Imagen de acompañamiento
La protagonista de nuestra historia creyó encontrar amor y dinero a través de Skype. Todo parecía una novela rosa, hasta que chocó con la realidad y todo se convirtió en un cuento en el que no fueron felices precisamente.

Sansa, como casi todos los días tras su llegada del trabajo, se disponía descansar un rato en ese reconfortante sofá que había comprado por Internet. Tras un rato, se acordó de que había quedado para hablar por Skype con su hermana. Inmediatamente se levantó y cogió la tablet para conectarse a la aplicación de videollamadas. Llevaba un rato esperando a que se conectara su hermana cuando un hombre que no conocía de nada contactó con ella.

El desconocido se presentó como John, un general de la Marina de Estados Unidos que estaba destinado en Afganistán. Sansa al principio se extrañó, pero como parecía un chico agradable y no tenía nada mejor que hacer, continuó con la conversación. Después de pasar un buen rato charlando, decidieron que volverían a hablar por Skype al día siguiente.

Poco a poco la amistad fue creciendo, así como la confianza entre ellos, por eso, a los cuatro meses de conversiones, John le dijo a Sansa que tenía un problema, pero que ella le podía ayudar. Le explicó que durante su estancia en Afganistán se había hecho con una buena cantidad de dinero, alrededor de 150.000 Euros, pero que debido a problemas burocráticos no podía sacar el dinero del país. La única solución para poder hacerlo era casándose. Presentando un certificado de matrimonio ya podrían sacarlo. Siguiendo con su argumento, John le comentó a Sansa que era su única confidente y que confiaba en ella plenamente. Es más, le aseguró que se había enamorado de ella y que si le ayudaba, estaba dispuesto a darle parte de su fortuna para que pudieran disfrutarla juntos.

Amor y dinero.

Sansa alucinó con la confesión de John. No creía que esto le pudiera estar pasando. La verdad es que ella también se había enamorado de él. Había pasado poco tiempo, pero la relación había sido muy intensa (horas y horas de conversaciones…). Tras meditarlo, finalmente aceptó. ¿Por qué no? Había que vivir la vida y si es con dinero mejor. John parecía ser un partidazo en toda regla.

Jonh le explicó que tenía que ponerse en contacto con un empleado del Internacional Royal Bank of the Republic of Ghana que es el banco designado por las Naciones Unidas para realizar ese tipo de trámites. También le informó que la persona con la que se tenía que poner en contacto se llamaba Jane y su dirección de correo electrónico era jane[arroba]irbr.com. Después de que solicitase ese documento, podría recuperar su dinero y disfrutar de él juntos.

Sansa abrió su correo electrónico y se dispuso a solicitar el certificado de matrimonio.

Email de Sansa a Jane: Buenas tardes. Me llamo Sansa y quiero solicitar el certificado de matrimonio del general de la Marina de EE.UU John X. ¿Qué trámites tengo que seguir para conseguirlo? Un saludo.

Al poco tiempo, recibió la siguiente respuesta:

Correo de Jane a Sansa: Buenas tardes Sansa, mi nombre es Jane y trabajo para el International Royal Bank of the republic of Ghana. Estamos tramitando el certificado del general John. Para terminar los trámites es necesario que pague unas tasas que ascienden a 600€. Para ello tiene que enviar la cantidad anteriormente citada por Wester Union. Una vez haya hecho el ingrfeso deberá enviarme una imagen con el recibo. En el momento que recibamos el ingreso le enviaremos el certificado de matrimonio.

Sansa no sabía qué era eso de Western Union así que hizo una búsqueda en Google y vio que era una forma de enviar dinero y que podía hacerlo en diversos puntos como por ejemplo, en las oficinas de Correos, por lo que siguió adelante con el proceso. ¡Cómo no pagar 600€ por el amor de su vida!

Al día siguiente se dirigió al establecimiento más cercano que trabajaba con Western Union e hizo la transferencia de dinero. Tras llegar a casa, hizo un foto al recibo y se dispuso a escribir un correo a Jane, la empleada del Internacianonal Royal Bank of the Republic of Ghana, para enviárselo.

Correo de Sansa a Jane: Buenos días Jane. Te adjunto el recibo de Western Union con la cantidad acordada para obtener el certificado de matrimonio. Quedo a la espera. Un saludo. Adjunto imagen de recibo de Western Union.

A los pocos minutos de haber enviado el correo, Sansa recibe una petición de videollamada por Skype de John en la que le explica que el certificado de matrimonio ha sido expedido con éxito. También le indica que va a llamar a su contacto en el banco de Ghana para que proceda a transferir los 150.000 Euros a su cuenta, pero que para ello, necesita conocer su número de cuenta. Sansa emocionada rebusca inmediatamente en su escritorio en busca del número de cuenta y se lo dice a John que tras apuntarlo se despide de ella afectuosamente.

Después de un par de horas en las que Sansa no sabía que hacer de los nervios que tenía, recibió un correo de Jane:

Correo de Jane a Sansa: Desde el IRBRG ya hemos procedido a transferir la cantidad de 150.000 Euros de la cuenta del General John a su cuenta. Realizar transferencias internacionales de una cantidad tan elevada de dinero conlleva unas tasas que tiene que abonar para que la transferencia se complete. El total de las tasas asciende a 200€ que tendrá que pagar vía Western Union. Un saludo.

