El crecimiento imparable de las ventas por Internet ha hecho que aparezcan páginas donde se ofrecen gangas falsas que sólo sirven como anzuelo para atraer a usuarios confiados.

Como en otras ocasiones, vamos a contaros una historia real de las que nos hacen llegar nuestros lectores. Esta vez se trata de un nuevo caso de timo relacionado con la compra por Internet de un “chollo” que podría haberse evitado fácilmente si la víctima hubiese permanecido atenta a las diferentes señales que nos deben poner sobre aviso.

A Raúl, nuestro joven lector, le gusta ir a la moda y si es posible con artículos “de marca”. Quería comprarse unas gafas de sol de una reconocida marca, por lo que estuvo buscando ofertas para comprar online el modelo gafas que le gustaba por un buen precio y se encontró con una oportunidad difícil de rechazar.

Encontró una tienda online, en  la que se ofrecía una gran gama de gafas de esa marca con unos descuentos de aproximadamente el 90% respecto al precio que había visto en páginas similares.

En la página que llamó la atención a nuestro amigo se ofertan gafas de marca por unos 17 euros, cuando en la página original de la marca pocos modelos bajan de los 150 euros.

 Captura de pantalla de la web fraudulenta 

Como la presentación de la página le pareció bastante profesional y seria, decidió confiar, así que no dudó en elegir el modelo que le gustaba y seguir con la compra convencido de que se estaba ahorrando un buen dinero y de que había encontrado una oferta buenísima.

Cuando llegó a la página de registro del cliente, encontró la posibilidad de comprar como invitado (“Checkout as a guest”), lo que le pareció buena idea ya que simplificaba el proceso de compra. Tan solo tuvo que escribir sus datos postales y su nombre para acceder a la página de pago. El proceso era muy simple, orientado en todo momento a facilitar la compra al cliente.

 Captura de pantalla de la web fraudulenta 

El pago lo realizó mediante un formulario que le pidió los datos de su tarjeta bancaria, algo que le pareció normal pues ya lo había hecho en otras compras por Internet.

Tras realizar el pago, recibió un correo electrónico de confirmación desde una cuenta de correo de dominio gratuito y procedente de una empresa de nombre completamente diferente al que aparecía en la Web. Esto le hizo sospechar de la legitimidad de la operación y decidió entonces buscar esa cuenta de correo y el nombre de la empresa en Internet. Sus dudas pronto se confirmaron, ya que encontró numerosas referencias escritas sobre las intenciones fraudulentas de esta página.

Pasado un mes aún no había recibido el artículo comprado y al tratarse de un fraude, nunca las recibirá. Raúl intentó reclamar sobre la compra pero no obtuvo respuesta. Por lo que finalmente optó por interponer una denuncia.

 

¿Cómo podemos identificar las tiendas online “outlet” fraudulentas?

Debemos ser muy cuidadosos y precavidos siempre que compramos por Internet en sitios desconocidos. Aunque el aspecto de la web de una tienda online resulte serio y fiable, debemos verificar su legitimidad antes de realizar cualquier compra. Existen diversas herramientas que podemos utilizar para comprobar que no estamos tirando nuestro dinero.

  • Los precios “chollo” o los descuentos desorbitados son siempre un signo claro que debe hacernos extremar las precauciones.
  • Las páginas legítimas proporcionan de manera clara y accesible la ubicación física de la empresa y los medios de contacto disponibles más allá del típico formulario, como un correo electrónico de su propiedad y un teléfono de atención al cliente.
  • Un correo de contacto generado en un dominio gratuito no implica que la página no sea seria o fiable, pero no es habitual para tiendas de venta online reconocidas.
  • Los formularios utilizados para registrarnos, acceder como clientes mediante contraseña y para realizar los pagos deben utilizar páginas seguras, es decir, sus direcciones URL deben comenzar por https://
  • Es muy recomendable realizar una búsqueda en Internet de los datos de la página para encontrar opiniones y alertas de otros usuarios que hayan podido ser víctimas del mismo fraude.
  • Existen herramientas y páginas que nos proporcionan fácilmente el nivel de confianza de una Web basado en multitud de datos que analizan. Por ejemplo en WOT podemos comprobar cualquier página introduciendo su dirección. Esto es lo que nuestro amigo habría encontrado si hubiera analizado la dirección de la página en la que encontró la oferta falsa:

     Reputación de una página web 

    Habría visto que el riesgo es máximo, con un nivel de confianza del 0%. Seguro que de haber sabido esta información, nuestro lector no habría confiado en la página ni hubiera realizado la compra.

¿Qué puedes hacer si has sido víctima de la estafa?

  • Contacta con tu banco para ver si es posible anular el pago realizado con tu tarjeta.
  • Si el método de pago utilizado es PayPal, utiliza los mecanismos que ofrece para resolver conflictos, sección denominada “Centro de resoluciones”.
  • Denuncia la estafa a los organismos competentes, como la guardia civil (GDT) y/o la policía (CNP) para que puedan actuar y difundirlo a través de los medios habituales.
  • Comparte en foros y redes sociales el caso con los detalles que lo identifiquen indicando que es un intento de estafa para que otros usuarios puedan encontrarlo y evitar ser víctimas del mismo fraude.