Hoy os presentamos la historia de Ramón, un universitario que buscando alojamiento en Dublín para su beca Erasmus, casi le cuesta el importe del viaje, 1500 Euros y el año en Irlanda.

La historia comienza como muchas otras de estudiantes que consiguen una beca Erasmus para hacer un año de carrera en el extranjero, mejorar el nivel de inglés y conocer otra cultura diferente, buscando una habitación/estudio/apartamiento/piso lo que fuera para vivir durante el curso.

Comenzó la búsqueda en portales irlandeses y encontró habitaciones desde 300€/mes gastos incluidos hasta pequeños apartamentos de 450€, pero uno le llamó la atención, una casa con cocina, 2 baños, salón, 3 habitaciones y trastero, por 500€. Estaba un poco vieja y la calefacción era de carbón, pero en las fotos, las habitaciones estaban impecables, bien amuebladas, con mucha luz y la cocina parecía nueva. Aunque se le salía un poco de su presupuesto (se había fijado un máximo en 350€/mes), pensó que podría rentabilizar la operación si podía encontrar otros dos compañeros para alquilarla. Se puso a hacer todas las gestiones a la vez, por un lado escribió al dueño de la casa, y por otro, puso un anuncio en la Universidad pidiendo compañeros para compartir piso en Dublín. Esto último fue sencillo, varias personas contactaron con él, así que se comprometió con dos de ellos, diciéndoles que la casa le costaba 750€/mes, de forma que al repartir entre 3 quedaba sobre 250€ (un buen negocio).

En cuanto al propietario de la casa, le contestó con un mail:

Correo que nos envía el estafador donde nos cuenta su historia

Como contestación al correo, Ramón le contó el porqué estaba interesado en su casa, cuanto tiempo estarían en ella, cuantos serían viviendo, etc. Y le respondió con este otro correo:

Correo que enviamos para indicarle lo que vamos a hacer

Como el precio era muy bueno para el tamaño del sitio, por si acaso, buscó en Google Maps + Street View para localizar el piso, no fuera a ser una “zona de guerra”, además las fotos eran todas interiores y no se veía la casa por fuera, así que se metió en Google Maps y buscó 18 Foyle Road, Dublín. Y le salió…

Imagen de la casa desde Google Street View

La casa no era la mejor de la calle, pero todas eran casitas pequeñas y no tenían mala pinta. Por el aspecto cumplía las expectativas, y además en la entrada había sitio para las bicis sin problema. Por ese precio, decidió que si las condiciones eran las del anuncio (a veces si hay más gente suben los alquileres) se la “adjudicaría”, y si se organizaba bien, su estancia en Dublín le saldría muy barata.

Ese mismo día le envió otro correo indicándole las condiciones finales y la forma de hacer los pagos:

Correo con el gancho de AirBNB

La solución le pareció práctica porque no podría ir y porque un tercero de “confianza”, empresa AirBNB, revisaría todo de forma imparcial, lo que era bueno, ya que no conocía al dueño y a lo mejor le quería cobrar desperfectos que no eran suyos.

Esa misma tarde le llegó un correo de AirBNB (este ya estaba en castellano perfecto) el cual adjuntaba los documentos del alquiler, normas de uso y, además, le indicaba como tenía que hacer los pagos.

Falso correo de AirBNB enviado por el estafador

Ramón se disponía a hacer el ingreso en la cuenta de AirBNB, por eso, les pidió a los que iban a ser sus compañeros de piso, el dinero correspondiente a su parte (sobre los teóricos 750€) para el depósito, me daría cada uno 750€ (dos meses más fianza), de forma que con el dinero de los compañeros, haría el pago completo.

Cuando quedaron para que le dieran la pasta, uno de ellos Rober, le preguntó cómo iba a hacer el pago, y Ramón le comentó que ingresaría el dinero en la cuenta corriente de AirBNB, que era la agencia que tenía el propietario. Rober le comentó que él había reservado un apartamento con AirBNB y que todo muy bien, pero que no sabía que también hacía este tipo de servicio de gestión de alquileres, que pensaba que sólo era un portal que ponía en contacto huéspedes y propietarios, pero que no tenía agentes comerciales.

