LinkedIn es la mayor red de contactos entre profesionales y empresas. Cuenta con más de 500 millones de miembros (dato de comienzos de 2018), de los cuales el 40% interactúa diariamente. Es una plataforma que se caracteriza por un perfil más profesional respecto a otras redes sociales, como Instagram o Facebook, ya que sus miembros se unen a la misma para fomentar el contacto con otros profesionales, realizar negocios o para la búsqueda de empleo.

Aunque a priori parezca más segura que otras redes sociales, tampoco se libra de la acción de los cibercriminales que se aprovechan de la buena fe de otros usuarios para obtener información que les puede ser útil en estafas, fraudes o venta de datos. Los cibercriminales usan cuentas falsas para recopilar datos de otros usuarios aprovechándose de la solicitud de contacto entre profesionales. Una vez es aceptada dicha invitación, tienen acceso a la información que los usuarios legítimos tienen publicada en LinkedIn.

También hay empresas que usan la información de esos contactos, quebrantando las normas de uso de la plataforma, para posteriormente revenderla a terceros con el fin de, por ejemplo, crear listas de correos electrónicos que luego se usan para spam. Esta información puede incluir cuentas de correo electrónico; teléfonos de contacto o información personal, como lugar de residencia, estudios realizados, puesto de trabajo y empresa.

Como dato adicional, LinkedIn permite asociar una cuenta de Twitter en la plataforma para mostrar los mensajes que se publican en el perfil, así como mostrar mensajes de LinkedIn en el muro de Twitter (compartir empleos, noticias y otras funcionalidades).

¿Cómo configurar tu perfil en LinkedIn para que sea seguro?

Para realizar dicho cometido de forma ágil y clara, LinkedIn proporciona en cada paso una breve descripción de cada característica. Así mismo, proporciona tutoriales e información de ayuda para realizar la configuración.

En primer lugar, al darte de alta, LinkedIn te ofrece la posibilidad de hacerlo de forma tradicional con tu nombre, apellidos y correo electrónico (esta es la opción preferible ya que no se comparte información entre plataformas), o a través de tu cuenta de Facebook.

Una vez registrado y verificada tu cuenta, debes completar tu información profesional y educativa. Edita la información que quieres que se muestre de forma pública, como por ejemplo, estudios, certificaciones, trabajos anteriores y el actual. LinkedIn recomienda que no escribas tu correo electrónico, dirección física o número de teléfono en el Extracto de tu perfil ya que está información se muestra al resto de usuarios. El siguiente paso es el de configurar tu cuenta en cuanto a la privacidad y la seguridad.

Dentro de los ajustes de “Cuenta”, configura el inicio de sesión. Las opciones recomendables son:

  1. Puedes configurar el acceso a LinkedIn con tu correo electrónico o tu teléfono móvil pero debes tener en cuenta que luego los usuarios pueden buscarte en la red con ambos datos. Si no quieres que sea así, debes configurarlo en “Privacidad/Cómo utiliza LinkedIn tus datos”.
  2. En la opción “Dónde has iniciado sesión” puedes comprobar las sesiones activas de tu perfil y desde dónde se han producido. Así descubrirás si hay otra sesión activa aparte de la tuya.
  3. En la opción “Mostrar las fotos de perfil” puedes elegir si se muestra tu foto a todos los miembros de LinkedIn o sólo a tus contactos.
  4. En la opción “Nombre, ubicación y sector” puedes configurar tu tarjeta de presentación y qué es lo que se muestra a otros miembros de LinkedIn.
  5. En la opción “Servicios permitidos” puedes modificar o revocar los permisos de aplicaciones o servicios de terceros y que éstos hagan uso de tus datos.

 

Imagen del menú de configuración de acceso a la cuenta.

 

En la sección “Privacidad”, te sugerimos que compruebes cómo se ve tu perfil público y qué datos se muestran.

 

Imagen del menú de privacidad.

