Imagen de acompañamiento
Algunas acciones que realizamos comúnmente en nuestro equipo personal ¿es seguro hacerlas desde un ordenador público? A continuación te explicamos qué puedes hacer y qué no deberías cuando estés usando estos equipos.

Durante las vacaciones es más habitual utilizar ordenadores públicos, ya que en muchas ocasiones no queremos cargar con nuestro portátil y no podemos utilizar el smartphone. Sea por el motivo que sea, cuando se necesite hacer uso de un ordenador público hay que evitar utilizar ciertos servicios ya que no podemos saber el estado de seguridad del equipo y, entre otras cosas, pueden esconder malware como puede ser un keylogger.

Qué podemos hacer en ordenadores públicos

Lo ideal es utilizar este tipo de equipos para acceder a servicios en los que no tengamos que introducir ningún tipo de información personal (nombres de usuario, contraseñas, datos bancarios, etc.) como por ejemplo para buscar noticias, consultar mapas, rutas o lugares turísticos.

Correo electrónico

Siempre que sea posible evitaremos su uso. En caso de tener que acceder al correo electrónico desde un ordenador público, hay que realizar unas configuraciones previas, en un equipo seguro, para salvaguardar la seguridad y privacidad de la cuenta.

Facilitamos dos maneras diferentes en las que se puede acceder al correo sin poner el riesgo la privacidad y seguridad de la cuenta.

1. Crear una cuenta de correo temporal a la que reenviar todos los correos que se envíen a la cuenta principal. De esta forma, se evita comprometer la seguridad de la cuenta de uso habitual, ya que en ningún momento se estará accediendo a ella.

A continuación explicaremos cómo crear una cuenta temporal a la que reenviar todos los correos recibidos en los servicios Gmail y Outlook por ser los clientes de correo más utilizados por los usuarios según Google Trends.

Estadísticas de uso del correo electrónico

Lo primero que tenemos que hacer es acceder al servicio que queramos y crear una nueva cuenta de correo. Recuerda utilizar una contraseña robusta y diferente a tu cuenta de email habitual, para evitar accesos no autorizados.

Gmail

Para activar el reenvío automático de correos en Gmail, accede la siguiente web:

Reenviar automáticamente a otra cuenta los correos recibidos.

Al finalizar la configuración, se tiene que obtener un resultado similar a este:

Captura de la configuración de un reenvío de correo

Outlook

Para activar el reenvío automático de correos en Outlook accede la siguiente web donde se explica paso a paso cómo hacerlo:

Reenviar mensajes automáticamente a otra cuenta de correo electrónico

2. La verificación en dos pasos en la cuenta de correo temporal es una medida de seguridad extra, muy útil, con la que evitaremos que, si un ciberdelincuente captura nuestras credenciales de acceso al correo electrónico, acceda al mismo ya que se requiere de otro código adicional para terminar el proceso de acceso a la cuenta. Esta segunda clave puede obtenerse de diferentes formas: a través de un SMS a un número móvil asociado a la cuenta, una llamada de voz, correo electrónico o una app.

Gmail

Si quieres saber más acerca de cómo activar la verificación en dos pasos en Google accede a la siguiente web:Añadir verificación en dos pasos.

Outlook

Para activar la verificación en dos pasos en la cuenta e Outlook accede a la siguiente web: Contraseñas de aplicación y verificación en dos pasos.

Redes sociales

Como sucede con el correo electrónico, siempre que sea posible evitaremos su uso en ordenadores públicosya que simplemente para acceder, es necesario aportar información confidencial como usuario y contraseña. Además, en los perfiles hay disponible gran cantidad de información personal por lo que no es recomendable acceder a ella desde un equipo en el que no podemos tener confianza. ¿Qué pasa si hay instalado un virus capaz de ver y almacenar la información publicada en nuestro perfil? o ¿si dejo la sesión sin cerrar al marchar?

Si tras las anteriores indicaciones consideramos que es asumible el riesgo, es importante aplicar unas medidas de seguridad previamente y, por supuesto, también desde un equipo de confianza.

Opciones de seguridad en Facebook

Esta red social cuenta con un menú en exclusiva para configurar la privacidad y seguridad de la cuenta. Para ello, una vez logueados, nos dirigiremos a la parte superior derecha de la pantalla y seleccionaremos con el ratón el icono con forma de flecha. A continuación, haremos clic sobre la opción “Configuración”.

