El phishing es una de las técnicas más usadas por los ciberdelincuentes para obtener información personal y datos bancarios. En la siguiente infografía te mostramos los casos más comunes y cómo protegerte de este tipo de ataques.

En el artículo “El phishing. La moda que nunca pasa” te ofrecimos una introducción acerca de lo qué es un phishing, qué tipo de artimañas usan los ciberdelincuentes y cuál es su objetivo. La mayoría de los phishing, independientemente de la entidad a la que suplanten, se realizan normalmente por medio del correo electrónico o del SMS y, aunque los dos canales anteriores son los más comunes, en la actualidad también es posible recibir phishing en aplicaciones de mensajería instantánea.

La siguiente infografía muestra de forma gráfica los pasos que siguen los ciberdelincuentes a la hora de perpetrar su delito y cómo engañan a la víctima hasta que esta cae en su trampa. Aunque hay phishing muy bien diseñados y a simple vista no se distingue nada extraño, la mayoría de ellos tienen unas características que permiten su detección. Estos detalles son los que tenemos que tener en cuenta para no caer en la trampa.

Protégete frente a los ciberdelincuentes 'Todos los días pica alguien'. ¿Cómo actuan los ciberdelincuentes? Abres un correo electrónico o SMS pensando que es el banco o de cualquier otro servicio. El mensaje te pide que accedas a su web y facilites tu información personal. Accedes a una web que parece legítima. Facilitas toda la información que te pidieron. Recibes un mensaje de una app de mensajería instantánea deiciendote que has ganado un vale descuento. El mensaje te dice que accedas a una web y facilites tu información personal si quieres conseguir el vale. Accedes a la web y faclitas toda la información. ¿Cómo protegernos de los ciberdelincuentes? Los phishing son fraudes sofsticados pero hay características que los delatan. Solicitudes inusuales, las empresas de verdad no te pedirán tu contraseña como condición para dar un premio. Página sin cifrar y enlace posiblemente falseado. Consecuencias negativas. Mala redacción del mensaje. Frimado por alguien de la organización.