 

  1. En la opción “Editar tu perfil público” se muestra cómo es tu ficha desde el exterior de la red social. Como puedes ver en la imagen inferior, aparecen todas las opciones de configuración y según se modifican, los cambios aparecen en tiempo real.
  2. En la opción “Quién puede ver tu dirección de correo electrónico” puedes seleccionar quién quieres que vea tu email de contacto (todo el mundo, tus contactos, etc.).
  3. En la opción “Quién puede ver tus contactos” puedes configurar el acceso a tu lista de contactos por parte de otras personas o empresas.
  4. Por último, destacan las opciones “Visibilidad desde fuera de LinkedIn” en la que puedes seleccionar la opción de no aparecer en los resultados de motores de búsqueda y "Gestionar tu estado" en el cual puedes configurar si quieres aparecer en línea o fuera de línea a tus contactos, cuando estés conectado a la plataforma.

 

Imagen del perfil público.

 

En la siguiente sección, denominada “Anuncios”, destacan:

  1. En la opción “Información sobre sitios web visitados” y “Anuncios fuera de LinkedIn” donde puedes seleccionar si quieres ver anuncios personalizados en base a tu historial de navegación; y además ver anuncios de empresas que no están presentes en LinkedIn.
  2. Puedes configurar que se muestren anuncios en base a tu “Categoría de intereses”, ”Contactos”, “Ubicación” y “Características demográficas”, es decir, tus gustos, los gustos de tus contactos, tu lugar de residencia y/o trabajo, tu sexo y tu rango de edad. Con todo ello se puede configurar la visualización de ofertas de empleo y anuncios, así como los datos que se comparten con terceros y los anuncios que ves dentro de la red.

 

Imagen del menú de anuncios.

 

En el último apartado, “Comunicaciones”, puedes configurar cómo se pueden poner en contacto contigo los miembros y empresas presentes en la plataforma. Es conveniente que lo configures de forma correcta para evitar que te contacten personas desconocidas y que te envíen mensajes no deseados, que pueden contener enlaces o archivos maliciosos. Para ello puedes:

  1. En la opción “Quién puede enviarte invitaciones” seleccionar que sólo quienes tengan tu email puedan enviarte invitaciones.
  2. En la opción “Mensajes de otros socios” configurar que no puedas recibir mensajes de usuarios desconocidos.
  3. Otra opción interesante es ”Participar en investigaciones”, donde si has dado tu permiso a LinkedIn y a terceras personas, éstas pueden enviarte invitaciones para participar en encuestas de marketing o estudios de mercado.

 

Imagen del menú de mensajes.

 

Utiliza tu sentido común cuando revises la configuración de tu cuenta y así evitarás sorpresas desagradables.

Consejos

  1. Descarga todos los datos que tiene LinkedIn de ti, que te ayudará a ver la información que guardan sobre ti y tus interacciones dentro de la plataforma.
  2. Acepta como contacto sólo a personas que conozcas y rechaza a los que no te sean conocidos o cuyos perfiles te resulten sospechosos.
  3. Es recomendable ocultar tu red de contactos de primer nivel o en su defecto, controlar aquellas personas que pueden ver tus contactos. De esta forma evitarás que los cibercriminales puedan continuar con la búsqueda de nuevas víctimas.
  4. No muestres ni divulgues información profesional u oficial más allá de la estrictamente necesaria.
  5. Si buscas empleo en LinkedIn, puedes hacerlo de forma privada.
  6. Si detectas una cuenta falsa o dudas de ella, puedes bloquearla y denunciarla a LinkedIn para que realice las comprobaciones necesarias sobre la veracidad de la misma.
  7. Si recibes un mensaje que parece spam, ponte en contacto con LinkedIn para informarles al respecto.
  8. Si usas tu teléfono móvil para registrarte, refuerza la seguridad de tu dispositivo y además, piensa antes si quieres que otras personas puedan verlo.
  9. Si detectas que alguien suplanta tu identidad en la plataforma en un perfil, denuncia el mismo a LinkedIn y recopila las pruebas oportunas para denunciar dicho perfil ante las FCSE.

Y tú, ¿estás presente en LinkedIn?, ¿has comprobado la información que compartes? Cuéntanoslo.