Accesos corporativos

Portales INCIBE

Añadir nuevo comentario

La nube, objetivamente, es una gran idea porque: Nos permite guardar los datos en una ubicación diferente, por lo que si sufrimos un incendio, inundación, etc. en nuestra vivienda o negocio (o se nos estropea el disco duro, etc.) sabemos que siempre vamos a poder recuperar dicha información ya que tenemos otra copia en la nube. Nos permite sincronizar todos los dispositivos (PC, tablet, smartphone) con los mismos datos de manera muy fácil. No nos cuesta dinero si usamos un plan gratuito (y actualmente algunos planes gratuitos ya te dan muchos gigas.) con el ahorro en CD, DVD y discos duros que ello puede significar. Nos evita tener que ir con discos duros portátiles, memorias USB, etc. de un lado para otro. Sin embargo, los inconvenientes son muy grandes también: Si tu conexión a Internet falla, te quedas sin poder acceder a los datos. Pueden cerrar el servicio sin previo aviso y perder tu información. Te pueden borrar archivos si consideran que no cumples las políticas de uso. Alguien, incluso la propia empresa, puede tener acceso a dichos datos. La empresa propietaria de la nube sabrá todo sobre ti, con la consiguiente pérdida de privacidad. Si un troyano te captura el usuario y contraseña de tu nube, podrán acceder a tu cuenta y husmear, borrar, copiar, etc. todos tus documentos Yo gasto la nube pero para subir información intrascendente (artículos tecnológicos, etc.) con el fin de que, si alguien se cuela en mi cuenta, ello no me suponga un trastorno. Jamás se me ocurriría almacenar en la nube cosas del banco ni ningún otro tipo de documentación importante. Es decir, jamás se me ocurriría gastar mi cuenta en la nube como el disco duro externo que tengo en mi mesa y donde sí guardo todo tipo de contenido (incluido el importante) Personalmente me parece una locura dejar todos tu contenido digital en un servidor de una empresa de la que no sabemos ni donde tiene el datacenter con nuestra información. Pero bueno, para gustos supongo que los colores. Eso sí, con independencia de si lo que guardamos en la nube es poco o muy importante, como medida de prevención SIEMPRE es recomendable comprimir y proteger mediante una contraseña (puesta por nosotros mismos) nuestros archivos ANTES de subirlos a la nube. Esto es fácil de hacer con programas como Winrar, 7-zip. Así nos aseguramos de que realmente nadie pueda tener acceso al contenido de nuestros archivos (independientemente de si la empresa aplica de por si su propio cifrado o no). Saludos.