Sansa alucinó, no entendía por qué tenía que volver a pagar... Intentó contactar con John para preguntarle, pero éste no volvió a dar señales de vida.

Transcurridos unos diez días recibió un correo electrónico de un desconocido en el que decía lo siguiente.

Correo de Sam a Jane: Buenos días mi nombre es Sam y trabajo como investigador privado del FBI. Me pongo en contacto con usted para indicarla que ha sido engañada por un estafdor profesional que se hace pasar por un general de la Marina de EE.UU y que comunmente utiliza el nombre de john. Puede visitar la siguiente web donde podrá ver una fotografía y su nombre real. Enlace a la web. El banco donde ha realizado el envio de dinero para obtener el certificado de matrimonio tampoco existe, puede realizar una busquedsa en Google para comprobarlo si lo desea. En todos mis años que llevo ayudando al FBI he capturado a multitud de delincuentes de este tipo y también ayudado a mujeres como usted que han sido engañadas y estafadas. Disponemos de suficiente información para capturar a John infraganti pero comenzar la investigación es necesario que envíe por MoneyGram 700 Dolares en el menor tiempo posible ya que este delincuente puede escaparse si usted no nos ayuda a comenzar la investigación cuanto antes. Puede ponerse en contacto con migo por medio de WhastApp o SMS al siguiente numero +1 666 666 666

Sansa después de leer el correo accedió a la web que se facilitaba y se encontró una foto de John, pero esta vez tenía otro nombre completamente distinto. También comprobó mediante Google que el banco no existía. Estaba muy enfadada, había sido estafada tanto el tema sentimental como económico y quería que “John” pagara por todo lo que había hecho, pero no disponía del dinero que el supuesto investigador del FBI le solicitaba para comenzar con la investigación.

Cogió su teléfono y le añadió como nuevo contacto en su teléfono para intentar contactar con él por medio de WhatsApp ya que no quería perder más dinero enviando SMS.

WhatsApp entre Sansa y Sam: Sansa -> Hola Sam soy Sansa y quiero ante todo que detengáis cuant o antes a John y que pague por sus delitos pero lamentablemente no dispongo de 700 Dólares en este momento, gasté todos mis ahorros en el falso certificado de matrimonio. Sam -> Si no nos envía cuantos antes esa cantidad John se escapará y no podremos hacer justicia. Sansa -> Si pudieran comenzar la investigación con algo menos de dinero intentaría conseguirlo. Sam -> Está bien, podemos comenzar la investigación por 400 Dólares y nos pagará el resto cuando hayamos detenido al delincuente y usted haya cobrado el dinero que es suyo. Sansa -> Muchas gracias en cuanto tenga el dinero se lo haré saber. Sam -> Recuerde el tiempo juega en nuestra contra, sea lo más rápida posible.

Sansa hablo con varios amigos para ver si alguien podía prestarle los 400 Dólares, hasta que uno de ellos le dijo que sí, pero quería quedar con ella primero para que le explicara lo que había sucedido. Acordaron verse ese mismo día en un parque que se encontraba cerca de su casa ya que tenía prisa por pagar la cuota para que la investigación comenzara y poder recuperar así su dinero.

Cuando se encontró con su amigo le explicó lo sucedido. Al terminar de relatar la historia, éste le dijo a Sansa que había sido estafada una vez, pero que había sido engañada dos.

  • La primera parte de la estafa ya la conocía, la que hacía referencia al general de la Marina, pero de la segunda parte ella no se había dado cuenta.
  • Sam, el supuesto investigador privado del FBI, lo más probable es que fuera el mismo estafador que se había hecho pasar por John.
  • Además, le dijo que el FBI no solicitaría dinero para comenzar una investigación.
  • Sobre los 600 Euros que había enviado por Western Union lo más probable es que no los recuperara nunca ya que al tratarse de una forma de envío de dinero anónima, no se podría saber quién había sido el receptor.

Al terminar de explicar lo que había sucedido, su amigo le dio unas recomendaciones para evitar caer en más estafas de este tipo:

  • Se cautelosa con contactos de desconocidos por medio de Skype, correo electrónico, aplicaciones de mensajería instantánea…
  • Contactos de desconocidos alegando que serás el beneficiario de una cuantiosa cantidad de dinero suelen ser estafas.
  • Siempre solicitan dinero por medio de Western Union o Money Gram antes de que recibas ni un Euro.
  • Evita facilitar datos personales a la ligera, verifica quien te los pide y para qué.
  • Utiliza buscadores como Google para comprobar si hay más casos como el que te está sucediendo a ti.
  • Ante cualquier duda es mejor cortar el contacto y/o consultar a servicios como el de OSI o incluso a la Policía o Guardia Civil.

Los ciberdelincuentes generalmente se ponen en contacto con sus víctimas por medio de correo electrónico pero a veces no es así. En Internet hay que estar alerta, evitar facilitar información confidencial y ante una solicitud de envío de dinero por servicios como los anteriormente mencionados cortar el contacto.