Comienzas a planificar las vacaciones, y los ciberdelincuentes también. Una de las estafas más utilizada para los periodos vacacionales son los falsos alquileres. Sabemos los trucos que utilizan y vamos a contártelos para que estés informado.

Comienza la primavera, y como somos previsores vamos planificando nuestras vacaciones de verano. Sabemos que los primeros que escogen piso se llevan los mejores y más baratos, pero los malos también lo saben y por tanto, también adelantan su ya tradicional “campaña de falsos alquileres veraniegos” publicitando pisos de alquiler en diversas páginas web dedicadas a este propósito. Aunque éstas tienen sistemas para vigilar que no se publiquen anuncios con alquileres fraudulentos, es inevitable que de vez en cuando se cuele alguno.

¿CÓMO PREPARAN EL ENGAÑO?

Hay una serie de pautas que normalmente siguen y que pueden ponernos en alerta:

  • Utilizan fotos de otros pisos, adquiridas de otras webs.
  • Publican los anuncios en zonas de alta demanda, en verano se centrarán en zonas de gran afluencia de turistas, sobre todo la costa.
  • El propietario está en el extranjero y por algún motivo no nos lo puede enseñar.
  • Usan intermediarios para entregar el contrato y las llaves. Estos intermediarios nunca son inmobiliarias físicas. En ocasiones, utilizan el nombre de servicios muy conocidos como es el caso de Airbnb.
  • Siempre meten prisa, nos dirán que hay otros interesados, que si lo queremos que enviemos el dinero rápido.
  • Nunca ponen reparos a nada, ni mascotas, ni número de personas, ni alguna modificación o complemento que pidamos.

¿CÓMO LO REALIZAN?

  1. Una vez publicitado el anuncio, cuando alguien les contacta les sueltan «la historia»: características del piso, el precio y la forma de operar, como mencionábamos antes, mediante un intermediario.
  2. Si el usuario está de acuerdo, el intermediario se pondrá en contacto con él mediante un correo electrónico, en el cual se le comunicarán todos los detalles precisos.
  3. En ese correo, falseado por supuesto, se indicará al usuario la forma de hacer el pago de la fianza y de la primera mensualidad vía Moneygram, Western Union ya que son sistemas de difícil rastreo. Le adjuntarán un contrato de alquiler del piso que debe rellenar y volver a enviar.
  4. También se indica que el intermediario les entregará las llaves y realizarán la inspección para comprobar el estado del piso. Como intermediario, utilizarán alguna empresa conocida como Airbnb, que está relacionada con los alquileres y así dota de mayor credibilidad al fraude.
  5. Una vez que el usuario envía el dinero, en principio se acabaron los contactos, ya tienen lo que querían, el dinero.

¿CÓMO DENUNCIAR?

  1. Si hemos sufrido un timo de este tipo, debemos acudir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y poner una denuncia.
  2. No estaría de más realizar una captura de pantalla donde se muestre el anuncio del piso. En algunos casos es posible obtener una «copia certificada electrónicamente» de la página donde se muestra el anuncio, con servicios como egarante, que enviando un correo electrónico a websigned@egarante.com y poniendo la URL como asunto, nos manda por correo electrónico un documento PDF con la foto de la web, firmada digitalmente y sellada en el tiempo, de forma que podemos demostrar que ese anuncio existía en ese momento.
  3. También debemos ponerlo en conocimiento del sitio web de anuncios para que lo bloqueen y no puedan engañar a otros usuarios.

¿SE PUEDE RECUPERAR EL DINERO?

Como en la mayoría de fraudes se utilizan compañías de envío de dinero en efectivo, que no requieren la identificación de emisor ni receptor o de hacerlo, se puede falsear el nombre, recuperarlo será prácticamente imposible.

En el caso de transferencias, ocurre algo parecido si se trata de cuentas bancarias en el extranjero, en países “poco colaboradores.

CÓMO ASEGURARSE DE QUE NO ES UN FRAUDE

Realmente determinar que no sea un fraude puede ser complicado si no podemos ver el piso, por tanto, tenemos que fijarnos en:

  • Precio, en caso de ser muy barato, ponernos «en guardia» y comprobar más cosas.
  • Correos mal escritos, teléfonos extranjeros (el prefijo español es +34).
  • Problemas para enseñar el piso. Aunque no podamos ir a verlo, el propietario no lo sabe, podemos intentar quedar para ver el piso, y comprobar cómo reacciona. Aunque luego contactemos para anular la visita, eso sí, con tiempo.
  • Informarnos en las inmobiliarias de la zona destino, si nos ofrece el servicio de comprobar el piso por nosotros (esto implicará un coste).
  • Pagos a través de servicios de envío de efectivo, o transferencias a cuentas de países extranjeros, ¡Cuidado!
  • Buscaremos la dirección del piso en Google. A veces el resultado aparece relacionado con alguna noticia, foro de opiniones de otros usuarios, etc.
  • Buscaremos la dirección en StreetView, obviamente no veremos el piso, pero sí que podemos ver negocios, y podremos contactar con ellos para pedirle información sobre el piso o propietario.
  • Fotos del piso, podemos buscarlas en Google images y comprobar si aparecen en otros anuncios, lo que podría significar que se han copiado. También es importante que si tienen marcas de agua, correspondan con las del sitio que buscamos, si pone pisos.com y estamos en Idealista…. mala señal.
  • Podríamos pedir alguna foto particular del piso (que nos la mande por WhatsApp, por ejemplo). Puede ser una buena idea que nos muestre una vista de la cocina con la nevera abierta, por ejemplo, o que muestre la calle, y la comparamos con la vista de StreetView. Si  se trata de un falso alquiler no las enviarán.
  • También podemos solicitarle un recibo de electricidad, de agua o de basura del piso (una foto enviada por Whatsapp valdría) para comprobar que es el propietario, además de que el titular del recibo será la persona a la que enviaremos el dinero (el titular de la cuenta) y es posible que también venga el banco (la cuenta no suele aparecer completa) pudiendo relacionar dirección del piso/titular/banco (y algún dígito de la cuenta).
  • Si te dan una cuenta para ingresar el dinero, pídele el nombre de los titulares, y coteja con el recibo o recibos que te hayan enviado. Si es posible acude al banco destinatario (o llámales por teléfono) y pídeles confirmación de que esa cuenta tiene esos dos titulares. Incluso puedes decirles que dudas de que la cuenta sea correcta.
  • Pide un teléfono fijo si tienen. Una línea fija va asociada a un titular y a un domicilio real.

Si necesitas más información, este tema lo hemos tratado en otros artículos de la OSI. No dudes en visitarlos: