accesible a todo el mundo y en directo, y como sucede en muchas ocasiones, una vez se hace es muy complicado volver atrás o eliminar la información.