Buscadores que no “invaden” nuestra privacidad
Todos tenemos muy presente que Google es el motor de búsqueda por Internet más utilizado a nivel mundial al que le siguen de lejos Bing y Yahoo! Que sean los más usados, no implica que sean ni los más adecuados para tus búsquedas, ni los únicos que ofrecen este servicio.

Si tenemos en cuenta los cientos de millones de consultas diarias que recibe Google como motor de búsqueda web, podremos afirmar con rotundidad, que es de largo, el motor más utilizado (96% desde enero 2016). Pero como todos sabemos, Google es algo más que un buscador, ya que ofrece un gran volumen de “servicios gratuitos” puestos a disposición de los usuarios de la Red con un único requisito: poseer una cuenta.

De esta forma, a cambio de nuestros datos personales, Google pone a disposición del usuario servicios como una cuenta de correo electrónico “Gmail”, un calendario “Calendar”, la posibilidad de creación de blogs a través de “Blogger”, contar con canal propio de YouTube, analíticas web para empresas con “Analitycs”, etc. Incluso se pueden utilizar otros servicios sin necesidad de registro, como el propio buscador, buscador de imágenes, el traductor, “Google Maps”, etc.

Pero además de Google, existen otros buscadores como Bing, anteriormente conocido como Live Search, Windows Live Search y MSN Search, que pertenece a Microsoft, ofreciendo servicios propios de Microsoft como correo Outlook o una suite online del paquete Office, eso sí, a cambio de una serie de datos personales que son requisito indispensable para la creación de una cuenta. Lo mismo ocurre con el navegador de Yahoo!, con su servicio de correo o de su comunidad de imágenes Flickr. Son servicios que a cambio de poder hacer uso de ellos, requieren un registro.

A la hora de crear una cuenta en cualquiera de estos servicios, es requisito necesario aceptar su política de privacidad. En ese instante ponemos a disposición de la empresa que disponga del servicio una serie de datos personales introducidos sus formularios de alta, pero además, estas compañías recogen otro tipo de información de la que no somos conscientes, como localización, historial de búsquedas, cookies, número de correos enviados por su servicio de correo, etc.

Con la consigna de “mejorar la experiencia del usuario”, se recoge este tipo de información para establecer, entre otras cosas, perfiles de usuario. Para ello cruzan datos de uso de las distintas plataformas de compraventa, búsquedas, etc., con fines exclusivamente publicitarios. Así pues, en el momento que una empresa quiera publicitarse en un buscador, se le podrá asociar un perfil de usuario acorde al anunciante, que hará que se muestre la publicidad creada especialmente para ese potencial comprador.

Como nuestro objetivo es proteger lo máximo posible nuestra privacidad y evitar que una organización sepa demasiado sobre nuestros intereses y preferencias, creemos que es interesante saber que se pueden usar otros motores de búsqueda que no recopilan información personal de ningún tipo.

En esta línea se mueve DuckDuckGo, cuya filosofía de uso representa un ideario completamente distinto al de Google, ya que es un buscador que aboga por la privacidad: ni recopilará información personal que identifique a un usuario, ni la compartirá con nadie.

Además, puedes utilizar Google desde DuckDuckGo, escribiendo !g seguido de los términos de búsqueda, con la particularidad de que no serás rastreado. Esto es debido a que posee la propiedad de utilizar los llamados ¡Bangs, que son una serie de comandos que nos permitirán incluir funcionalidades externas en el buscador (como la ya mencionada !g para utilizar el motor de búsqueda de Google, !yt seguido de los términos de búsqueda para buscar en YouTube, !fb para hacerlo en Facebook, !tw para Twitter, etc., o uno más reciente que es !WL para realizar la búsqueda en WikiLeaks).

Otro de los navegadores anónimos que podemos encontrar es WolframAlpha, diseñado especialmente para realizar consultas por área (ciencia, matemáticas, música, astronomía, etc.). Se trata de un buscador cuyo estilo es más parejo a una enciclopedia, motivo por el cual se le conoce como el buscador del conocimiento. Es un buscador que no rastrea las búsquedas respetando la privacidad del usuario.

En la línea de los anteriores se encuentra Starpage, buscador anónimo que utiliza el motor de Google para sus búsquedas pero que no recopila ni comparte información personal de ningún tipo, ya que en cada búsqueda se elimina toda la información que pueda identificarte. Además cuenta con servicio proxy, que permite a los usuarios navegar por Internet de forma segura y anónima, un generador de URLs, que erradica la necesidad de configurar una cookie, y que admite protocolo seguro SSL.

Otro motor de corte sencillo que no deja rastro de nuestras búsquedas es Privatelee, que no registra palabras clave para que luego nos impongan publicidad.

Yippy Search

Anteriormente conocido como Clusty, es otro buscador que se presenta con una pantalla muy simple y sencilla. Tiene la peculiaridad de organizar el contenido en función de diferentes temáticas y permite marcar un resultado como inapropiado. No registra las consultas y búsquedas ni muestra anuncios personalizados, aunque sí permite ver páginas en caché.

Existen más buscadores cuyo funcionamiento se basa en la protección y privacidad de datos y búsquedas, como por ejemplo Hulbee, que además cifra las búsquedas impidiendo que se pueda obtener información de las mismas (incluyendo el historial), Lukol, que a pesar de utilizar el motor de búsqueda de Google, utiliza un proxy para no se envíe información, conservando la privacidad protegiendo de spam y publicidad molesta, Gibiru, que hace uso de la búsqueda personalizada de Google pero cifra los datos del usuario eliminando los métodos de seguimiento de este, y un largo etcétera.

Conclusión

Debemos ser conscientes que las grandes compañías que se encuentran detrás de los buscadores más utilizados, recopilan mucha información, tanto personal como de otro tipo, que usarán para configurar unos perfiles que utilizarán posteriormente con fines comerciales. Si abogamos por nuestra privacidad en la Red, tenemos que tener en cuenta que existe vida más allá de Google, Bing y Yahoo! y usar alguno de los navegadores alternativos que os hemos indicado.