Así que, un poco mosqueados, consultaron con AirBNB sobre el tema y rápidamente les dijeron que AirBNB no prestaba ese tipo de servicios, que no existían los agentes comerciales, y que posiblemente estuvieran siendo víctimas de un intento de estafa.

También les comentaron que no eran los primeros en consultarles esto. Días atrás, a cuatro estudiantes de Roma que habían pagado 2200€ por una casa en Suecia, al llegar a Estocolmo, se encontraron que no existía la oficina de AirBNB, que no tenían casa, y que le habían estafado 2000€.

En este caso, Ramón y los compañeros libraron por suerte pero, ¿en qué se deberían haber fijado para percatarse de que se trataba de un engaño?:

  • Precio anormalmente bajo. Aunque no tenemos más datos que los que nos envió nuestro usuario. A poco que analicemos, si una habitación eran de 300€/mes, una casa de 3 habitaciones por 500€/mes se trata de un precio “anormalmente bajo”.
  • El propietario está en otro país extranjero y hace la operación con un mediador “de prestigio”, en este caso AirBNB, hemos visto casos de PayPal, 9Flats incluso de TripAdvisor. Estas empresas no tienen nada que ver, solo usan su nombre para darle apariencia de seriedad al timo.
  • El correo que llega de AirBNB es un domino GRATUITO de Microsoft (Outlook). Lo usual en una empresa media/grande es que el correo sea de su dominio, algo como: fulanito@airbnb.com, por ejemplo.
  • En este ejemplo es la casa que le compró a la hija que ya no vive allí, en otros es una casa heredada, etc. En definitiva, una casa que por algún motivo ya no utilizan ni utilizarán en el futuro... así lo asegura el timador.
  • Toda la acción se desarrolla muy rápido, en un periodo de tiempo muy corto. Las contestaciones por parte del arrendador son sospechosamente muy rápidas. Aunque esto no es una evidencia determinante, si debe hacernos sospechar.
  • Si os mandan fotos de la casa o de ellos (algún caso hay) se pueden buscar en Google images, veréis si aparecen repetidas en más sitios web y si hacen referencia al mismo inmueble.
  • Buscar el correo electrónico del propietario en Internet, se suelen repetir en ocasiones en los timos, y en muchos comentarios ya aparece el nombre del propietario. En el caso que hoy os hemos contado encontraríamos lo siguiente:

Búsqueda del correo del estafador en Internet, aparece!

Las tres primeras referencias son sobre fraudes

En otros casos que hemos recibido como comentarios y consultas hemos detectado otros indicios que deben haceros sospechar:

  • Si pedís reformas “absurdas” al casero y no ponen reparos en hacerlas. Ejemplo: pintar las habitaciones de otro color o incluir un congelador grande.
  • Si regateáis, el alquiler lo bajan sin problema, sin embargo, el depósito inicial no lo suelen bajar mucho, no suele ser negociable.
  • Si les decís que estáis en el país en que están residiendo (en este caso Dinamarca), os pondrán alguna excusa para no quedar, como por ejemplo que en ese momento se encuentran en otro sitio distinto.

Qué consejos hemos de seguir para evitar este tipo de situaciones:

  • Comparar precios de casas/pisos de la zona. Si hay diferencia apreciable, informarnos del porqué, un quinto sin ascensor es una buena justificación para una rebaja importante.
  • Buscar el correo electrónico de contacto en Google (usarlo junto a “alquiler” “timo” “estafa” “piso”, “casa”…
  • Buscar las imágenes de la casa en Google images, si hay coincidencias, hay que preocuparse.
  • Si hay un intermediario, preguntarle por la operación. Pero no uséis el correo que os envíe el propietario, ni el “supuesto” mail del intermediario. Entrar en su página web y buscar directamente el contacto allí.
  • Insistir en dar el dinero en mano si es posible, previa identificación y entrega de las llaves.
  • Si fuera posible informaros de formas “originales” sobre el inmueble. Por ejemplo, en una consulta que nos hicieron sobre el alquiler de un piso, buscando en Google StreetView, vieron que había en el bajo de la casa una carnicería, les indicamos que localizaran el teléfono por Internet y que les llamaran. Hecho esto, les indicaron que se trata de un fraude ya que en esa casa no se alquilaba nada.