En los últimos tiempos han aumentado en Internet los anuncios fraudulentos de alquileres que tratan de engañar al usuario con viviendas inexistentes o a un precio súper-chollo. Aunque se pueden encontrar anuncios fraudulentos en cualquier época del año, en los períodos vacacionales se multiplican. En cualquier caso, es importante permanecer atento para no ser víctima de un fraude.

Cómo evitar caer en el engaño:

  • Sé precavido ante alquileres a precios muy bajos. Si te interesa una ubicación concreta, haz una comparativa con el resto de alquileres de la zona.
  • Sospecha si detectas que las fotos de la vivienda son copiadas de otra web (contienen marcas de agua) o si son las mismas que las vistas en otros anuncios.
  • No te fíes de propietarios que residen en el extranjero y por algún motivo no pueden enseñarte el piso en persona.
  • Desconfía si te sugieren hacer uso de intermediarios para la entrega de las llaves o el contrato. Está de moda citar a empresas como Airbnb o similares, cuando no tienen nada que ver en el proceso, simplemente utilizan su nombre de manera fraudulenta para dotar de mayor credibilidad al fraude.
  • Las prisas deben ponerte en alerta. Los ciberdelincuentes siempre tienen prisa por cerrar el trato lo antes posible.
  • Si te solicitan pagos a través de servicios de envío de dinero de forma anónima como MoneyGram o Western Union, no continúes con el proceso. Tampoco si se solicita una transferencia a un banco que no sea de la misma nacionalidad que el "presunto propietario".

En esta página encontrarás:

También te puede interesar:

 

 


 

Carlos

Historieta: "Ramón buscaba piso en Dublín, y casi le cuesta el viaje"

Ramón, estudiante universitario, se encontraban buscando piso en Dublín para el curso que comenzaría a finales del verano. Su objetivo era mejorar su inglés y de paso conocer otras culturas.

Comenzó la búsqueda en portales irlandeses, encontrando habitaciones desde 300€/mes gastos incluidos hasta pequeños apartamentos de 450€, pero hubo uno que le llamó la atención, una casa con cocina, 2 baños, salón, 3 habitaciones y trastero, por 500€. Estaba un poco vieja y la calefacción era de carbón, pero en las fotos, las habitaciones estaban impecables, bien amuebladas, con mucha luz y la cocina parecía nueva. Aunque se le salía un poco de su presupuesto (se había fijado un máximo en 350€/mes), pensó que podría rentabilizar la operación si podía encontrar otros dos compañeros para alquilarla.

Tras intercambiar varios correos en los que el propietario le indicaba las condiciones de pago así como de depósito a modo de fianza, para evitar sorpresas, Ramón buscó en Google Maps + Street View para localizar el piso, no fuera a estar ubicado en una “mala zona”. La casa no se encontraba en la mejor de la calle, pero no tenía mala pinta. Por el aspecto visual cumplía las expectativas.

Así pues, de nuevo por email, se puso en contacto con el propietario el cual le indicó que al no encontrase él en Dublín, el pago de fianza y recogida de llaves ser haría a través de la empresa AirBNB. Pero su futuro compañero de piso, Robert, le indicó que no tenía constancia que esta agencia trabajase de esta forma, por lo que decidieron buscar más información. Rápidamente se dieron cuenta que no existían los agentes comerciales, y que posiblemente estuvieran siendo víctimas de un intento de estafa.

En este caso se puede decir que Ramón y sus compañeros se libraron por muy poquito.


 

Cómo reconocer una estafa en alquiler de viviendas

Los precios

Este tipo de estafas se basan en ofrecer un inmueble con muy buenas prestaciones, a un precio anormalmente bajo o fuera de precio de mercado (por la ubicación, periodo del año, etc.). Por lo tanto, el primer síntoma que nos debe "poner en guardia" y con ello realizar un mayor número de comprobaciones, es el precio en función de las características que ofrece el inmueble. Aquí os mostramos un ejemplo de “piso-chollo” que acabó siendo una estafa:

En algunos casos, si se regatea el precio del alquiler, lo bajan sin problema, sin embargo, el depósito inicial no suele ser negociable al ser el dinero que directamente estafan a los usuarios en un primer momento.

 

Ubicación del arrendador

Es frecuente que propietario está en otro país extranjero y por algún motivo no puede salir de él y por ese motivo propone hacer la operación a través de un mediador “de prestigio”, como por ejemplo AirBNB, PayPal, 9Flats e incluso con TripAdvisor. Estas empresas no tienen nada que ver, solo usan su nombre para darle apariencia de seriedad al timo.

Basarán su estrategia alegando entrega de llaves, verificación de los futuros inquilinos, evitar tener que viajar desde el país donde se encuentran al país donde supuestamente alquilan el inmueble o simplemente para inspeccionar el inmueble, con la única finalidad de dotar de mayor credibilidad al fraude. Es curioso, porque si les dices que estás en el país en que están residiendo, ponen alguna excusa para no quedar, como por ejemplo, que en ese momento se encuentran en otro sitio distinto.

También se pueden utilizar páginas falsas que suplanten estas plataformas para la realización de los pagos. Enviarán a la víctima un enlace de correo electrónico que les llevará directamente a una página fraudulenta como se puede ver en este ejemplo real:

 

Correos personales en nombre de una empresa

El correo que llega de la supuesta empresa mediadora procede de un domino GRATUITO, como por ejemplo de Microsoft (Outlook), de Google (Gmail), etc. Lo usual en una empresa con buena reputación, es que el correo proceda de su propio dominio, algo como: fulanito [@] airbnb.com o fulanito[@] paypal.com, por ejemplo. En el caso que mostramos a continuación el email simula provenir de Airbnb de Dublín, pero utilizando un correo gratuito Outlook.com, lo que es un indicador claro de que se trata de un fraude.

Generalmente toda la acción se desarrolla muy rápido, en un periodo de tiempo corto. El supuesto arrendador intenta meter presión y urgencia al interesado alegando que existen otros interesados e intentando conseguir el envío rápido de dinero y perpetrar con ello el fraude lo antes posible.

Además, los pagos de la fianza se pedirán hacerse a través de plataformas como Moneygram, Western Union, etc. al tratarse de sistemas de envío de dinero de difícil rastreo (una vez que se retira el dinero, ya no se puede recuperar). En ocasiones también sugieren realizar una transferencia a un banco que no es español, que curiosamente no coincide con la nacionalidad del “presunto propietario”.

 

Nunca ponen reparos

Cuando se trata de incitar al usuario para que pique y caiga en el engaño, no hay reparos a nada, ni mascotas, ni número de personas que habitarán el inmueble, ni alguna modificación u obra, o ni tan siquiera pidiendo algún complemento y cualquier desperfecto, corre a su costo, como se puede ver en el siguiente ejemplo.

 

Opiniones de otros usuarios

Cuando realizamos operaciones de compraventa por Internet, necesitamos saber qué opinan los otros usuarios del bien a adquirir o del vendedor que quiere realizar dicha operación. En muchas ocasiones es necesario buscar el correo electrónico del propietario ya que se suelen repetir en los timos, y en muchos comentarios ya aparece el nombre del mismo.

Por otro lado también es recomendable buscar la dirección del piso en Google. A veces el resultado muestra alguna noticia relacionada sobre si es un fraude o no, las propias opiniones de otros usuarios en relación al anuncio o al supuesto arrendatario, o simplemente para comprobar con Google Street View si el piso se corresponde con las fotos depositadas en el anuncio.