Hoy os mostramos un caso real que nos ha hecho llegar una usuaria que estuvo a punto de ser víctima de una estafa al poner a la venta un traje de novia por Internet.

El caso es el siguiente. La protagonista de la historia (la llamaremos “María”) publica un anuncio en un famoso portal web de compra-venta online para vender un vestido de novia a un precio de 700 euros, y al poco tiempo un supuesto comprador se pone en contacto con ella. La comunicación entre la vendedora y el comprador comienza fluida y bien (abajo podéis leer el intercambio de correos entre ambos). Sin embargo, el caso se complica cuando el “comprador” dice que vive fuera de España, insiste en comprar pagando incluso más de la cantidad acordada, y un banco entra en escena pidiéndole sus datos… Te animamos a que eches un vistazo como transcurre de una forma más detallada este intento de fraude.

Os mostramos los primeros correos intercambiados. Si os fijáis bien,  veréis que en estos correos ya hay elementos comunes a  los que se utilizan en otros fraudes: faltas de ortografía y frases sin sentido en los mensajes, el comprador no se encuentra en España, etc.

Intercambio de correos

Intercambio de correos

Intercambio de correos

María accede a las peticiones del comprador y facilita sus datos bancarios por correo electrónico esperando a que el comprador realice la transferencia bancaria con los 850€. Tiene claro que no enviará el vestido sin que se haya hecho previamente dicha trasferencia. Pero para su sorpresa, tras facilitar los datos bancarios, un supuesto banco se pone en contacto con ella para indicarle que la trasferencia está en proceso y que sólo necesitan el número de seguimiento del envío del vestido...

Intercambio de correos

Intercambio de correos

Intercambio de correos

María, tras revisar minuciosamente todos los detalles del supuesto correo enviado por el banco, decide buscar por Internet para ver si encuentra algo de información que pueda arrojar algo más de luz sobre todo este asunto. Hay demasiadas cosas extrañas en la historia, y le resulta raro que utilice un banco que, casualmente, apenas tiene sucursales en Europa. Tras hacer uso de un buscador, encuentra varios sitios web que recogían comentarios de personas que habían sido estafadas de una forma similar a este caso.

Finalmente, entra en la página web oficial del banco para preguntarles directamente a ellos sobre los correos recibidos en su nombre. Tras una llamada telefónica, un técnico le comenta que se ha equivocado y que esa información es errónea.

Llegados a este punto, la protagonista de esta historia ya tiene claro que algo no va bien y que el supuesto comprador está intentado engañarle, no es “trigo limpio”. Por este motivo decide abortar la operación y no enviar el vestido. Ya encontrará a otro comprador.

¿Qué habría pasado si María llega a enviar el vestido?

Lo más probable es que se habría quedado sin vestido y sin dinero. ¿Por qué? Porque los mensajes del banco eran falsos y en ningún momento el comprador había iniciado ningún tipo de trámite con el banco.

Este caso pone de manifiesto una vez más que las técnicas que utilizan los delincuentes para engañar a los usuarios cada vez están más elaboradas y son más sofisticadas para que éstos “caigan en sus redes” más fácilmente. Esto no significa que no debáis comprar o vender por Internet, en absoluto, simplemente queremos que seáis conscientes de que este tipo de procesos conllevan muchos riesgos y que es necesario conocerlos para así evitar posibles problemas, engaños, estafas, etc.

Recordad: hasta el más mínimo detalle debe ser comprobado y revisado antes de facilitar datos privados, bancarios, envío de artículos, etc. por Internet. ¿En qué te tienes que fijar especialmente?:

  • Ubicación del comprador. Que se den explicaciones innecesarias sobre si son de un sitio pero viven en otro país por la razón X…
  • Redacción y gramática del mensaje. Si hay faltas de ortografía y las frases son confusas, sospecha.
  • Si te ofrecen más dinero del que se pide en el anuncio eso sí que es raro, raro.
  • Si el comprador insiste sobremanera en comprar el artículo, aún diciéndole que no se le garantiza la devolución del dinero.
  • Presentación del email del banco (o entidad que contacte contigo). Si no tiene un diseño, ni estructura muy fiable...
  • Si se incluye algún enlace o imagen y no enlazan o están alojados en el sitio web del servicio que indican, es un síntoma de que algo no va bien.

Otros consejos útiles:

  1. Lee siempre las recomendaciones para comprar y vender de forma segura que los portales facilitan a los usuarios.
  2. En caso de detectar un abuso, hay que reportarlo al sitio web donde estaba alojado el anuncio.
  3. Realiza una pequeña investigación en Internet. Busca información en Google sobre el correo electrónico, el tipo de pago que se está facilitando, contenido del mensaje, etc. A veces encontramos cientos de usuarios que han sido víctimas de un fraude igual o parecido.
  4. Publica anuncios en portales de confianza: por ejemplo, si un portal te permite reportar un abuso o un supuesto fraude por parte de otro usuario es un indicio de que les preocupa el tema.

Si tú también has sido víctima de algún fraude o conoces algún caso de cerca y te gustaría que se publicara en este blog, puedes hacernos llegar toda la información a través del buzón de contacto del portal. ¡Gracias!