Regalos Tecnológicos
La noche del 5 de enero todos nos vamos prontito a la cama porque vienen los Reyes Magos, y como hemos sido muy buenos, esperamos que nos traigan todo lo que les hemos pedido. Este año, ¿habrá algún dispositivo tecnológico entre los regalos? ¿Qué aspectos de seguridad deberemos tener en cuenta antes de empezar a usarlos?

De unos años para acá, la lista de los Reyes Magos ha cambiado ligeramente, y es que en ella no sólo encontramos regalos tan habituales como colonias, ropa, bufandas, relojes, libros, juegos de sobremesa, bicicletas, etc. sino que ya casi es más común encontrar dispositivos electrónicos conectados que cualquier otro artículo. Y este patrón se repite no sólo en el caso de los adultos, también en la lista de los deseos de los niños aparecen juguetes tecnológicos que de una manera u otra, permiten conectarse a Internet.

Respecto a este último caso, desde Internet Segura for Kids (www.is4k.es), el Centro de Seguridad en Internet para menores en España, han venido informando a los “pajes” que aspectos deben tener en cuenta para la selección de los juguetes conectados más adecuados para los pequeños, y evitar así algunos problemas de seguridad y privacidad que pudieran afectarles al usarlos.

 

¿Qué regalos tecnológicos podemos recibir los más mayores?

Por supuesto, en nuestra lista de deseos se encontrarán los smartphones, regalo estrella de los últimos años, ¡quién no quiere aprovechar la generosidad de los reyes magos para obtener un móvil de última generación con las últimas prestaciones del mercado! También las tablets y los portátiles son regalos muy solicitados. Si ese es vuestro caso, recordad que hay que configurarlos correctamente antes de usarlos: instalar antivirus, aplicar políticas de actualización automáticas, crear cuentas de usuarios, etc.

Pero encontramos más regalos tecnológicos en las cartas de los Reyes Magos: videoconsolas, smartwatchs, pulseras de actividad, drones, cámaras de acción e incluso aspiradoras inteligentes, ¿conoces a alguien que haya pedido algún artículo de los mencionados? ¡Seguro que sí! Todos ellos tienen en común que permiten conectarse a Internet, con las ventajas que este hecho supone.

Ventajas, ¡muchas! Mencionamos algunas:

  1. Sincronización de dispositivos entre sí para monitorizar y recoger información, por ejemplo, desde la app del móvil podemos ver los detalles recogidos a través de la pulsera de actividad: pulsaciones, pasos, horas de sueño profundo, etc.
  2. Interactuación con otros usuarios, es decir, posibilidad de compartir información y experiencia con otros usuarios. Es el caso claro de las videoconsolas, que además de lo anterior, permiten jugar en red contra otros usuarios, haciendo en muchos casos mucho más emocionante y atractiva la experiencia de juego.
  3. Control remoto del dispositivo. Muy útil poder controlar un dispositivo de manera remota haciendo uso de Internet. ¿Quieres ver en qué parte de la casa está el aspirador? ¿quieres mandarlo a la base de carga? ¿Se te ha olvidado programarlo para que comience sus funciones de aspirado a una determinada hora? Con esta funcionalidad es posible.

Qué estén conectados nuestros regalos ¿suponen algún riesgo?

Sí, aunque nos gustaría decir lo contrario. La realidad de los dispositivos conectados, también conocidos como dispositivos IoT, que encontramos actualmente en el mercado nos dice que aún hay mucho camino por recorrer. Es cierto que en cuanto a las funcionalidades y prestaciones, estamos a un nivel muy alto, sin embargo, a nivel de seguridad y privacidad todavía no, por lo que es importante antes de pedir un producto de estas características a los Reyes Magos, tengamos en cuenta algunos aspectos básicos para evitar riesgos. Hablamos por ejemplo de asegurarnos previamente de que:

  1. El dispositivo incluye usuario y contraseña de acceso y que permita personalizar dichos datos. Es decir, que no utilice por defecto siempre la misma contraseña de acceso, ya que esto lo hace vulnerable.
  2. La comunicación que se intercambie entre el dispositivo y el servidor que se encargue de tratar los datos, sea segura, cifrando la información cuando viaje por la Red para que nadie puede interceptarla.
  3. Se facilitan opciones de seguridad y privacidad en el dispositivo o en la app asociada que permitan configurar correctamente quién puede acceder al dispositivo o quién puede ver la información que maneja, entre otros aspectos.
  4. Exista una política de soporte y actualizaciones del producto, de tal forma, que si se detectan fallos de seguridad tanto en el software de control como en el firmware del dispositivo, la empresa se encargue de desarrollar una solución que corrija el problema.

Ahora que ya sabéis que implicaciones tiene disponer y hacer uso de dispositivos conectados, sólo tenéis que revisar vuestra carta de los Reyes Magos para aseguraros que vuestros pedidos “cumplen” con nuestras recomendaciones. ¡Estáis a tiempo de hacer algún cambio si fuese necesario! Seguro que a nuestros majestades los Reyes no les importa, ya que se trata de preservar vuestra privacidad y seguridad.