Imagen decorativa, OnlyFans: la nueva red social para vender tu “privacidad”
Que levante la mano quien no tenga al menos una red social. Cada vez somos más los que nos unimos a una o más redes sociales, digitalizándonos y compartiendo aspectos de nuestra vida privada. Por supuesto, esto nos da acceso a un gran número de ventajas, pero debemos conocer los riesgos a los que podemos exponernos. En este artículo vamos a hablar sobre la plataforma OnlyFans, donde los usuarios pueden vender parte de su privacidad e intimidad en forma de vídeos y fotos.

OnlyFans es una plataforma creada en 2016 donde los usuarios pueden pagar por contenido exclusivo (fotografías, vídeos, transmisiones en vivo, etc.) de otros usuarios a través de suscripciones. Aunque el contenido es muy variado, incluyendo a usuarios que comparten sus conocimientos sobre fitness, nutrición, consejos del día a día, etc., hay un gran número de usuarios que lo emplea para publicar y consumir contenidos para adultos.  El contenido erótico de carácter amateur o casero se ha convertido en una de las razones principales del rápido ascenso de la plataforma, llegando a convertirse en un alto porcentaje de su contenido.

Imágenes capturas OnlyFans

Algunas personas han visto en esta nueva red social una forma fácil y rápida de ganar un dinero extra, mostrándose frente a la cámara sin censura y con contenido erótico.

La plataforma se anuncia como un servicio exclusivo para mayores de 18 años. Como medida de seguridad, OnlyFans tiene un servicio de verificación de cuenta de modo que cualquier usuario que desee hacerse una cuenta, debe proporcionar una fotografía suya sosteniendo su documento de identidad para acreditar su identidad.

¿Por qué se ha vuelto tan popular?

Debido al confinamiento y a la crisis sanitaria producida por el COVID-19, miles de usuarios comenzaron a recurrir a este tipo de prácticas a cambio de un dinero extra. Sin embargo, ha sido la influencia de famosos y personajes conocidos en la red lo que ha terminado por disparar la popularidad de OnlyFans. Números famosos como entre otros, han confirmado tener una cuenta en la red social y que, además, han ganado mucho dinero gracias al consumo de sus contenidos.

imagen mensaje en Twitter

Entonces, ¿cuáles son los peligros de esta plataforma?

A principios de año se produjo una filtración de una gran cantidad de imágenes y vídeos sobre numerosos usuarios de redes sociales de influencers de toda la red, incluyendo TikTok, Instagram o la propia OnlyFans. Terabytes de contenido para adultos fue robado y distribuido por la red de la mano de varios ciberdelincuentes a través de la plataforma Reddit, desafiando la protección de la propia web, así como atacando a la privacidad de cientos de usuarios.

Otro de los riesgos es la presencia de aplicaciones fraudulentas que buscan emular el mismo servicio que esta plataforma. Onlyfans está sólo disponible a través de acceso web, por el momento no existe una aplicación oficial ni para Android ni para iOS. Aquellas aplicaciones que podamos encontrar en los market con nombres similares no son originales y pueden suponer un peligro para nuestra privacidad. Para evitarlo, recuerda seguir los pasos que recomendamos desde la OSI antes de descargar cualquier app y si aún te quedan dudas, llámanos al teléfono gratuito 017, la línea de ayuda en ciberseguridad de INCIBE.

Además, desde la OSI queremos recordarte las principales amenazas a las que nos enfrentamos cuando estamos dispuestos a compartir nuestra información personal en Internet:

En el caso de OnlyFans, la plataforma dispone de un mecanismo de verificación de la identidad, pero si los ciberdelincuentes fuesen capaces de saltarse esta protección o consiguiesen hacerse con las credenciales de un usuario, las víctimas podrían llegar a sufrir la suplantación de identidad, la creación de perfiles falsos o el robo de datos. Este tipo de contenido también podría provenir y obtenerse al realizar ciertas prácticas como el sexting.

  1. Todo lo que compartimos en Internet se queda en la red. En el momento en que subimos un contenido a cualquier sitio de Internet, aunque se esté haciendo desde un perfil privado de una red social, este puede ser filtrado por los usuarios con los que lo estamos compartiendo, almacenado y ser publicado o distribuido sin nuestro conocimiento y fuera de nuestro control. 

    Dependiendo del tipo de contenido, puede tener mayor o menor repercusión sobre nuestra privacidad y nuestra identidad digital. Si, por ejemplo, subiésemos algún contenido del que luego pudiésemos arrepentirnos y quisiéramos borrarlo, no podemos estar seguros de que alguien no esté ya en posesión de él y por lo tanto será casi imposible borrar completamente su rastro.

  2. Acoso y extorsión en la red. Compartir este tipo de contenido puede propiciar el acoso y la extorsión. Además, si la plataforma cuenta con el servicio de chat, se abre una vía de comunicación directa entre sus seguidores y el dueño de la cuenta, además de permisos para comentar en sus publicaciones. 

    Como consecuencia, puede darse el caso de que algunos suscriptores lo utilicen para acosar a la persona que comparte su contenido e, incluso, haciendo uso de determinada información personal que se haya expuesto, llevar el acoso fuera del mundo virtual o, por el contrario, utilizar el chantaje y la extorsión (sextorsión) para la obtención de más material de índole sexual por parte de la víctima.

  3. Fraude y robo de información. Los ciberdelincuentes ven en este tipo de plataformas una oportunidad de oro para engañar a los usuarios. Ante el perfil de nuestro actor o actriz favorita, donde sube contenido exclusivo y explícito, muchos usuarios accederían a la suscripción de pago para, a larga, descubrir (o no) que era un fraude y que han invertido su dinero en una cuenta suplantada y por tanto falsa.

    En el caso de OnlyFans, la plataforma dispone de un mecanismo de verificación de la identidad, pero si los ciberdelincuentes fuesen capaces de saltarse esta protección o consiguiesen hacerse con las credenciales de un usuario, las víctimas podrían llegar a sufrir la suplantación de identidad, la creación de perfiles falsos o el robo de datos. Este tipo de contenido también podría provenir y obtenerse al realizar ciertas prácticas como el sexting.

¿Qué medidas podemos aplicar para protegernos?

Imagenes pixeladasDebemos ser conscientes de que todo lo que compartimos en Internet puede permanecer, aunque lo borremos de nuestra cuenta o perfil. Además, dependiendo del tipo de contenido, este puede terminar teniendo repercusiones negativas para nosotros. Por ello, es fundamental pensar detenidamente antes de publicar cualquier material personal.

Las filtraciones de datos y los robos de cuentas o información también se pueden minimizar si configuramos debidamente las opciones de seguridad y privacidad en nuestro perfil de la red social o cualquier otro servicio. 

Por supuesto, si somos mayores de edad y hemos comprendido los riesgos que supone exponer nuestra vida íntima en la red y, aun así, queremos compartir con el mundo imágenes o vídeos y otros aspectos privados de nuestra vida, estamos en nuestro derecho. 

¿Conocías esta nueva red social? ¿Crees que serías capaz de vender tu intimidad? Comparte con el resto de los usuarios tu opinión y experiencias y mantente al día con las publicaciones de la OSI en materia de ciberseguridad para poder disfrutar de las ventajas de la tecnología.

 

Artículo enmarcado dentro de la campaña
Redes sociales