Enlace al artículo "Navegadores y Deep Web. Profundicemos en el tema"
Internet es un lugar enorme formado por redes y ordenadores de todo el mundo. Los navegadores web nos permiten navegar por una gran cantidad de sitios, pero, aun así, hay muchos otros que se les escapan. A este espacio fuera del alcance de los navegadores web más comunes es lo que se conoce como Deep web. Sigue leyendo y conoce más detalles.

Los contenidos que se encuentran en la Deep web, en su mayoría, son similares a lo que cualquier usuario común puede encontrar por Internet a través de su navegador. Sin embargo, muchos contenidos no están indexados en buscadores convencionales, como Bing o Google. ¿Por qué? Esto es así, principalmente por los siguientes motivos:

  • Porque es necesario identificarse de alguna forma para acceder a ellos.
  • Porque se necesiten programas o protocolos de comunicación adecuados para visualizar las webs.

Por ejemplo, búsquedas en la Deep web arrojarán resultados que incluyan publicaciones científicas, documentos gubernamentales, foros privados y otras de bases de datos privadas, resultados que no aparecerían en los buscadores más utilizados por los usuarios.

En definitiva, cualquier información empresarial o personal cuyo acceso está protegido de alguna forma como, por ejemplo, con accesos identificados con usuario y contraseña, no será visible desde un navegador convencional.

Existe una parte más “oscura” dentro de la propia Deep web, conocida como Dark web, donde muchos de los contenidos están relacionados con acciones ilícitas. Para poder acceder a estos contenidos, necesitas programas y protocolos específicos, alguno de los cuales ni siquiera son públicos. En cualquier caso, ambos términos son diferentes y en ningún caso deberían utilizarse como sinónimos. Resumiendo:

  • La Deep web hace referencia a todo el contenido de Internet que no está indexado por los buscadores tradicionales y que, por tanto, está oculto.
  • La Dark web hace referencia a una parte específica de la Deep web, en la que su contenido sí puede considerarse peligroso y difícil de acceder. Además del contenido mencionado anteriormente, es posible encontrar sitios web relacionados con: compra de drogas o armas de fuego, manuales de fabricación de explosivos, contratación de ladrones/ciberdelincuentes profesionales, blanqueo de dinero, imágenes y videos de pornografía infantil, sicarios, compra y venta de personas u órganos, etc.

¿Por qué acceder a la Deep web?

Entre las principales razones encontramos las siguientes:

  • Preservar la privacidad durante la navegación, por ejemplo, para mantener el anonimato en sitios web de opinión.
  • Compartir información libremente.
  • Acceder a contenidos que no están disponibles, ya sea porque en algunos países hay restricciones de páginas web, o porque ciertas actividades sí son legales en unos países y en otros no,
  • etc.

¿Por qué no se puede acceder a la Deep web a través de un navegador convencional?

Para acceder son necesarios recursos especiales, como por ejemplo TOR, cuyas siglas significan “The Onion Router” y que dispone de un navegador específico para acceder a dicha red. Este tipo de recurso funciona por capas. Es decir, que los datos enviados desde el dispositivo emisor hasta el receptor saltan cifrados por distintos caminos para evitar ser rastreado, creándose diversas capas de cifrado que ayudan a mantener el anonimato.

Dicho navegador permite una navegación que se considera más segura en cuanto a aspectos de privacidad haciendo que nuestras búsquedas sean más difíciles de rastrear. Y es por ello que algunos usuarios prefieren utilizar navegadores de estas características. TOR es sólo un ejemplo pero se puede acceder a la Deep web de otras muchas formas: Freenet, I2P, etc.

Como verás, los usuarios disponemos de una gran variedad de opciones para navegar por Internet: navegadores convencionales para acceder a distintos sitios web, buscadores para localizar información, navegadores que cuidan tu privacidad, buscadores específicos para acceder a la Deep web, etc. Desde OSI te recomendamos que siempre elijas la opción que se ajuste mejor a tus necesidades, que dependerá en gran medida de tus conocimientos y manejo con las tecnologías. En cualquier caso, deberás valorar las ventajas e inconvenientes de cada opción, principalmente a nivel de seguridad y privacidad.

¿Conocías el término Dark web? ¿Y el término Deep web? ¿Alguna vez habías accedido a ella o tienes intención de hacerlo? Comparte con el resto de los usuarios tu opinión y experiencias y mantente al día con las publicaciones de la OSI en materia de ciberseguridad para poder disfrutar de las ventajas de la tecnología.