¿Tienes una cuenta de correo electrónico? Lo más probable es que sí, y es que es necesaria para realizar un sinfín de actividades en Internet. A lo largo de este artículo analizaremos sus funciones, por qué las necesitamos y cómo podemos mejorar la seguridad de nuestra cuenta.

Tanto si llevamos un tiempo navegando por la Red y disfrutando de todas sus ventajas, como si nos hemos incorporado hace poco, lo más probable es que uno de los primeros pasos que hayamos tenido que dar sea la creación de una cuenta de correo electrónico.

El correo electrónico o e-mail es un servicio en línea que, al igual que ocurre con el correo postal tradicional, nos permite enviar y recibir mensajes a través de un servicio de red a múltiples destinatarios. Para utilizarlo lo único que necesitaremos será:

  • Un dispositivo con acceso a Internet.

  • Un gestor de correo.

  • Nuestra cuenta de correo.

Existen muchas empresas que proporcionan este servicio. Lo más probable es que te suene alguna de las siguientes: Gmail, Outlook (Hotmail) o incluso Apple.

Los gestores de correo electrónico son las herramientas que utilizamos para visualizar todos los mensajes que recibimos y enviamos.

Captura Correo Gmail

Sin embargo, el uso y las aplicaciones que tiene nuestra cuenta de correo van mucho más allá de mantenernos conectados con nuestros amigos y familiares.

¿Para qué utilizamos nuestro correo electrónico?

Con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, los correos electrónicos poco a poco dejaron de servir únicamente como herramienta de comunicación y dieron paso a muchas otras funciones. La mayoría de ellas destinadas a identificarnos a través de Internet y registrarnos en diferentes servicios en línea. Veamos algunos ejemplos:

  1. Vincular nuestro dispositivo (smartphone u ordenador). Nuestra cuenta de correo nos permite asociar uno o varios dispositivos. De este modo, podemos sincronizar toda la información almacenada, como contactos, agenda, localizaciones guardadas, etc., en nuestros dispositivos.

  2. Registrarnos en servicios y plataformas online. Son muchas las webs que nos solicitan un correo electrónico a la hora de registrarnos e iniciar sesión. Por ejemplo, si queremos utilizar una plataforma de visualización de series y películas en línea, lo primero que nos solicitarán será nuestra cuenta de correo.

    Correo Netflix

  3. Correo AmazonRealizar compras online. Del mismo modo, las plataformas de compra online requieren nuestro correo electrónico para verificar nuestra cuenta, enviarnos notificaciones y como parte de la información personal que nos solicitan.

  4. Solicitar la contratación de otros servicios. El correo electrónico también es necesario a la hora de contratar servicios para nuestro hogar o realizar gestiones con la Administración Pública.

En definitiva, nuestra cuenta de correo sirve como un medio para validar nuestra identidad en una gran variedad de servicios. Por ello, es fundamental que aprendamos a protegerla adecuadamente para evitar que su seguridad pueda ser vulnerada

Imaginemos que un desconocido pudiese tener acceso a nuestra cuenta de correo y tuviese control total sobre todos los servicios mencionados anteriormente. No solo perderíamos control sobre ellos, sino que también nos expondríamos a una suplantación de identidad y otras consecuencias igual de desagradables.

¿Cómo puedo proteger mi cuenta de correo electrónico?

Hay varias pautas y consejos que podemos aplicar para blindar nuestro correo electrónico contra los ciberdelincuentes y otras amenazas. La mayoría de ellos pueden ser configurados desde nuestro gestor de correo. Pulsa sobre los enlaces para ver la configuración paso a paso:

Utilizar una contraseña robusta

Una contraseña de más de 10 caracteres, con mayúsculas, minúsculas, letras, números y caracteres especiales será más difícil de adivinar y atacar para los ciberdelincuentes. Además, si la cambiamos cada cierto tiempo, mejor.

Esta contraseña podemos cambiarla desde la configuración de nuestro gestor de correo.


No compartir nuestra contraseña

Es fundamental que no compartamos nuestra contraseña con nadie, ni que utilicemos la misma en varios servicios.

 

Utilizar una cuenta de correo alternativa

Podemos utilizar un e-mail alternativo para registrarnos en sitios web en los que no terminemos de confiar; recibir notificaciones, promociones u ofertas, o cuando solo queramos registrarnos en un servicio de forma temporal.

 

Ignorar los correos sospechosos

Algunos correos pueden contener enlaces o adjuntos maliciosos (phishing) que buscan robar nuestra cuenta o infectar nuestros dispositivos con fines maliciosos.

Aunque la mayoría de estos correos son filtrados por nuestro gestor, algunos pueden llegar a la bandeja de entrada, por lo que debemos tener cuidado y contrastar la información que contiene para que no nos engañen.

 

Este mecanismo de seguridad nos permitirá proteger aún más nuestra cuenta, configurándola para que, por ejemplo, nos envíe un código a nuestro dispositivo cada vez que iniciemos sesión.

Podemos configurarlo desde nuestro gestor de correo y vincular nuestro teléfono móvil.


Aplicar filtros antispam

El spam se refiere a aquellos mensajes con publicidad no deseada o que puedan ser peligrosos para nuestra seguridad por contener fraudes, enlaces falsos o estar infectados.

Desde nuestro gestor de correo podremos acceder a la configuración y aplicar filtros que impidan que estos mensajes lleguen a nuestra bandeja de entrada.


Dar de baja suscripciones

En ocasiones nos registramos en sitios sin querer y que nos envían notificaciones y boletines de forma periódica, llenando nuestra bandeja de entrada de mensajes no deseados.

Podemos eliminar la suscripción desde el último correo que nos han enviado. Normalmente, encontraremos este enlace en el pie del mensaje, con el texto “anular suscripción”, “darse de baja”, en inglés “unsuscribe” o algo similar.

Dar de baja un servicio


Realizar copias de seguridad

Es posible que nos interese realizar una copia de toda nuestra información, así como mensajes enviados y recibidos. Es muy útil si queremos crear una cuenta nueva y no queremos perder nuestros correos, por ejemplo.

Para ello, podemos hacer una copia de seguridad de nuestro correo y todo lo que contiene.

Nuestra cuenta de correo es la primera herramienta que necesitamos para adentrarnos en Internet y poder utilizar todos los servicios y ventajas que nos ofrece. Por esta razón, debemos protegerla y no utilizarla para registrarnos en cualquier web o servicio que pueda ser un riesgo para nuestra seguridad. Para evitarlo deberás seguir los consejos de este artículo y los recursos que encontrarás en esta campaña y en el resto de la web de la OSI, canal especializado en ciudadanos de INCIBE. Además, desde INCIBE ponemos a disposición de todos los usuarios nuestra Línea de Ayuda en Ciberseguridad, 017.

¿Cuántas cuentas de correo tienes? ¿Te has registrado alguna vez en un servicio utilizando tu cuenta de correo electrónico? Comparte con el resto de los usuarios tu opinión y experiencias y mantente al día con las publicaciones de la OSI en materia de ciberseguridad para poder disfrutar de las ventajas de la tecnología.