Captura de la configuración de Facebook

En el menú lateral izquierdo de la nueva ventana, seleccionamos la opción “Seguridad” para configurar todas las opciones disponibles en la red social. Algunas interesantes son:

  1. Las “Alertas de inicio de sesión”, que avisan al propietario de la cuenta cuando alguien inicia sesión desde un dispositivo no reconocido.
  2. Las “Aprobaciones de inicio de sesión” que es el sistema de verificación en dos pasos que tiene Facebook.
  3. “Donde has iniciado sesión” que muestra una lista con la fecha y hora de acceso, la ubicación y el dispositivo desde el que se accedió.

Para obtener más información sobre todas las configuraciones disponibles, se puede consultar directamente la web de soporte y ayuda de la red social.

Pantalla de configuración de seguridad de Facebook

Opciones de seguridad en Twitter

En Twitter también se puede activar la verificación en dos pasos. Si nos dirigimos a la parte superior derecha de la pantalla, hacemos clic en el icono de nuestro perfil y seleccionamos la opción “Configuración” accederemos a una nueva ventana en cuyo lateral izquierdo encontraremos un menú con distintas opciones, entre ellas la de “Seguridad y privacidad”. Dentro de ésta, está la “Verificación de inicio de sesión”.

Captura del acceso a la configuración de Twitter

Captura de pantalla Seguridad y Privacidad en Twitter

Para obtener más información sobre las opciones de seguridad y privacidad en Twitter puedes visitar la siguiente web: https://support.twitter.com

Opciones de seguridad en otras redes sociales:

Qué más cosas no deberíamos hacer desde ordenadores públicos

Además de tener precaución con el uso del correo electrónico y el acceso a los perfiles de redes sociales, ¿qué otras cosas pueden poner en riesgo nuestra seguridad y privacidad si hacemos uso de dispositivos públicos?

  • No realizar ninguna acción en la que intervenga datos bancarios como sería comprar en una tienda online o acceder al servicio de banca electrónica. Este tipo de información es extremadamente sensible y crítica como para hacer uso de ella desde un dispositivo y conexión desconocida.
  • No introducir en ninguna web datos personales sensibles como puede ser el Documento Nacional de Identidad (DNI) o información sobre el estado de salud.
  • No cerrar la sesión cuando accedemos a un servicio y no guardar las credenciales de acceso en el navegador. Si la sesión queda abierta o las credenciales guardadas en el navegador, cualquiera que acceda al equipo después de nosotros tendrá la posibilidad de acceder a ella y utilizarla sin nuestro consentimiento. Para evitar esto podemos utilizar las funcionalidades de navegación anónima que disponen los navegadores.

Para más información sobre esta útil funcionalidad que nos ofrecen los navegadores, se puede consultar el artículo del blog “¿Ordenador público? Usa la opción del navegador navegación privada”.

  • No usar teclados virtuales, cuando es posible, para introducir credenciales de acceso. Este tipo de programa emulan las funciones de un teclado convencional, se muestra en la pantalla un teclado en el que se selecciona cada carácter por medio del ratón. Su uso está muy extendido en la banca online. Este tipo de software evita en gran medida que algunas clases de malware conocidos como keyloggers capturen las pulsaciones que hacemos con el teclado convencional.
  • Conectar al equipo un USB o un disco duro externo. Existen algunos malware que capturan toda la información contenida en la memoria externa o que se alojan en la misma hasta que se ejecuta en otro equipo para posteriormente infectarlo.
  • Descuidar el equipo cuando lo estemos utilizando. Aunque parezca algo inverosímil un simple descuido puede ser suficiente para que un ciberdelincuente robe información personal nuestra.

El uso de equipos públicos en determinadas situaciones puede sernos de utilidad, pero debemos ser precavidos con la información que facilitamos evitando, siempre que sea posible, introducir cualquier tipo de información personal ya que nunca sabemos cuan seguro es el equipo. Utilizaremos un dispositivo en el que tengamos confianza como un smartphone con la conexión de datos móvil activada para realizar trámites importantes: acceder a la banca online, realizar compras, acceso al correo, etc.