En nuestro ordenador tenemos una serie de ficheros que no valoramos de forma adecuada hasta que los perdemos. Actualmente, con el ransomware llamando a nuestro email, día sí día también, las copias de seguridad no son una opción, son una necesidad.

Lo mismo que los smartphones contienen una gran cantidad de datos personales que nos importan, de igual modo ocurre con los ordenadores. En estos suelen convivir: ficheros personales, copias de seguridad de móviles, fotos de cámaras y en algunos casos ese ordenador contiene ficheros de trabajo. La pérdida de estos datos podría traernos problemas serios por ello, las copias de seguridad son la única forma de garantizar que no se van a perder los datos.

¿Cúales son las amenazas?

Ante la pregunta de ¿cómo se puede perder la información?, tenemos tres respuestas:

  • Por accidente, una eliminación accidental, fallo en el disco duro…
  • Sabotaje, alguien de forma predeterminada elimina esos datos de nuestro equipo por alguna razón.
  • Ransomware, la información almacenada es cifrada, este ataca al hacerse al azar, lo que lo hace mucho más imprevisible y peligroso. En los últimos 3 años ha habido una explosión de diversidad de tipos de ransomware que han cifrado una gran cantidad de discos. Podemos considerarlo lo suficientemente importante como para que entendamos que el riesgo es muy alto y se encuentra entra las opciones más plausibles hoy día para perder los datos.

Como hacer las copias de seguridad.

Una copia de seguridad realmente es una copia de ficheros que hacemos en otro dispositivo o soporte en la que además del fichero se almacena en que carpeta estaba originalmente junto a la fecha de creación, la de modificación, permisos y otros datos del fichero, para poder restaurarla en el sitio y estado original.

Aunque conocemos las otras amenazas o peligros relacionados con los respaldos de datos, debido al problema que está generando el ransomware las únicas copias de seguridad que pueden garantizar la recuperación de ficheros de usuario, son aquellas a las que el ransomware no puede “llegar”, por este motivo necesitamos tener las copias de seguridad de nuestros ficheros en dispositivos como memorias USB o discos externos que solo estén conectados al ordenador en el momento de hacer la copia. La otra alternativa es usar CD/DVD grabables o regrabables, que a estos el ransomware no les afecta.

Un dato muy importante es el tamaño de la copia de seguridad, si en nuestro disco duro tenemos ocupados 400GB y queremos hacer copia de todo, nos ocupará 100 DVD, lo que la hace inviable en ese soporte, tendremos que comprar un disco externo para la copia.

Una vez que tenemos decidido donde hacemos las copias de seguridad, vamos a abrir la aplicación de Copias de seguridad para “programarlas”.

Desde Windows 10: «Inicio» > «Configuración» > «Actualización y seguridad»

Captura del acceso a la opción de actualización y seguridad en Windows 10

«Copias de seguridad» > «Ir a Copias de seguridad y restauración (Windows 7)”.

Acceso a la ventana de copias de seguridad (Windows 7) en Windows 10

Y ya estamos en la ventana de copias de seguridad.

Captura de ventana de Copias de seguridad y restauración (/Windows  7) en Windows 10

Para llegar a esa opción en Windows 7: «Botón Inicio» > «Panel de control» > «Sistema y seguridad»…

Captura del acceso a la opción Sistema y seguridad del panel de control

… «Copias de seguridad y restauración»…

Acceso a la ventana de copias de seguridad y restauración.

… ya estamos en la ventana de copias de seguridad y restauración.

Ventana de Copias de seguridad y restauración.

Hacemos clic en el enlace «Configurar copias de seguridad».

Acceso a configurar las copias de seguridad

Se muestra la ventana de “Configurar copias de seguridad”, aparecen los dispositivos conectados al equipo que podemos usar para almacenar la copia y si lo vamos a hacer sobre un disco externo o USB podemos conectarlo y pulsar el botón «Actualizar».

Selección de la unidad para hacer la copia

En función de qué dispositivo seleccionemos nos puede mostrar algunos avisos como:

  • La copia se hace en el mismo disco del sistema, y si se estropea el disco se perderá la copia.
  • La copia es accesible por cualquiera porqué ese medio no admite establecer permisos en los ficheros.

Nuestro consejo es hacer esas copias en memorias USB o discos extraíbles, que sólo tengamos conectados mientras se hace la copia, o en CD/DVD regrabables.

En nuestro ejemplo usaremos realizar la copia en el disco “D:”, así que seleccionamos esa unidad y hacemos clic en «Siguiente».

Aparece una ventana para elegir qué tipo de copia de seguridad queremos hacer. Seleccionaremos la opción “Dejarme elegir”.

Selección del tipo de copia.

En la siguiente ventana nos muestra qué datos podemos seleccionar. Por defecto se hace de las librerías: Documentos, Música, Imágenes y Vídeos. También incluye otras carpetas adicionales que son: Datos de aplicaciones, Contactos, Escritorio, Descargas, Favoritos, Vínculos, Juegos guardados y Búsquedas, además podemos añadir las carpetas que queramos del disco Una vez que tenemos seleccionadas las bibliotecas y carpetas de las que haremos copia.

Lista de opciones para seleccionar las carpetas para copiar

Debemos desmarcar la opción “Incluir una imagen de sistema de las unidades: reservado para el sistema y C:”. El manejo de imágenes y puntos de restauración se explicarán en otro artículo posterior. De momento el hecho de no hacer la imagen es por cuestión de espacio ocupado y tiempo empleado en la copia.

Pulsamos en el botón «Siguiente».

Captura de quitar la marca a la opción de crear imagen en la copia de seguridad

A continuación, aparece un resumen de la configuración de la copia de seguridad. Hay un aspecto importante en este punto que es relativo a la programación. Por defecto la programación de la copia de seguridad se realiza cada domingo a las 19:00 horas, pero se podría hacer diaria, semanal o mensual, en función del uso que hagamos del ordenador. Lo ideal es ejecutar una copia diaria a una hora en la que normalmente no estemos trabajando con el equipo.

Pulsamos en el botón «Guardar la configuración y ejecutar la copia de seguridad».

Guardando la configuración de la copia y ejecutándola.

En caso de haberla hecho en el propio equipo o en una unidad de red mapeada en el ordenador, es recomendable realizar una copia de seguridad en otro medio que no esté conectado al equipo. De ese modo evitaremos problemas en caso de infección por ransomware.

Cuando finalice la primera copia, obtendremos información sobre la misma, sitio libre para copias, donde se hacen, la programación de las mismas etc.…

copia de seguridad hecha

Si tenemos una copia programada y en ese instante el equipo está apagado no comenzará la copia. Si necesitamos algún tipo de copia de seguridad más completa, podremos utiliza alguna de las aplicaciones de copias de seguridad disponibles en nuestra sección de Herramientas gratuitas.

Conclusión.

La copia de seguridad es la protección más barata, simple y efectiva ante la posible pérdida de datos. Hay que activarlas y programarlas en función del uso del equipo, y no olvidarse nunca de que hay que tener disponer de ellas en dispositivos o soportes desconectados del equipo excepto al realizarla.

Perder una foto puede ser un problema, pero perder el proyecto de fin de carrera es “el problema”.